Antonio Banderas: "He trabajado en muchas películas donde las chicas han ganado mucho más que yo"

Por Paula Olvera.- Antonio Banderas se encuentra en España promocionando Genius: Picasso, la segunda temporada de la saga que arrancó el año pasado con Albert Einstein y que ahora National Geographic estrenará el próximo 26 de abril. El actor malagueño presentó su regreso a la televisión en el legendario The Westin Palace de Madrid, donde tuvimos el placer de volver a charlar con él sobre su trabajo como Pablo Ruiz Picasso, considerado uno de los artistas más influyentes del siglo XX. Calvo, sonriente y tan generoso como siempre, Antonio nos habló de este proyecto soñado, las horas de maquillaje que necesitaba, su relación con los descendientes de Picasso, su sueño frustrado de haberlo rodado en español y aquel proyecto fallido de interpretar al pintor hace años de la mano de Carlos Saura. También se confiesa sobre el escándalo de Harvey Weinstein mientras advierte del peligro de las acusaciones, aunque también se moja sobre el acoso que sufrió su amiga Salma Hayek y la diferencia salarial en Hollywood.


Antonio Banderas se transforma en Pablo Picasso

-¿Era una responsabilidad interpretar a Picasso?
Sí, lo era. Ha sido muy duro desde el punto de vista físico. Me recogía el coche a las dos de la madrugada y cinco horas de maquillaje para empezar a rodar a las ocho y media de la mañana hasta las ocho de la tarde. Utilizando un símil de pintor, estoy demasiado pegado al cuadro. Necesito distanciarme para saber la dimensión del trabajo.

-¿Cómo ha sido trabajar este personaje en inglés?
Ha sido más complicado para Álex (Rich) porque es un chico californiano y tenía que imitar mi acento. A mí me hubiera encantado hacerlo en español y en malagueño. Yo hace muchos años, cuando estaba haciendo Los reyes del mambo, Arne Glimcher me dijo “Voy a cenar con Paloma Picasso”. Nos fuimos y, en un momento de la cena, empecé a hablar en español y yo veía que cerraba los ojos. Me dice: “Cuando cierro los ojos veo a mi padre porque hablas igual que él”. Aquello me encantó. Lo que más me duele es que no lo puedo doblar porque no tengo tiempo.

-¿Picasso era realmente un buen padre?
Yo leo cosas escritas por diferentes personas que han estado en la órbita de un planeta que se llama Picasso y que tiene muchísima gravedad. Francoise Gilot escribió un libro que se convierte prácticamente en una biblia, pero es una persona dando una opinión. Yo tengo una relación buena con Olivier Widmaier Picasso que es nieto de él con Marie-Thérèse Walter. Olivier me pone en el teléfono a su madre, Maya, que me dice: “Yo adoraba a mi padre 365 días al año cien por cien”. Esto yo no lo he leído en ningún libro. Por lo tanto, ¿a quién me creo? Cuando yo nací era culpable y había que demostrar que eras inocente. Yo no me puedo convertir ahora en Franco y ponerle el dedo a la gente sin tener información de nada.

-En el primer capítulo, la serie da pinceladas sobre un Picasso cruel con las mujeres...
Fue infiel. Estando con Olga Khokhlova él se engancha con Marie-Thérèse Walter. Estando con Marie-Thérèse Walter se engancha con Dora Maar. Le gustaba que las mujeres se pelearan por él. No estamos tratando de glorificarlo, estamos tratando de ver los claroscuros de este hombre. Los daños colaterales que produce son fuertes. Pero el problema no es tanto de que quiere abusar de las mujeres. El gran problema es que lo quiere todo. No termina nunca de matar al niño que lleva dentro. Y el niño con 7 años tiene mucha gracia, pero con 64 ya no tiene tanta. El único caso donde yo veo que sí puede haber un ejercicio punible, desde el punto de vista legal, fue con Marie-Thérèse porque tenía dieciséis años cuando él la conoció. Curiosamente Marie-Thérèse es la mujer que hasta el final lo sigue queriendo.

-¿La figura del artista y la del hombre pueden estar separadas?
Una regla fundamental para mí como intérprete es no establecer un juicio moral sobre los personajes que interpreto. Si yo establezco un juicio moral y ya decido que es malo o bueno ya no te permito a ti hacerlo. Lo que tengo que hacer es simplemente someterme a los hechos. Teníamos detrás a una institución con muchísima credibilidad y prestigio, que es National Geographic, para que hicieran un trabajo serio con los guionistas a la hora de reflejar esos puntos que pueden establecer la vida privada de esta persona.

-En el primer capítulo se ve que Picasso no quiere pintar un cuadro político y es Dora la que le anima. ¿Cómo crees tú que vivía ese compromiso del artista y la Política?
Pablo Picasso era su propia ideología. Forma parte del partido comunista. En una escena de la película dice “cuando llegaron los nazis a París os fuisteis todos largando de aquí”. Le visitaron los nazis y le quitaban los cuadros. Se enfrentaba a ellos porque había un capitán que le gustaba mucho lo que hacía y se aprovechaba de esa situación. Esa fue una de las razones y después la visita a Auswitch.

-Aunque por fin puedes interpretar a Picasso, tenías un proyecto sobre este personaje pendiente con Carlos Saura. ¿Qué ha pasado?
Ha tenido todos los problemas que te puedes imaginar. El guion se quedó atrapado en un concurso de acreedores. Escribió otro que a mí no me gustó, sinceramente. Era demasiado esquemático, se había perdido mucho la emoción del primero. Y está ahí, lo que pasa es que el Gobierno no le ha dado subvención y eso dificulta muchísimo la posible financiación de la película. Lo que va a hacer es una obra rodada completamente en estudio. Carlos quiere un trabajo artesanal, un poco lo que hizo con Goya en Burdeos. Me gustaría participar, pero necesito ahora espacio. Necesito respirar y quitarme Picasso de encima porque ahora mismo lo tengo hasta en el tuétano. Me levantaba por las mañanas y ya empezaba a andar como él.

ANTONIO HABLA DE LOS ABUSOS SEXUALES EN HOLLYWOOD

-Los abusos sexuales en Hollywood son un hecho. ¿Volverías a trabajar con directores que han sido acusados?
Que yo estoy en contra de los abusos no te quepa la menor duda. Es horroroso someter a cualquier persona en cualquier estado de debilidad, sea mujer, sea niño, sea un trabajador. Pero de ahí a empezar ahora a acusar a gente... Hay que tener un cuidado con esto. Quiero respetar absolutamente porque algunas de esas personas son amigos míos. Cuando yo me enteré de lo de Salma, la llamé. “¿Por qué no me dijiste nada?” Yo he trabajado con Harvey Weinstein en varias ocasiones, pero no tenía ni idea de que esto estaba pasando detrás de las cortinas. Le dije a Salma: “¿Por qué no me lo dijiste?” Y me dice: “Porque me daba miedo, él era un hombre muy poderoso. No puedo ponerte a ti en ese problema”. Por lo tanto la gente se lo callaba. Si lo hubiéramos sabido a lo mejor podríamos haber hecho fuerza entre todos los que estábamos allí.

-Susan Sarandon puso el ejemplo de Paul Newman le cedió parte de su sueldo en Al caer el sol. ¿Te has visto en alguna situación así?
No. A lo mejor ha sucedido que he ganado más, pero también me he encontrado con tíos que han ganado más o menos que yo. Nunca lo he achacado al sexo, sinceramente. Lo he puesto en el terreno de las valoraciones que se hacen en Hollywood que pueden ser muy raras. También he trabajado en muchas películas donde las chicas han ganado mucho más que yo.

Para seguir leyendo:
Antonio Banderas cambia de look para convertirse en Pablo Picasso
Salma Hayek no está sola ante Weinstein: Antonio Banderas y Penélope Cruz le envían su apoyo

Imagen: ©National Geographic