Antonio Banderas, orgulloso, habla de cómo es trabajar con su hija Stella del Carmen

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Antonio Banderas, apoyado en todo momento por su novia Nicole Kimpbel, ha disfrutado estos días de Marbella como anfitrión del Festival y la Gala Starlite, organizadas por la fundación cuyo patronato preside. Eventos solidarios con una gran cantidad de rostros famosos en los que se han recaudado grandes fondos para destinarlos en las dos vías de ayudas que realiza la fundación: creación de escuelas en regiones abandonadas y apoyo a la investigación médica. Dos áreas de las que Banderas se ha mostrado orgulloso en la rueda de prensa previa a la gala en la que también ha hablado de sus otro gran proyecto profesional: el teatro.

En su nueva aventura teatral, Antonio Banderas se ha rodeado de un gran equipo en el que confía y al que pertenece su hija, Stella del Carmen, que con 25 años comienza a dar sus primeros pasos profesionales en el mundo artístico detrás de los escenarios. En concreto, ha sido segunda ayudante de dirección del musical 'Company'.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

"Yo creo mucho en el criterio de Stella", ha confesado orgulloso a los medios de comunicación. "Es una niña, ahora ya una mujer, con mucha personalidad. Tiene una opinión muy clara sobre las cosas, también del mundo del espectáculo porque se ha criado ahí", algo que, sumado a sus estudios en la carrera de Arte y Literatura en la Universidad del Sur de California, le ha servido para tener una gran intuición de lo que funciona y lo que no en escena. "Me sirve mucho tenerla al lado, no tanto por las labores que realiza en el teatro, que hace labores de una segunda ayudante de dirección, pero en el momento que llegábamos a casa me comentaba las cosas que veía y me valía mucho su opinión. Y muchas cosas de las que me ha dicho las he aplicado".

Así, el español ha destacado que la joven "tiene una opinión muy clara sobre las cosas" y que, aunque se ve "muy reflejado en ella", es cierto que tiene una personalidad que aúna la suya y la de su madre, Melanie Griffith: "tiene una mezcla de ambos y creo que sí".