La vez que Antonio Banderas se cabreó en directo cuando le preguntaron por Melanie Griffith

Decía Gabriel García Márquez que las entrevistas son como el amor: se necesitan por lo menos dos personas para hacerlas, y sólo salen bien si esas dos personas se quieren. Pues bien, hoy vengo a recordar la entrevista más sonada de Antonio Banderas que se produjo hace veinticinco años en el programa Lo + Plus. Una charla en la que más que por la sintonía con el entrevistador todavía resuena por su indignación ante las preguntas entorno a su vida privada y, más concretamente, a sus relaciones amorosas.

Lionel Hahn; ©GTRESONLINE

El pasado 4 de abril se cumplieron veinticinco años (¡cómo pasa el tiempo!) del estreno de uno de los formatos de entrevistas más innovadores de la parrilla diaria de la extinta Canal+. Estoy hablando de Lo + Plus, que era la adaptación española del programa Nulle Part Ailleurs de la cadena de pago francesa, y que tenía como eje la entrevista con un personaje que estaba "lo más" de actualidad. Corría el año 1995 cuando se lanzó la primera entrega de este popular talk show realizado en directo por el que pasaron grandes estrellas nacionales e internacionales y que se mantuvo durante diez años en antena hasta que cesaron las emisiones analógicas del canal siendo reemplazado por Cuatro.

Si bien durante las cuatro primeras temporadas, Lo + Plus también incluía Las noticias del guiñol (que posteriormente se segregó como un programa independiente), la sección Zapping, donde se mostraban fragmentos con aquello que era más destacado del día anterior de las cadenas de televisión españolas, así como otras secciones como La Saga de los Clark, Los consejos de Yoshio o Canalone, el atractivo de este programa se concentraba como digo en el continuo desfile de invitados, entre ellos los personajes más importantes de la cultura occidental contemporánea y la flor y nata de la política: desde Felipe González, Federico Trillo o Iñaki Urdangarín, pasando por el actor Anthony Hopkins o la actriz Sigourney Weaver, hasta los premios Nobel de literatura José Saramago y Mario Vargas Llosa.

Lo que seguramente no recuerdes es que el primer invitado que apadrinó este mítico programa de 60 minutos de duración fue el director de cine Pedro Almódovar, como recogió El País, sirviendo de antesala a un plantel de invitados absolutamente innovador entre los que también se encontraba el protagonista de su última cinta, Dolor y gloria, que se alzó con el Goya a Mejor Película en la 34 edición de los premios celebrada el pasado 25 de enero. Justamente Antonio Banderas fue el protagonista a finales de 1995 de la entrevista más sonada de este título. El actor malagueño acudió a plató en plena campaña promocional de la película Two Much de Fernando Trueba. Una versión de la comedia francesa de 1984 Le Jumeau que marcó el inicio de su relación con Melanie Griffith puesto que que ambos intérpretes se conocieron durante el rodaje de esta producción.

El actor se mostró muy enfadado en Lo + Plus y, de hecho, no dudó en manifestar su indignación porque la entrevista girase sobre su vida privada cuando Máximo Pradera le preguntó directamente si una de las escenas de la película pudo marcar el comienzo de su relación con Melanie Griffith que se mantuvo hasta 2014 y que tanto ha dado que hablar a un lado y al otro del charco.

Desde tiempos inmemoriales nuestra estrella más internacional ha sido muy celosa de su intimidad como comprobamos recientemente cuando expresó su descontento por la falta de protección de los paparazzi en plena pandemia de coronavirus. El intérprete denunció a través de un tuit que durante la primera jornada en la que se permitió salir a practicar deporte y a pasear a los mayores de 14 años se topó con fotógrafos sin mascarilla poniéndole las cámaras prácticamente en la cara por lo que tomó la decisión de seguir confinado, molesto con la invasión por parte de los medios de comunicación de su vida privada.

"Yo he venido aquí a hablar de la película y estoy harto. Está bien ya. Cada vez que vengo a España es la misma historia con periodistas persiguiéndome por todas partes. Yo no puedo vivir así. No admito ya. Como Paco Umbral, él va a hablar de sus libros y yo voy a hablar de mi película y se ha acabado el tema", explotó de forma irritable en la entrevista de 1995.

“Me habéis invitado aquí a hablar de mi película y yo vengo con Fernando Trueba a hablar de la película que vamos a presentar mañana. Solamente es eso. Llevo todo el día haciendo entrevistas y la misma pregunta todo el día. Ya está bien”, sentenció.

“Le pedimos perdón. Vamos a intentar ver si en producción pueden rebobinar todo esto que ha ocurrido y empezamos como si esto no se hubiera producido”, respondió Fernando Schwartz y el programa rebobinó en directo para que Máximo Pradera pudiera reformular esa pregunta gamberra de no muy buen gusto que tanto enfadó al actor.

Aquel momento se convirtió en historia de la televisión aunque cabe puntualizar que medios como Ecotuve o Zeleb recogieron que el encontronazo estaba pactado, mientras que otros como El Español dieron por verídica la bronca sin considerar que el monumental cabreo estuviera preparado ya que el programa conquistaba al público precisamente con talentosos giros de guion. Y es que Lo + Plus era sinónimo de entretenimiento pero también de osadía, siendo capaz de hacer historia y de mantenerse entre nuestros recuerdos con una fórmula tan prosaica como a priori es la entrevista. En este sentido, Lo + Plus no solo fue estandarte de la programación de un canal que quería ser diferente sino que además aportó un interesante estilo creativo en los programas de entrevistas que, por cierto, en los últimos años han experimentado un boom en la televisión española. Yo misma me he tragado de un tiempo a esta parte formatos como Mi casa es la tuya con Bertín Osborne, Leyendas con Quique Peinado, Lolita tiene un plan con Lolita Flores, El árbol de tu vida con Toñi Moreno, Maratón man con Raúl Gómez o Dos días y una noche con Susanna Griso al frente.

La verdad sea dicha que me sorprende en cierto modo su arranque de cólera ya que suele ofrecer charlas distendidas en las campañas promocionales de sus trabajos, y a cualquiera que recuerde esta conversación se le quedó la boca abierta de primeras por descubrir a un intérprete tan entrañable así de irritado. Es decir, que si realmente se trataba de un montaje tendría sentido dado que el actor malagueño es un personaje amable y si nos resultó llamativo aquel enfado en 1995 fue precisamente porque provenía de alguien de quien no se espera esta reacción.

No obstante su desazón resulta a primera vista comprensible ya que, por aquel entonces, se hallaba en la cresta de la ola no sólo por su carrera delante de los focos sino también por su relación con Melanie Griffith, madre de su hija Stella del Carmen. En definitiva, aunque hace quince años que Lo + Plus dejó de emitirse sus charlas aún siguen en el recuerdo del público y, sobre todo, conservamos en nuestra memoria ese memorable encontronazo televisivo del protagonista de La máscara del Zorro que, fuera auténtico o falso, mantiene vivo el debate sobre dónde están los límites de la privacidad cuando se trata de un personaje público.

Más historias que te pueden interesar: