Antonio Banderas cumple 62 años: tres amores y un destino

Poco podía imaginar Antonio Banderas cuando era un adolescente que un día sería uno de los actores más conocidos del mundo. Su sueño de niño era ser futbolista pero ya con 14 años tomaba clases de teatro en su Málaga natal. El actor celebra este 10 de agosto su 62º cumpleaños y lo hará rodeado de su pareja, Nicole Kimpel y en su tierra, en la que lleva instalado como una especie de 'vuelta al hogar' desde que llegó la pandemia. Aunque Banderas nunca se fue del todo de Málaga.

Antonio Banderas llega a los 62 años con una vida tranquila en su Málaga natal. (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)
Antonio Banderas llega a los 62 años con una vida tranquila en su Málaga natal. (Photo by Pablo Cuadra/WireImage)

Almodóvar, su gran descubridor

Hijo de Ana Banderas Gallego, una maestra de escuela, y José Domínguez, oficial de policía, una lesión en un pie le retiró de su sueño de jugar al fútbol de manera profesional y le hizo centrarse en la interpretación. Cuando cumplió los 18 años hizo las maletas y se marchó con mucho esfuerzo y poco dinero (tan solo 15.000 pesetas que su madre le metió en un bolsillo por dentro del pantalón) a Madrid en busca de alguna oportunidad. "Creo que me gasté casi todo en ir al teatro en lugar de comer", ha contado en alguna ocasión el malagueño recordando esos tiempos lejanos.

Eran los años 80 y la Movida Madrileña estaba en plena ebullición. Fue Pedro Almodóvar el que primero se fijó en el joven atractivo de mirada intensa que quería comerse el mundo. Su primer papel fue en Laberinto de pasiones, pero la colaboración con el director manchego continuó y le dio a Banderas dos candidaturas a los Premios Goya por Matador (1986) y ¡Átame! (1989) e hicieron en esos años hasta cinco películas con La ley del deseo (1987) y Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988), que le dio la repercusión internacional a Banderas al estar nominada al Oscar como mejor película de habla no inglesa.

Pedro Almodóvar fue el gran descubridor de Antonio Banderas en los años 80. (Photo by Mark RALSTON / AFP) (Photo by MARK RALSTON/AFP via Getty Images)
Pedro Almodóvar fue el gran descubridor de Antonio Banderas en los años 80. (Photo by Mark RALSTON / AFP) (Photo by MARK RALSTON/AFP via Getty Images)

Años más tarde y con el actor ya siendo una estrella en Hollywood después de Los Reyes del mambo, Almodóvar y Banderas han colaborado en La piel que habito (2011), Los amantes pasajeros (2013), y Dolor y Gloria (2019), que le valió nominación a los Oscar al propio Banderas y el premio Goya a mejor actor, entre otros reconocimientos. Banderas lo ha conseguido todo, el éxito en Hollywood y el reconocimiento en su propio país y además ha vivido grandes amores que han llenando también su lado personal.

Ana Leza y Antonio Banderas (Photo by Barry King/WireImage).
Ana Leza y Antonio Banderas (Photo by Barry King/WireImage).

Ana Leza y su divorcio complicado

El primer gran amor de Banderas fue Ana Leza, de la que él mismo ha reconocido que fue por la que consiguió su primer papel en Hollywood. "Sin ella no hubiese conseguido el papel", ha dicho el actor que contó que fue Leza quien le ayudó a traducir el guion de Los reyes del mambo, la primera cinta que el malagueño hizo al otro lado del charco. Fue en el año 89 durante el viaje a Los Ángeles con Almodóvar para los Oscar cuando Antonio empezó a hacer algunas pruebas, pero fueron un desastre porque no hablaba ni una palabra de inglés. Pero Manuel Núñez, "un muchacho que estaba llevándole los cafés a los agentes de ICM", vio algo en él y le propuso ser su representante. Pocos días más tarde, Antonio estaba en Londres haciendo un casting y se tuvo que aprender el guion de memoria. Le dieron el papel.

Y ahí tuvo un papel esencial su por entonces mujer, Ana Leza, que era profesora de inglés y le dio un gran impulso ayudándole a traducir el guion y trabajar acento y pronunciación. Se habían casado el 27 de julio de 1987 en la iglesia de San Nicolás de Madrid con Carmen Maura y Pedro Almodóvar como testigos y con una gran fiesta en el Ritz después de apenas medio año de novios. Ella le acompañaba en sus viajes a Estados Unidos casi como si fuera su traductora personal además de su pareja. Ana era hija de la actriz Conchita Leza Nuñez y hasta hizo un cameo en Mujeres al borde de un ataque de nervios y Philadelphia (cinta que Banderas hizo con Tom Hanks).

Antonio Banderas y Ana Leza se divorciaron a mediados de los años 90. (Photo by Ron Galella, Ltd./Ron Galella Collection via Getty Images)
Antonio Banderas y Ana Leza se divorciaron a mediados de los años 90. (Photo by Ron Galella, Ltd./Ron Galella Collection via Getty Images)

Aunque parecía que su amor duraría eternamente, se separaron en 1995 y en el divorcio ella "se quedó con la casa de Madrid y unos 3,4 millones de euros además de una pensión de 12.000 euros al mes, así como el derecho vitalicio al 50% de todos los beneficios de las películas que Antonio había protagonizado durante su matrimonio", explicaban en Vanity Fair. "Me dejaron más pelao que... Fueron ocho días de juicio. Es un negocio. Lo que el juez quiere saber es cuánto le vas a pagar a tu pareja. Te agarran de un pie, te sacuden y, cuando se acaba el último dólar, te dejan. Eso es lo que hicieron conmigo", explicó Banderas en el año 2004 en una entrevista con Jesús Quintero.

Leza desapareció de la vida pública y rehizo su vida con Dharma Villareal, un montador y documentalista californiano con el que se casó en el año 2000 (como curiosidad, Carmen Maura fue la madrina). Tuvieron dos hijas y después de vivir en varios países, se instalaron en South Fallsburg, en Nueva York. Su faceta como actriz quedó atrás y en los últimos años se dedicó a la meditación y el yoga, y tanto ella como su marido se involucraron en la organización de origen hindú Siddha Yoga Meditation.

Antonio Banderas y Melanie Griffith coincidieron por primera vez en los Oscar de 1995. (Photo by Steve Granitz/WireImage)
Antonio Banderas y Melanie Griffith coincidieron por primera vez en los Oscar de 1995. (Photo by Steve Granitz/WireImage)

"Antonio, te quiero una jartá"

Antes de su divorcio de Ana Leza, Banderas coincidió con la que sería su segunda mujer y la mujer con la que vivió media vida. Fue en Los Ángeles a finales de los 80 cuando Antonio llegó a los Oscar de la mano de Almodóvar y de Mujeres al borde de un ataque de nervios. "Llegamos a la alfombra roja y de pronto veo a una mujer rubia que me sonaba mucho porque la había visto en películas, pero en ese momento no recordaba cómo se llamaba. Así que le dije a Pedro: "¿quién es?, ¿quién es?, ¿cómo se llama?", y Pedro me dijo: "Antonio, es Melanie Griffith". Y dije: "Eso, eso. Ay Dios mío', explicaba el malagueño sobre cómo conoció a la ex de Don Johnson. "Pues bien seis años más tarde me estaba casando con ella", añadía con su naturalidad habitual.

“Lo primero que vi de Antonio fue una fotografía de él en Somalia. Me fascinó y tuve un crush inmediato con él”, dijo Melanie años después a Carlos Herrera. “En 1994 me fui con Unicef a Somalia, justo cuando acababan de salir las tropas estadounidenses, para llamar la atención de la comunidad internacional de que allí la gente seguía muriéndose de hambre y de vuelta en Madrid en una rueda de prensa alguien me dijo que lo hacía para lavar mi imagen”, recordaba él.

Se conocieron años después cuando rodaron juntos Two Much, dirigida por el español Fernando Trueba en el 95. "Me enamoré de Antonio enseguida. Fue un flechazo", dijo la actriz. Quedaron después del rodaje alguna vez para cenar y la química entre ellos fue inmediata. Superaron comentarios maliciosos sobre su diferencia de edad y sobre si se habían enamorado supuestamente cuando ambos aún tenían pareja. Ellos siguieron con su amor y hasta vinieron a Málaga ese verano sin importarles el qué dirán. “¿Y ahora quién me pide a mí disculpas? ¿Dónde están los Antonio Burgos, los Eduardo Mendicutti, toda esa gente que habló y que apostó a que no iba a durar nada con Melanie? Pasamos unos tiempos muy difíciles en aquellos meses”, recordaba Antonio en su biografía escrita por Ana Oliva al ser preguntado por la persecución de los periodistas en esos días y meses.

Banderas y Griffith se casaron en secreto en Londres en mayo de 1996. (Photo by Ron Galella, Ltd./Ron Galella Collection via Getty Images)
Banderas y Griffith se casaron en secreto en Londres en mayo de 1996. (Photo by Ron Galella, Ltd./Ron Galella Collection via Getty Images)

Pese a que la prensa les perseguía día y noche, se casaron el 14 de mayo de 1996 en Londres, en una ceremonia a la que solo acudieron 12 personas y de la que nunca se publicó ni una sola foto. Él le había pedido matrimonio arrodillándose durante el rodaje de Lolita en Carolina del Norte. Le entregó un anillo de zafiros y diamantes. “Fue sorprendente cómo salimos de la iglesia. Nos metimos en un taxi y nos escapamos de los paparazzi, entramos a escondidas en un hotel, salimos por la puerta de atrás y nos metimos en otro taxi, pero al ir a pagar vimos que no teníamos dinero. Fue como una comedia de errores, pero muy divertida”, recordaba la actriz sobre su boda. El 24 de septiembre de 1996 nació Stella del Carmen, su única hija en común.

Eran la pareja del momento. Sus visitas a Málaga, Melanie emocionada viendo la Semana Santa de la tierra de su amor, sus miradas, sus gestos y la complicidad que desprendían eran únicas. Ella se tatuó el nombre de Antonio en su brazo y su expresión "Antonio, te quiero una jartá" aún hoy es recordada. Vivieron grandes momentos juntos, el éxito de Banderas en Hollywood y también lo pero de las adicciones que ella padeció. Después de 18 años de matrimonio, en 2014 anunciaron su separación de mutuo acuerdo y a todos se nos rompió un poquito el corazón en ese momento.

"Todo lo que pasó en esos años que estuvimos juntos pasó muy rápido. Mi vida era fascinante, si la miro con perspectiva. Recuerdo esos años como un tiempo efervescente y realmente bonito. Yo ahora ya no estoy casado con Melanie, pero ella es mi familia", ha dicho el actor.

Antonio Banderas y Nicole Kempel se conocieron en un fiesta en el Festival de Cannes en 2014. (Photo by Dominique Charriau/WireImage)
Antonio Banderas y Nicole Kempel se conocieron en un fiesta en el Festival de Cannes en 2014. (Photo by Dominique Charriau/WireImage)

Nicole: el amor maduro

Precisamente el mismo año de la ruptura de Melanie y Antonio, comenzaron los rumores sobre un nuevo amor del actor. En mayo de 2014, Antonio Banderas era fotografiado bailando muy animadamente junto a una atractiva y desconocida mujer. Estaban en Cannes en una de las fiestas de la firma de joyería De Grisogono en el Hotel du Cap-Eden-Roc durante el Festival de Cine. Su baile no pasó desapercibido para nadie. "Los dos sabíamos dónde estábamos. Yo era todavía un hombre casado, aunque las cosas estaban abocadas a lo que después ha sido. Una vez los papeles del divorcio estuvieron ya en su sitio, fue cuando empezamos a conocernos, y al tiempo surgió una relación”, explicaba Antonio en ¡Hola!. Su divorcio se anunció en junio de 2014, un mes después de esas imágenes en Cannes.

La mujer con la que Antonio bailaba era Nicole Kimpel, una belleza nacida en Stuttgart que estudió Relaciones Internacionales en Estados Unidos y fichó por la banca estadounidense Merrill Lynch. Poco a poco fue creciendo en su puesto y acabó trabajando en fondos de inversión durante tres años. Regresó a USA y trabajó en banca privada varios años más. En 2009, Nicole montó su propio negocio dedicado a la asesoría de grandes clientes para reinversión inmobiliaria junto a su hermana melliza Bárbara, con la que llegó a protagonizar un piloto del programa Success Chanel, en el que se hacían llamar Las Perlas y donde explicaban la experiencia de algunos millonarios para alcanzar el éxito.

Tres meses despues de sus fotos en Cannes, la pareja se dejó ver de vacaciones en Saint Tropez y dejaban así claro que lo suyo iba en serio. Pasaron un tiempo en Londres cuando Antonio quiso estudiar moda en la escuela Saint Martin y hasta lanzó una línea de ropa. Por supuesto, Nicole visitó Málaga poco después de conocer a Antonio y es una enamorad de la tierra de su pareja y de las tradiciones que él tanto ama.

Banderas ha encontrado en Nicole Kimpel el amor maduro y con ella es feliz desde 2014. (Photo by Stephane Cardinale - Corbis/Corbis via Getty Images)
Banderas ha encontrado en Nicole Kimpel el amor maduro y con ella es feliz desde 2014. (Photo by Stephane Cardinale - Corbis/Corbis via Getty Images)

Vuelta a su hogar

En enero de 2017 Banderas sufrió un infarto en su casa londinense. "Una mañana comencé a tener los síntomas del infarto y sabía claramente lo que estaba pasando. Nicole cogió una de las aspirinas que había comprado la tarde anterior porque le dolía la cabeza y me la puso dentro de la lengua. Eso me salvó la vida", contó después Antonio, que tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica en la que le implantaron tres stents y le hicieron una ablación a causa de una arritmia. Esa situación le hizo ver las cosas claras.

"Fue una segunda oportunidad para cambiar de vida”. Dejó de fumar y empezó a pasar más tiempo en Málaga, su verdadero hogar pese a haber vivido años en Los Ángeles. Se compró un ático en el centro de la ciudad, en uno de los barrios más pintorescos y a pocos metros del taller en el que trabajaba el padre de Pablo Picasso. Y en 2019 cumplió uno de sus sueños: tener su propio teatro. Reformó con su propio dinero un teatro y levantó el Teatro del Soho CaixaBank de Málaga en el que ha estrenado varios musicales con gran éxito. En 2020 creó la división Teatro Soho Televisión para proyectos audiovisuales. En Málaga es feliz y con la llegada de la pandemia se instaló ahí de manera definitiva.

"Casarse es muy caro", bromeaba Antonio hace un tiempo sobre una posible boda con Nicole, con la que acaba de celebrar su octavo aniversario. Juntos son felices así, disfrutan de Marbella en verano, del festival Starlite y de una vida tranquila en la ciudad natal del actor yendo a bares de siempre y pasando desapercibidos. Además, la hija de Antonio, Stella, también está en Málaga con él, algo que para Banderas es fundamental.

Más historias que te pueden interesar: