Los antibióticos destrozan tu resistencia en el gimnasio

·3 min de lectura
Photo credit: svetikd - Getty Images
Photo credit: svetikd - Getty Images

Los antibióticos son unos medicamentos muy útiles para tratar algunas amenazas. Se encargan de ciertos organismos que son nocivos para la salud y son muy útiles para usos médicos. Sin embargo, también afectan en gran medida al microbioma intestinal y esto supone un cambio en el comportamiento. Por ejemplo, para los deportistas y habituales del gimnasio implicará menor motivación y capacidad de resistencia en los entrenamientos, según un estudio de la Universidad de California.

Para comprobar este efecto, los científicos crearon un grupo de roedores a quienes fomentaron el hábito de correr en su rueda de manera intensa y habitual. A su vez, escogieron a otro puñado de ratones que únicamente se subían a la rueda de manera voluntaria para moverse en ella. Administraron a todo estos animales antibióticos de amplio espectro y analizaron su actividad física durante un tiempo.

Los científicos observaron que estos mamíferos redujeron su tiempo en la rueda de correr, aunque no su velocidad. Es decir, que su resistencia y motivación se había rebajado con el cambio que provoca en el microbioma intestinal el uso de antibióticos. pero no su intensidad.

El motivo se encontraba en el trastorno que se produjo en sus intestinos. "Pensamos que que podría afectar a los procesos digestivos y las funciones de los músculos, así como a la motivación para diferentes comportamientos, incluido el ejercicio físico", explicó Theodore Garland, psicólogo de la evolución y autor de la investigación publicada en Science Direct.

Azúcar, grasa y antibióticos, enemigos de la motivación

Según los científicos, la razón podría estar también en el metabolismo ya que tanto para los roedores como para los seres humanos el microbioma afecta a la transformación de carbohidratos en los químicos que recorren el organismo y tienen efectos en los músculos. "Los productos finales metabólicos de las bacterias del intestino pueden reabsorberse y utilizarse como combustible. Que haya menos bacterias buenas significa que hay menos energía disponible", ilustró Theodore Garland.

Para exponer esta relación, los expertos recuerdan otras conexiones similares. "Sabemos de estudios previos que en la dieta occidental los niveles altos de grasa y azúcar pueden tener un efecto negativo en la biodiversidad de la flora intestinal y es más probable, por extensión, en la capacidad para hacer deporte e incluso en la motivación", apuntó Garland.

Photo credit: svetikd - Getty Images
Photo credit: svetikd - Getty Images

Los mejores deportistas, los más afectados por los antibióticos

Además, los científicos se percataron de que los más afectados eran los roedores acostumbrados a correr. De hecho, no solo pasaron menos tiempo corriendo en la rueda durante el tratamiento sino que los efectos duraron hasta 12 días.

Los científicos piensan que este descubrimiento podría también ser trasladado al mundo de los seres humanos. De ahí que pongan especial atención a lo que los antibióticos podrían provocar en un atleta profesional. "Un deportista ocasional con una lesión menor no se vería muy afectado. Pero en un atleta de clase mundial, un pequeño contratiempo puede aumentarse mucho más", avisa Monica McNamara, especialista en biología evolutiva y firma principal del estudio.

Por el contrario, también podría ser un paso para encontrar una vía para la motivación para la actividad física. "Si podemos seleccionar los microbios correctos, hay una posibilidad de usarlos como terapia para ayudar a cualquier persona a ejercitarse más", sostiene Theodore Garland. Según los expertos, esto podría ayudar a mejorar la salud física de la población mundial al lograr que se animaran a ser más activos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente