Antena 3 no tiene complejos para vivir de las rentas de Telecinco

·5 min de lectura

Desde hace varios años, la televisión se está esforzando en encontrar concursantes, digamos, profesionales, para sus programas de cultura general. La veda la abrió Saber y ganar, y luego vendrían Pasapalabra, El Cazador y otros tantos formatos. En el caso de Pasapalabra, desde mayo de 2020 este formato se emite en Antena 3 con Roberto Leal como presentador, aunque en el pasado se emitió en Telecinco, con Christian Gálvez como conductor, hasta que la justicia ordenó que cesasen sus emisiones por cuestiones del pago de derechos. Lo gracioso del tema es que en la actual etapa en Antena 3, Pasapalabra tiene los ojos puestos en todo lo que funcionó antaño en Telecinco para vivir de las rentas, sin complejos de ninguna forma… Y la cosa está saliendo francamente bien, la verdad.

La pasada semana la silla azul tuvo mucho movimiento, y el pasado miércoles llegó a ella un librero sevillano llamado Rafa Castaño. Un chico al que ya conocimos en la etapa de Pasapalabraen Telecinco, y que, como sucedía ya a finales de 2019, vuelve a enfrentarse tarde a tarde al burgalés Orestes Barbero, quien lleva más de medio año luchando por alcanzar el premio del bote, que sigue acumulando miles de euros tarde a tarde.

MADRID, ESPAÑA - 10 DE FEBRERO: Logotipo del canal de televisión Antena 3 en la sede del Grupo de Comunicación Atresmedia en San Sebastián de los Reyes (Madrid) el 10 de febrero de 2020 en Madrid, España. (Foto de Ricardo Rubio/Europa Press vía Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 10 DE FEBRERO: Logotipo del canal de televisión Antena 3 en la sede del Grupo de Comunicación Atresmedia en San Sebastián de los Reyes (Madrid) el 10 de febrero de 2020 en Madrid, España. (Foto de Ricardo Rubio/Europa Press vía Getty Images)

Rafa y Orestes son viejos conocidos, dos expertos concursantes condenados a entenderse. En 2019, como decíamos, se enfrentaron hasta 41 tardes en Pasapalabra. Cuando el programa dejó de emitirse, Telecinco los repescó para un nuevo formato, El Tirón, que se emitía dentro de Sálvame Banana y que también presentaba Christian Gálvez. Un hijo bastardo de Pasapalabra en el que ambos volvieron a verse las caras durante varias semanas, hasta que Orestes tuvo una mala tarde y cayó eliminado. Rafa, sin embargo, aguantó hasta marzo de 2020, cuando el formato fue retirado por la crisis sanitaria del coronavirus.

Un año después de aquello, a finales de febrero de 2021, Pasapalabra celebró una entrega especial por el aniversario del concurso, en el que estuvieron de invitados profesionales de la televisión que conocen muy bien el formato, como Silvia Jato, su primera presentadora. Y se invitó como concursantes a Rafa y Orestes. Aquel episodio, que se emitió un domingo y se alzó como lo más visto del día, se cerró con la promesa de que ambos volverían como concursantes de pleno derecho, pero nunca imaginamos que volveríamos a verlos juntos, cara a cara.

La cuestión es que este reencuentro está funcionando muy bien. En el programa de ayer, Pasapalabra anotó un enorme 24,8% de cuota de pantalla, lo que significa la tercera entrega con mejor share de todo lo que llevamos de 2022. En espectadores logró, por su parte, un total de 2,2 millones, siendo así el programa no informativo más visto de toda la jornada.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Hay que apuntar que Orestes y Rafa no han sido los únicos concursantes de Pasapalabra en Antena 3 que ya habían probado suerte en el formato en su anterior etapa en Telecinco. El famoso violinista Pablo Díaz, quien ganó 1.828.000 euros del bote hace casi un año, la psiquiatra Sofía Álvarez de Eulate que se llevó 466.000 euros en el rosco este otoño, y otros que no lograron el bote, pero sí un gran concurso como Marco Antonio Marco o Luis de Lama también jugaron con Christian Gálvez en este mismo formato.

Da la sensación, de esta manera, de que Pasapalabra es un concurso con vida propia, que no necesita ataduras con ninguna cadena con la que identificarse al 100%. Que tiene su propia mitología, por así decirlo, sus propias instituciones, esos concursantes con los que el público conecta y a los que da gusto volver a ver de tarde en tarde. Salvando las diferencias, es como una de esas series que cambian de cadena y, tras unos ajustes, sigue manteniendo su misma esencia, como Amar en tiempos revueltos / Amar es para siempre, o incluso Aquí no hay quien viva / La que se avecina.

Antena 3 está libre de complejos para exprimir el universo previo de Pasapalabra, sin que le importe que el público conozca a sus concursantes de otras cadenas. Y hace muy bien, porque es algo que, desde casa, se agradece. Es inútil fingir que con Roberto Leal se ha inventado este concurso, es mucho más honrado presumir de la larga historia del espacio (que empezó sus emisiones en Antena 3, no lo olvidemos). Lo más satisfactorio para todos, cadena y público, es seguir escribiendo aquel libro que inició la mencionada Silvia Jato allá por julio del año 2000. Y puestos a pedir (o soñar), a ver si alguno de estos dos maestros de Pasapalabra, Rafa u Orestes, se lleva pronto el bote, que ya supera el millón de euros, porque ya va tocando dar una alegría a los espectadores.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente