El acierto de Antena 3 con Arturo Valls y 'Mask Singer', un show a la altura del fenómeno internacional

Paula Olvera
·7 min de lectura

Se veía venir después de la expectación generada con tanta promoción en Antena 3. Mask Singer: adivina quién canta ha arrasado en su estreno logrando un 27,4% de share y reuniendo a 3.740.000 espectadores a pesar de terminar a las 00:20 horas. El concurso musical, que ha eclipsado a la película Superlópez en Telecinco (firmado un 17% de cuota de pantalla), es el formato estelar que le faltaba a Arturo Valls ya que el valenciano se ha convertido en uno de los reyes de la cadena, es una cara amable que siempre gusta y que consigue que las audiencias se disparen.

Arturo Valls es el mejor maestro de ceremonias aunque el programa más esperado de la temporada también se ha coronado gracias a la intervención de Malú, José Mota y Los Javis como investigadores (estos últimos siguen recibiendo aplausos días después de que se haya emitido el capítulo final de La Veneno, su último pelotazo en ficción). Y es que Mask Singer ha cumplido con creces el show que esperábamos, y ahora entendemos por qué se ha convertido en el programa revelación en todo el mundo. Un auténtico fenómeno internacional que ofrece emoción nueva al público.

(©Atresmedia)
(©Atresmedia)

¿Por qué en cada esquina se habla de Mask Singer? Básicamente porque la gran apuesta de Antena 3 para la presente temporada ha triunfado en su estreno firmando el mejor debut de entretenimiento en ocho años. El concurso musical ha dado la campanada desembarcando con fuerza en la parrilla televisiva y logrando un dato a la altura de las altas expectativas que había generado estas semanas atrás marcadas por el estricto secretismo para evitar filtraciones del casting. Una arrolladora llegada a la pequeña pantalla que se podría explicar por la gracia que a simple vista despierta la mecánica del formato, pero que también responde al boca-oreja por tratarse de una revelación en un montón de países y por, supuesto, al buen hacer de su presentador, Arturo Valls, y de los cuatro miembros del jurado que aquí son conocidos como investigadores.

Mask Singer es un guessing show en el que los disfraces de los doce participantes son el eje central que nos ha llevado a los espectadores a hacer conjeturas desde nuestras casas, pero también al público presente en plató así como a los investigadores que tienen que adivinar cada celebridad de primer nivel (y de todos los ámbitos) que se encuentra tras la máscara.

Si bien antes de cada actuación se comparte un vídeo con varias pistas sobre el personaje en cuestión, las caras conocidas que se ocultan tras estos originales artificios compiten para conservar el anonimato sobre el escenario y, por tanto, su puesto en el programa. Eso sí, el menos votado de cada entrega tendrá que desvelar su identidad y abandonar como ha ocurrido con la influencer Georgina Rodríguez que ha sido la primera destapada de su máscara de león (en el estreno también hemos podido ver a unicornio, pavo real, monstruo, girasol y Catrina).

Este programa, que en su estreno se ha hecho con el minuto de oro enganchando a más de cuatro millones de espectadores, fue adquirido por Atresmedia en octubre de 2019 y la expectación ha sido grandiosa tras arrasar también en otros países. Y es que si nos remontamos a la historia del formato hay que destacar que se trata de una idea de canto nacida en Corea del Sur en 2015 que fue creada por Alex Rudzinski. King of Mask Singer de Munhwa Broadcasting Corporation (MBC) adquirió especial popularidad gracias a su exitoso spin-off trasmitido a principios de 2019 en Estados Unidos. Un triunfo en toda regla ya que el pasado mes de febrero la norteamericana Fox estrenó su tercera edición el día de la SuperBowl ante casi veinticuatro millones de espectadores.

La influencia del formato es tal que en este último año ya ha sido adaptado con una gran aceptación en numerosos países como Australia, donde se ha convertido en el formato de entretenimiento más visto desde 2015, o Alemania, donde el programa revolucionó las audiencias del canal Pro7 y se proclamó como el estreno de entretenimiento más visto de la temporada alcanzando en su final un 20% de cuota de pantalla. Asimismo también ha contado con su propia versión en Italia, Reino Unido, México y Países Bajos con grandes resultados y siendo renovado para nuevas ediciones en sus respetivos canales. El impacto de esta propuesta televisiva por parte del público ha sido brutal, sirva de ejemplo el caso de Francia que hace unos días destapó a Itziar Ituño (conocida por su papel de Lisboa en La casa de papel) tras lucir un espectacular traje robótico en una brillante versión de Million reasons de Lady Gaga.

Después de dejar con tan buen sabor de boca en otros países, Mask Singer ha aterrizado en España como un novedoso formato para nuestra parrilla de programación capaz de reinventar el género de los talent shows. Una adaptación de la productora Fremantle que de primeras engancha porque puedes hacerte una idea o intuir quién está detrás de la máscara pero luego cuando se revela dicha identidad te quedas con la boca abierta y ese juego, que precisamente es el que le diferencia por ejemplo de Tu cara me suena donde conocemos de antemano quiénes son los participantes, resulta súper entretenido. Pero este bombazo también ha conseguido que Arturo Valls se gane los aplausos por su puesta en escena en su regreso al prime time de Antena 3.

Considero que al presentador valenciano le faltaba esta gran apuesta de entretenimiento de Atresmedia para coronarse como el mejor showman de la televisión española y, por descontado, una de las grandes estrellas de la cadena. A sus 45 años el conductor de ¡Ahora caigo! cuenta con una dilatada trayectoria en la pequeña pantalla como reportero, presentador y hasta actor (¡cuánto recordamos su trabajo en Camera café!) y, desde luego, en este revolucionario formato se notan sus tablas y su experiencia previa en programas como Splash! Famosos al agua, Me resbala, Me cambio de década, Ninja Warrior o Improvisando.

(©Atresmedia)
(©Atresmedia)

Y es que cuánto ha llovido desde el debut de Arturo Valls en la televisión nacional allá por 1998 cuando fichó como reportero de la primera etapa del exitoso Caiga quien caiga. Por aquel entonces ya demostró que tenía madera delante de las cámaras y durante los años venideros ha procurado compaginar el entretenimiento con la ficción hasta enfrentarse a Mask Singer que es uno de sus mayores retos profesionales. Un desafío para el que, al menos en la primera entrega que es la que se ha emitido, se ha mostrado entusiasmado y muy divertido (su baile de arranque ha sido lo más), pero sin robar el protagonismo a los concursantes que son el verdadero aliciente para mantenernos pegados a la pantalla con tal de descubrir el mayor secreto de la televisión.

Además del acierto de presentador los investigadores también han resultado un puntazo en esta apuesta tan diferente. Los autores de La Llamada y Paquita Salas, Javier Calvo y Javier Ambrossi (conocidos popularmente como Los Javis), han brillado una vez más con luz propia mostrando su carácter natural y espontáneo que marcan el contrapunto con la puesta en escena correcta de Malú que dota al espectáculo televisivo de ese tono femenino tan necesario. Un nuevo papel, que todo sea dicho, aceptó tras la baja de Ainhoa Arteta marcando así su retorno a la pequeña pantalla después de que finalizase su vinculación con La Voz. En este programa tan ágil también nos topamos con José Mota que es uno de los humoristas más míticos de la televisión (¡cuántos recuerdos tengo de Cruz y Raya!) y que en una entrevista con la cadena ha confesado que Mask Singer es un trabajo que le devuelve la ilusión.

En resumidas cuentas, Mask Singer se ha convertido en el último fenómeno televisivo mundial que logra que nos quedemos con ganas de más y disfrutemos del show sin mirar el reloj durante noventa minutos. Y, como digo, en España la primera entrega no ha defraudado ofreciendo a los espectadores un verdadero espectáculo repleto de intriga que ha conseguido asimismo que Twitter se transforme en el mejor refugio para compartir con otros usuarios nuestras suposiciones sobre quién se esconde detrás de cada máscara.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Atresmedia