La segunda vida de series míticas: ¿Es necesario el reboot de 'El internado'?

La creciente oleada de nostalgia televisiva ha motivado que El internado vuelva a abrir sus puertas. Esta serie española emitida entre 2007 y 2010 regresará a la pequeña pantalla próximamente, eso sí, no a Antena 3 como antaño sino a la plataforma de streaming Amazon Prime Video que ya está preparando esta suerte de reboot en colaboración con Atresmedia Studios, nacida en diciembre de 2017, y Globomedia, la productora de la ficción original. La expectación es enorme, aunque el resultado nos puede decepcionar a más de uno porque quizás no sea necesario revivir esta historia. Y voy a explicar el porqué.

(©Atresmedia)

El internado fue una de las series de cabecera de mi adolescencia aunque a decir verdad considero que desarrolló uno de los desenlaces más enrevesados de la historia de las series de Antena 3, similar al de Mar de plástico que muchos espectadores también hemos preferido olvidar. A veces es lo que sucede con los éxitos, que se estiran como un chicle, como esta ficción que se mantuvo durante siete temporadas en la pequeña pantalla combinando secuestros y experimentos con alumnos que se perdían por los pasadizos a sus anchas como si fuese Hogwarts.

Durante los 71 capítulos, emitidos entre los años 2007 y 2010, El internado se convirtió en una serie icónica que ha quedado grabada en nuestra retina para siempre. Y no sólo por la historia de misterio que nos mantuvo en vilo, y que actualmente se puede revisar al completo en Atresplayer Premium y en Amazon Prime Video, sino también por las actuaciones de los jóvenes actores y actrices como Martiño Rivas, Blanca Suárez, Yon González, Elena Furiase, Daniel Retuerta o Ana de Armas. Y es que esta producción fue cantera para muchos intérpretes que se han convertido en estrellas (la última hasta tiene carrera en Hollywood), es decir, conocimos a los protagonistas de pelotazos en la taquilla y en la televisión actual al mismo tiempo que a sus personajes y con el añadido de que disfrutamos de otros talentos más veteranos como Luis Merlo, Natalia Millán o Amparo Baró.

El internado fue un fenómeno televisivo en España que sedujo a una media de tres millones de fieles seguidores cada semana en Antena 3. Ya en su estreno logró un 25,8% de share, siendo visto por más de 4,6 millones de espectadores, y su último capítulo también logró buenos resultados para la cadena obteniendo un 21,7% de cuota de pantalla. Pero lo mejor de todo, y que quizás haya quienes todavía desconozcan, es que esta serie, que rompió moldes en cuanto a producción y distribución, también fue un boom fuera de nuestras fronteras ya que se emitió en países como Portugal, Perú o Chile. Y además contó con su propia adaptación en Francia, conocida como L'Internat y emitida en la cadena M6.

Además de abrazar el reconocimiento de la audiencia, la serie fue galardonada con varios premios, entre los que destacan el Ondas 2007 a la Mejor serie española logrado en su primer año de lanzamiento ¡con tan solo seis episodios emitidos! Y no me extraña porque tanto los alumnos como los profesores y el personal de servicio del centro pronto demostraron que guardaban un pasado repleto de enigmas que, todo sea dicho, se compartían con cierto remilgo.

Echando la vista atrás me atrevo a decir que El internado más que una maravilla televisiva fue un fenómeno social, innovador en muchos aspectos. Y no sólo porque por aquel entonces ya hablábamos de Iván y Julia (los personajes de Yon González y Blanca Suárez) como Julivanistas sino porque, entre otras curiosidades, nos encontramos ante la primera ficción española en dar el salto a las consolas sacando el videojuego oficial homónimo para Nintendo DS. Asimismo, propició el lanzamiento de varios productos derivados como la edición de la serie en DVD o un videojuego para el móvil.

¿HACÍA FALTA RESCATAR EL INTERNADO?

Según adelantó en exclusiva Yotele el pasado diciembre, el reboot de El internado ya es una realidad que se titulará igual que la serie genuina añadiendo Las Cumbres. Sin embargo, su historia será diferente (ya que es imposible retomar la trama donde se cerró) y también su ubicación ya que la acción no transcurrirá en el centro escolar Laguna Negra.

Como se puede comprobar, estamos ante otro caso más en el que una serie de Antena 3 continúa en otra plataforma diferente (y con proyección mundial) como ha ocurrido con Velvet, cuyo spin-off titulado Velvet Colección emitió su desenlace en Movistar+ el pasado mes de diciembre, o Vis a vis, el drama carcelario que FOX resucitó en 2018 aprovechando que la trama se había quedado abierta. Y cómo olvidarme de La casa de papel que ha logrado su merecido éxito internacional gracias a Netflix, el servicio de streaming que ahora se encarga de emitir más entregas de la historia.

En este contexto, los responsables del reboot de El internado llevan casi un año ultimando los flecos y trabajando en el resurgimiento de la ficción de suspense adolescente de Antena 3, por lo que su intención es arrancar la preproducción y el proceso de casting en este primer trimestre de 2020 para poder rodar a lo largo de este año. Así, se sabe que este proyecto constará de ocho episodios que se grabarán en escenarios naturales en el norte de España y que el equipo de guionistas estará formado por Asier Anduenza, Sara Belloso y Abraham Sastre quienes ya estuvieron también en El internado. De hecho, Belloso era una de las creadoras junto con Daniel Écija, Juan Carlos Cueto y Rocío Martínez-Llano. Un detalle que a mí al menos me consuela ya que, de alguna manera, imprimirán el carácter del que fue un hito televisivo hace una década.

Lo más llamativo es que esta ficción, que sigue la estela de Pequeñas coincidencias (la primera serie española de Amazon Prime Video desarrollada en colaboración con Atresmedia) se vende con un nuevo grupo de protagonistas. De hecho, según apunta El Confidencial Digital, se buscan actores con poco recorrido, sin trayectoria profesional. En otras palabras, rostros noveles sin apenas pasado en el mundo cinematográfico español que fue el mismo método que siguió la serie original.

Si bien cabe la posibilidad (al menos así lo esperamos muchos) que alguno de los miembros del reparto de El internado haga algún cameo, me da en la nariz que el enorme hype que ha generado el anuncio de esta producción se va a esfumar de un plumazo en cuanto se produzca el lanzamiento porque se trata de la continuación de una historia que muchos fans de la serie no necesitamos ver, más que nada porque es con otro reparto y porque con determinados títulos es más emocionante recordar un triunfo sin añadiduras.

La plataforma de Jezz Bezos, de hecho, ya ha lanzado un críptico vídeo que confirma mis sospechas de que este reboot mantendrá la esencia de El internado, pero corromperá el recuerdo de una generación ávida de historias teen aderezadas de una pizca de misterio. Así, entiendo que la próxima serie repescará el concepto de una escuela alejada de todo y repleta de adolescentes problemáticos, pero ya no provocará esos sobresaltos continuos en los seguidores de la serie original que ya estamos avisados (y prevenidos) de que en El internado: Las Cumbres el thriller se respirará por los cuatro costados.

“Atmósferas inquietantes, misterio, y mayores dosis de terror serán algunos de los ingredientes fundamentales. La historia transcurrirá en un colegio ubicado junto a un antiguo monasterio, en un lugar inaccesible entre las montañas, aislado del mundo. Los alumnos son chavales rebeldes que vivirán bajo la estricta y severa disciplina que impone el centro para reinsertarlos a la sociedad. El bosque circundante alberga antiguas leyendas, amenazas que siguen vigentes y que les sumergirán en aventuras trepidantes y terroríficas”, nos han adelantado a los medios de comunicación en nota de prensa sobre este proyecto que pretender seguir los pasos de El internado en cuanto a la originalidad de su temática y su cuidada puesta en escena.

Si bien, El reboot de El internado podría darse de bruces contra un público cada vez más exigente, quiero dejar claro que hay spin-offs y reboots que han enganchado a la audiencia e igualado a series originales ya que no todos los títulos venideros siguen ese flop de Joey, el spin-off de la mítica Friends, de Los pistoleros solitarios, la serie derivada de Expediente X o de The Golden Palace, la continuación de Las chicas de oro que fue un nasti de plasti.

Es el caso de The Conners con el que muchos espectadores han vivido un déjà vu de Roseanne tras la cancelación de la serie debido a la publicación de un tuit racista por parte de la protagonista, Roseanne Barr, en contra de la exasesora presidencial de Barack Obama Valerie Jarrett. En plena efervescencia de los títulos del pasado Better Call Saul, la serie que nació como un spin-off de la gran Breaking Bad también se ha ganado a pulso el triunfo en la cadena norteamericana AMC. Y no es que lo diga yo sino que las cinco temporadas (la quinta tanda está a punto de caramelo) de esta comedia dramática avalan su trayectoria en la pequeña pantalla.

En este sentido, a pesar de mi reticencia inicial por las continuaciones de series míticas, reconozco que es una práctica que viene siendo habitual desde hace décadas. ¿O es que acaso nadie recuerda que Salvados por la campana (que, por cierto, está de vuelta) es una costilla de Buenos días, señorita Bliss? ¿O que Cosas de casa, aunque adquirió una entidad propia, es básicamente un spin-off de Primos lejanos? Y en cuanto a la ficción española más de lo mismo ya que hay títulos como Aída, el primer spin-off a nivel nacional de una serie española, que es un derivado de 7 vidas capaz de lograr la (difícil) misión de seguir el legado de la historia original.

En definitiva, presiento que El internado: Las Cumbres conquistará antes a nuevas audiencias que a los espectadores que contribuimos a cosechar el éxito de la serie en su primera etapa y que preferimos que quede como una ficción de corte juvenil que ya pasó a la historia. Eso sí, en esta industria tan cambiante todo puede pasar y de lo que al menos estoy segura es de que todos y cada uno de los fans de El internado aplaudimos que haya profesionales que acepten el reto de crear producciones que sueñan con estar a la altura de la calidad de historias que han marcado un antes y un después en nuestras vidas.

Más historias que te pueden interesar:

·A siete años de su final ¿qué ha sido de los chicos de El Internado?
·Rebelde Way lleva su inocencia a Netflix en pleno fenómeno de las series teen adultas
·Los secretos que se esconden en el armario de El príncipe de Bel-Air

Imagen: ©Atresmedia