Las ventajas a futuro del tratamiento elegido para una rotura de menisco como la de Fati

Mónica De Haro
·6 min de lectura

El caso de Ansu Fati, el futbolista del Barça, que se rompió el menisco interno de su pierna izquierda, ha dado pie a muchos comentarios por las opciones de tratamiento que barajó el club. Esta es la explicación médica al tratamiento elegido

La rotura de menisco es habitual en los deportes que implican más torsión de la rodilla como el fútbol o el esquí. El futbolista del Barça Ansu Fati se rompió el menisco interno de su pierna izquierda en el partido frente al Betis. (Foto by Urbanandsport/NurPhoto via Getty Images)
La rotura de menisco es habitual en los deportes que implican más torsión de la rodilla como el fútbol o el esquí. El futbolista del Barça Ansu Fati se rompió el menisco interno de su pierna izquierda en el partido frente al Betis. (Foto by Urbanandsport/NurPhoto via Getty Images)

Los meniscos o cartílagos semilunares son estructuras fibrocartilaginosas en forma de ‘C’ que forman parte de la articulación de la rodilla y rellenan los espacios comprendidos entre la tibia y el fémur. Un tercio de las lesiones meniscales se relacionan con la actividad deportiva en pacientes fundamentalmente jóvenes. Por cada lesión de menisco externo aparecerán 5 de menisco medial (interno) y en mayores, 10.

La rotura de menisco es una lesión propia de atletas y deportistas “que se produce un desgarro en el seno de esta estructura. Como actúa fundamentalmente como ‘amortiguador’ entre el fémur y la tibia, su lesión altera la disipación de cargas fisiológicas durante la deambulación entre estos dos huesos”, explica el doctor Fernando Sanz Zapata, cirujano ortopédico de rodilla de la Clínica Cemtro.

Para qué se sirven

Se encargan de realizar el ‘reparto de la carga’, transmitiendo entre 50-70 por ciento de carga con la rodilla en extensión y el 85-90 por ciento con la rodilla en flexión. Así se consigue reducir las presiones de contacto de la articulación.

Además, los meniscos sirven para aumentar la congruencia articular, contribuyen a la estabilidad articular al encargarse de la absorción de impactos y la lubricación articular; y son fundamentales en la propiocepcion articular. Es decir son elementos fundamentales para preservar el cartílago articular garantizando la función articular y previniendo la aparición de la artrosis.

Cómo y por qué se produce la lesión

Hay diferentes tipos de lesiones del menisco, la del menisco medial o interno se produce, según cuenta los médicos de Iónica Sports, por descoordinación entre flexo-extensión y rotación:

Lo habitual es que se produzca al dejar el pie fijo en el suelo con los tacos de la bota y en flexión de rodilla (menisco atrás y pinzado). Si se extiende la rodilla sin desrotar, el menisco no puede acompañar el movimiento, y aparecerá compresión y romperá el menisco posterior.

Si hay una extensión brusca de la rodilla por puntapié al balón se producirá distracción provocando desinserción del menisco en su base.

Síntomas de las rotura de menisco en deportistas

  • Obliga a dejar la práctica deportiva temporalmente.

  • Hidrartrosis (líquido en la rodilla) a partir de las 24 horas.

  • Si la lesión es de c posterior será frecuente que tras unos días vuelvan a jugar pero notarán que “Lla rodilla ya no es la misma”.

  • Dolor y sensación de pesadez por el hidrartros (líquido) que será mayor al final del día.

  • Bloqueo

  • Fallos

  • Crujidos espontáneos y esporádicos

Qué opciones hay

Desde el principio, las explicaciones que dieron los médicos tras la lesión de Fati fueron claras: “Estará de baja entre tres y cinco meses si se sutura el menisco, que es lo más probable después de la primera exploración que se le ha hecho al futbolista. El periodo sería de cinco semanas si se extirpara el menisco”.

La torsión de la rodilla es la causante de la rotura de menisco, que puede ocurrir en una situación de 'semiflexión' (un gesto muy común en deportista) donde el menisco queda pellizcado entre el fémur y la tibia. (Foto by Eric Alonso/Getty Images)
La torsión de la rodilla es la causante de la rotura de menisco, que puede ocurrir en una situación de 'semiflexión' (un gesto muy común en deportista) donde el menisco queda pellizcado entre el fémur y la tibia. (Foto by Eric Alonso/Getty Images)

La juventud del futbolista (18 años) y la importancia del menisco para el correcto funcionamiento de la rodilla determinan la elección del tratamiento, y la literatura médica no da lugar a las dudas. “Se debe suturar y conservar el menisco ya que es un amortiguador de la rodilla que protege al cartílago articular”, explica el Dr. Pedro Luís Ripoll y de Prado a Marca, quien recuerda que este tejido que permite deslizarse sin desgaste a la rodilla no cicatriza, “así que hay que proteger al cartílago a toda costa”.

No siempre ha sido así. Durante los años 50 y 60 se consideraba que los meniscos eran apéndices innecesarios que podían extirparse con facilidad. En las últimas dos décadas el reconocimiento de la importancia del menisco y el desarrollo de técnicas artroscópicas ha mejorado la conservación meniscal y la respuesta al proceso de reparación, la sutura.

“Nuestro conocimiento de la estructura del menisco y a su función articular ha llevado a considerar en la actualidad una estructura vital para la conservación del cartílago articular y en consecuencia de la funcionalidad de la rodilla, su destrucción conllevara especialmente en los jóvenes la aparición de artrosis por menicectomía lo que debemos intentar impedir siempre que las características de las lesiones nos lo permitan”, explica el Dr. Ripoll y de Prado.

No hace tantos años al menisco se le consideraba un resto embrionario sin valor alguno en la función articular, en consecuencia, se procedía a su extirpación de forma sistemática. Hoy en día, siempre que sea posible, se opta por reparar y conservar los meniscos. (Foto: Getty)
No hace tantos años al menisco se le consideraba un resto embrionario sin valor alguno en la función articular, en consecuencia, se procedía a su extirpación de forma sistemática. Hoy en día, siempre que sea posible, se opta por reparar y conservar los meniscos. (Foto: Getty)

Cuándo se recomienda la sutura

La reparación meniscal está recomendada en pacientes jóvenes con rodillas estables o susceptibles de ser estabilizadas y con ejes articulares normales. “Siempre que las lesiones lo permitan y especialmente en pacientes jóvenes debemos de proceder a la sutura de las lesiones”, apunta el Dr. Ripoll y Prado.

Esta técnica permite conservar el menisco íntegro y tiene mejor resultados a largo plazo. Por ello será siempre la primera opción a valorar.

La otra solución (meniscectomía parcial) consiste en extirpar el menisco ante una rotura. Desde hace años se desaconseja la extirpación total del menisco porque mutila la rodilla, produce una incongruencia de las superficies articulares y facilita el desarrollo de la artrosis compartimental de la rodilla. Ambos procedimientos se realizan por técnicas artroscópicas con anestesia local o raquídea, y en muchos casos pueden abandonar el hospital el mismo día de la intervención o a la mañana siguiente.

Por eso, los traumatólogos insisten en que ante una rotura meniscal siempre que se pueda se debe valorar la sutura del menisco porque “este tratamiento ayudará al paciente a prevenir una artrosis de rodilla o una más acelerada degeneración de los cartílago”.

Más historias que pueden interesarte:

Por qué es tan importante que un esguince se cure bien

Ni artrosis ni tendinitis, el motivo por el que no puedes mover el hombro es que está 'congelado'