Anna Bosch aprovecha un vídeo de Afganistán para denunciar la deriva de los informativos en España

·6 min de lectura

Por Lucas Ferreira.- La televisión no es solo lo que vemos. Tiene tanta o más importancia lo que está al otro lado de la cámara. Desde hace tiempo la actualidad informativa es algo parecido a un gran hermano en el que podemos seguir lo que está sucediendo en tiempo real, pero esto es posible gracias tanto a los avances tecnológicos como a equipos como el que representa Clarissa Ward, la corresponsal de la CNN que está retransmitiendo con unos directos impecables (de los que ya os hemos hablado aquí) cómo los talibanes están implantando su poder, normas y control sobre la ciudad de Kabul, al igual que en el resto del país. 

Ahora bien, ¿quién trabaja junto a Clarissa? Es evidente que tiene que haber, al menos, un cámara. Pero dejemos de suponer, la respuesta la dio Anna Bosch, prestigiosa periodista de TVE especializada en asuntos internacionales, que a lo largo de su carrera ha sido corresponsal en Moscú, Washington o Londres y ha cubierto acontecimientos como el hundimiento del submarino Kursk en Rusia (2000) o las elecciones norteamericanas en las que resultaron ganadores Barack Obama (2008), Donald Trump (2016) y Joe Biden (2020).

Como buena informadora que es, Bosch está siguiendo la actualidad afgana y Clarissa Ward es uno de sus referentes. Ayer mismo alababa en Twitter su trabajo contrastándolo con “los del "picadito" y a otra cosa”, refiriéndose así a aquellos editores y redactores jefes que recurren sistemáticamente a material de agencias o de las redes sociales con el único objetivo, no de hace periodismo, sino de cubrir minutos de contenido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero hoy ha ampliado aquella crítica contrastando los medios con los que cuenta su colega norteamericana con lo que puede tener ella como corresponsal de TVE o los que ha de costearse un profesional freelance en España.

Los datos sobre el equipo de la CNN los expuso previamente en esta red social Lluís Miquel Hurtado, corresponsal en Oriente Medio del diario El Mundo y la cadena Ser. Tres guardaespaldas (contando con equipos GPS), dos fixers (personas que se encargan de cuantas gestiones hagan falta, son quienes conocen cómo funciona el terreno local y su idioma), dos vehículos con conductor, dos cámaras y un productor. Es decir, un total de 10 personas (con la consiguiente dotación técnica y presupuestaria), además de la persona a la que estamos viendo, en este caso Clarissa Ward.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Frente a esto, lo que ha expuesto Anna Bosch: que la norma en TVE es que el equipo, incluido el reportero, sean dos. En casos extraordinarios pueden llegar a ser hasta cinco, sumando al denominado fixer. Los periodistas que trabajan por su cuenta y riesgo, unas veces por encargo, otras sin saber si la pieza que están elaborando será adquirida por algún medio, llevan únicamente un fixer y, según su capacidad presupuestaria, un fotógrafo o cámara. Si no, realizan esta labor ellos mismos con cámara fija cuando han de hablar ante ella. Una situación muy inferior, casi precaria podríamos decir, que no solo dificulta la labor periodística, sino que puede llegar a poner en riesgo la vida de los profesionales de la información en situaciones tan delicadas como las que se viven en un conflicto o una situación armada.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En respuesta a Lluís Miquel, Anna Bosch dejaba clara su opinión final lo que revelaba esta comparación: “Está todo inventado, pero en España especialmente, los responsables de medios pretenden jugar en una liga para la que no están dispuestos a invertir”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y no es la primera vez que Anna Bosch se muestra crítica en Twitter con TVE. Esta vez ha opinado sobre los medios técnicos y humanos con que cuentan sus empleados en escenarios que se suponen de especial dificultad a la par que de máximo interés informativo, pero hace un año lo hizo sobre las decisiones editoriales de sus superiores.

El caso práctico que expuso fue una pieza que realizó en noviembre de 2016 sobre el apoyo público que una institución prestigiosa daba a Donald Trump, entonces candidato a la presidencia de EE.UU. Según ella, el jefe de internacional decidió que no se emitía en el Telediario, como estaba previsto, “porque era muy contra Trump.” El aludido, Álvaro López de Goicoechea (también un profesional de la casa con una sólida y reconocida trayectoria), le respondió en la red social acusándola de falta de objetividad, “optaste por contar un sólo punto de vista y eso en RTVE es injustificable”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Aquella diatriba quedó ahí, como suponemos que sucederá con lo comentado hoy, pero nos ayuda a entender la trastienda de una profesión y una misión, la del periodismo, que es mucho más compleja de lo que creemos.

Las palabras de Anna Bosch, lamentablemente, reflejan la triste realidad presupuestaria del valor de la información en España en cuanto a corresponsalías in situ. Muy diferente a la que invierten medios como CNN, con una inversión que queda evidenciada claramente en la gran labor que Clarissa está haciendo a diario. Y la diferencia la nota el espectador, como reflejan los aplausos y elogios que inundan las redes ante el trabajo de la jefa de la corresponsalía internacional de CNN y la ausencia de este tipo de coberturas en los informativos de España.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente