Andreu Martín: "Ahora quería escribir la historia del Paral·lel"

Barcelona, 19 ene (EFE).- El escritor Andreu Martín sitúa su nueva novela, "La cuarta chica por la izquierda", en la Barcelona de la Primera Guerra Mundial, una ciudad en ebullición urbanística, con espías de varias nacionalidades y espectáculos nocturnos, un relato con el que ha querido "escribir la historia del Paral·lel".

Acompañado por el editor Ilya Pérdigo, el veterano autor barcelonés ha explicado este jueves que su nuevo título puede ser visto como de espionaje, pero "también se ha convertido en una novela sobre lo que ahora se denomina el 'fake'".

En una ciudad en la que corría un espía francés, bautizado como Caramba, en un país en el que también se encontraba la francesa Marthe Richard o Joseph Crozier, conocido como Fregoli por su habilidad en disfrazarse y transformarse, y en el que el alemán Wilhelm Canaris se hacía pasar por el uruguayo Rojas, Martín ha tratado de "poner en cuestión la verdad y la realidad".

Publicada en castellano por Alrevés y en catalán por Crims.cat, en "La cuarta chica por la izquierda" el lector conocerá al joven Amadeu, un muchacho de pueblo que llega a la gran ciudad para buscar a una bailarina con la que su padre vivió una extraña aventura.

El novelista ha rememorado que ya había escrito anteriormente obras en las que aparece la calle barcelonesa del Paral·lel, con sus teatros y salas de espectáculos, y ahora le suma una trama de espionaje en los años de la Primera Guerra Mundial, "una época muy especial, de mucho espionaje y riqueza", en una España neutral.

Entiende que ha jugado "con los conceptos de ambigüedad y paradoja" y que sea el lector quien piense "si es posible o no todo lo que se cuenta, que sea el lector quien se quede con lo que quiera".

En este ambiente de farsa, también muestra a algún que otro patrono que explotaba obreros y se enriquecía y a otro, relacionado con los astilleros barceloneses, que se "empobrece porque sus barcos son hundidos en el Mediterráneo por los alemanes y se encuentra en quiebra".

Sin embargo, al mismo tiempo, cuenta "sobre este personaje paradójico que se enriquecía, por otro lado, gracias a las aseguradoras. Entonces, ¿se estaba enriqueciendo o se estaba empobreciendo? ¿Qué es verdad, qué es mentira?", se ha preguntado.

En cierta forma, Andreu Martín identifica este tiempo pretérito "con el mundo actual, en el que no sabemos si las verdades que nos llegan son verdad, donde todo es relativo".

Ha vuelto a insistir en que, por toda la documentación que ha podido consultar y también por el libro de Jaume Passarell, "Bohemis, pistolers, anarquistes i altres ninots", "es un hecho histórico que barcos alemanes hundían barcos de aquí que trabajaban para los aliados, pero también es verdad que sus propietarios cobraban luego el dinero de los seguros".

A la vez, ha deslizado que hay constancia de que "el servicio secreto alemán financiaba al movimiento obrero anarquista para que atentara contra empresas que trabajaban para los aliados, lo que explicaría el pistolerismo exagerado que hubo en Barcelona y que no se dio en otros lugares de España".

La novela, con un personaje central que es la enigmática "cuarta chica por la izquierda", se mueve en dos planos diferentes, uno muy centrado en el Paral·lel y su Moulin Rouge, y otro que tiene que ver con el faro de Ixent, con un "final apoteósico".

(c) Agencia EFE