Andrés Velencoso y Martiño Rivas: confidencias sobre trabajo, amor y familia

andres velencoso y martiño rivas elle
Andrés Velencoso y Martiño Rivas en ELLERafa Gallar

Además de lo que salta (y alegra) a la vista, nuestros protagonistas tienen mucho en común. Los Beatles y Julio Iglesias sonaban en los viajes de carretera de Martiño Rivas (Vimianzo, La Coruña, 1985) y su Renault 5, y también en los largos trayectos que hacía Andrés Velencoso (Tossa de Mar, Gerona, 1978) en familia hasta Benatae, en Jaén, y que inauguraban cada verano. Ambos crecieron en pequeñas localidades al norte del país: el primero en la Costa da Morte; el segundo en la Costa Brava. Y de esos años los dos guardan lo más importante: el recuerdo del primer paso de una vocación. El azar les llevó a estar en el lugar adecuado en el momento preciso. Martiño descubrió la interpretación a los 13, cuando formó parte del reparto de 'Mareas vivas', una serie gallega mítica de finales de los 90 en la que trabajó con Luis Tosar y Luis Zahera, entre otros. Después llegaron 'El internado', la nominación al Premio Goya al Mejor Actor Revelación por 'Los girasoles ciegos' y el éxito de 'Las chicas del cable'. Andrés se embarcó en el mundo del modelaje por casualidad, en un afán de cruzar fronteras y descubrirse a sí mismo. Primero fueron los catálogos y los anuncios, pero pronto llegaron las pasarelas internacionales y, con el tiempo, la interpretación, con proyectos como 'Velvet Colección' o 'Élite'. Y lo que empezó como una aventura se convirtió en una forma de vida: «Yo asociaba el trabajo a algo tedioso, para poder pagar las facturas, y descubrí que te lo podías pasar muy bien», admite Martiño. Los dos hombres, que hoy se encuentran para estrenar 'Nacho', una serie biográfica del actor porno Nacho Vidal (11 de diciembre en Lionsgate+), siguen poniendo en valor al niño que llevan dentro. Comparten escenas, confidencias y una patria: la familia, ese lugar al que siempre vuelven.

Adelantadnos, ¿qué vamos a ver en 'Nacho'?

Martiño Rivas: El relato de una historia vertiginosa. Una montaña rusa. Nacho Vidal vive al borde de la navaja. Su universo es verdaderamente genuino, atípico y extraño, y está habitado por personajes estrafalarios. Es una serie que viaja de lo local a lo universal. El periplo de un personaje, un antihéroe, al que la vida pega muchos meneos, pero que tiene la capacidad de caer y levantarse, caer y levantarse... una y otra vez.

Andrés Velencoso: De alguna manera, esta serie busca concienciar sobre lo que es el porno, que no es real, y sobre que en el sexo no todo vale. En el porno se pacta antes lo que se va a hacer. Lo que vemos es ficción, nada es de verdad, y el sexo no es así. Creo que esto va a ayudar a abrir los ojos un poquito al espectador.

andres velencoso y martiño rivas elle
Andrés, con camisa de Ooto y pantalón de Giorgio Armani. Martiño, con camisa de Emporio Armani. Rafa Gallar

Además, la serie está escrita por mujeres.

Martiño: Para mí, eso contribuye siempre a reflejar una realidad mucho más compleja y también a que el relato que se va tejiendo esté más pegado a la verdad.

¿Este trabajo os ha ayudado a eliminar prejuicios?

Martiño: No ha cambiado mucho mi visión, pero sí me ha hecho ser consciente de la dificultad del negocio. Para la mayoría de la gente, o al menos para mí, el acto sexual está ligado a lo afectivo, y ellos consiguen disociar esa parte y convertirlo en algo físico, en algo que no pertenece a la privacidad. Es algo público, una 'performance'.

Andrés: Yo no tenía tantos prejuicios, pero sí que los miras desde un punto de vista diferente. Te preguntas cómo será haber hecho 120 películas porno, cómo la gente los verá, y luego, cómo consiguen salir de esa vida.

¿Qué es lo primero que pensáis cuando os llega la propuesta de participar en una serie sobre Nacho Vidal?

Martiño: La puerta de entrada fue la biografía que escribió David Barba, un periodista que fue la sombra de Nacho Vidal, y que habla de lo que sucede entre bambalinas, lo que pasa detrás del telón. Me parece una vida apasionante, un tío que vive al límite, una persona con muchísima fuerza y carisma al que le atrae el riesgo. Donde hay peligro, allí va. Donde hay adrenalina, allí está él. Pocas veces vas a tener la oportunidad de ponerte unos zapatos de alguien así.

Andrés: Yo tuve un poco de miedo y de reparo, la verdad, y entonces me puse a investigar. Primero pensé "qué morbo", después que él estaba todavía en pleno proceso judicial. Lo que finalmente me atrajo fue el reto de poder dar vida a Tony Roca. Hemos creado un personaje ficticio basado en un personaje real al que hemos dado la vuelta para hacer un antagonista más fuerte. Es un caramelo.

andres velencoso y martiño rivas elle
Martiño lleva cazadora de Polo Ralph Lauren, camiseta de American Vintage y gafas de Ray-Ban. Rafa Gallar

¿Cómo reaccionaron en casa cuando lo contasteis?

Martiño: Mi madre ha dicho que no la va a ver, pero yo creo que sí la verá. Y mi padre no se ha manifestado al respecto.

Andrés: Mis hermanas se quedaron un poco en shock, y mi padre creo que todavía no sabe lo que he hecho; se lo he ido contando a píldoras. Le he dicho que estaba haciendo una serie sobre el porno y él vivió la época del destape, pero creo que tiene muchos prejuicios. Me dice: "A lo mejor triunfa, ¿eh? El porno ahora está de moda" (Risas).

¿Qué crees que te hubiera dicho tu madre?

Andrés: (Suspira). No lo sé, pero me hubiera encantado que hubiera visto todo lo que estoy haciendo. Aunque de todos modos yo creo que lo está viendo y lo está disfrutando.

Martiño, tu infancia está ligada a cinco mujeres, tu madre y tus tías. ¿Cómo te ha 'construido' eso?

Martiño: Ellas son la puerta, la llave, el escudo y la espada de todo lo que representa la estabilidad, el amor y la unión familiar. Son una red de seguridad. Quiero pensar que me han enseñado a querer mejor, a tener una noción de lo que es el aprecio, la fraternidad o el cariño de una manera más saludable.

andres velencoso y martiño rivas elle
Andrés, con esmoquin de Giorgio Armani y camisa de Mirto. Martiño lleva esmoquin de Exigency para El Corte Inglés y camisa de Emporio Armani. Rafa Gallar

En la serie vemos que Nacho Vidal, de alguna manera, está a la sombra de su padre, un hombre de negocios afectado por la crisis. ¿Cómo era la relación con vuestro padre?

Martiño: Muy buena. He tenido mucha suerte, porque mis padres son verdaderamente comprensivos y afectivos. Tengo muy poco que recriminarles, la verdad.

Andrés: No tan buena. Era una persona bastante machacona, aunque ahora nos estamos volviendo a acercar. Él se me hace mayor, pero quiero que siga haciéndose mayor.

Tu madre y tu hermana son quienes te sugirieron entrar en una agencia de modelos. ¿Cómo llega un chico de Tossa de Mar a trabajar y desfilar en Nueva York?

Andrés: Cuando me lo propusieron, al principio, pasé, porque me daba vergüenza, hasta que un día decidí dar el salto. Quería tener un poco de independencia económica. Empecé a hacer algún catálogo, anuncios de televisión y, al año siguiente, ya le dije a mi padre que no me iba a volver a matricular en Turismo, que me iba a coger un año sabático, y me fui a trabajar a Milán, a París y a Nueva York.

Y cuando le cuentas eso, ¿cómo reacciona?

Andrés: Mal, pero yo quería viajar, pasármelo bien.

Martiño, ¿tú también tuviste esa conversación?

Martiño: Realmente, no. Fue poco a poco: "Me ha salido este trabajo...", "me ha salido otro..", "creo que quiero irme a Madrid". Yo no sabía que quería ser actor. Me presenté a un 'casting' de estos multitudinarios abiertos que hacían en un pueblo cerca de donde vivíamos. Buscaban a gente que hablase con gheada y con seseo, que son particularidades lingüísticas de la zona, y me cogieron. Luego, en la universidad, quería dirigir, y por eso me metí en la escuela de teatro, pero nunca con la pretensión de ser actor.

andres velencoso y martiño rivas elle
Andrés lleva ‘blazer’ de Mirto, camisa y ‘jeans’ de Ooto, cinturón de Zara, gafas de Prada y reloj de Omega. Rafa Gallar

¿Cuándo será el momento de verte detrás de las cámaras?

Martiño: No tengo prisa, cuando llegue. Pero me gustaría dirigir teatro, porque la cámara tiene muchas cosas técnicas que desconozco y que me generan bastante incertidumbre.

Andrés, te embarcaste en la aventura de ser modelo para independizarte, conocer mundo y conocerte a ti mismo. "Ser mi propio faro", dijiste. ¿Encontraste lo que buscabas?

Andrés: Lo sigo buscando. Había algo que me impulsaba a viajar, a conocer otras culturas, a salir un poquito quizás de la 'bolsa 'materna, de romperla incluso y desconectarme completamente de la hostelería y de mi padre. Me he ido dejando llevar y he estado en el sitio adecuado en el momento adecuado: primero en la moda y después en la interpretación. Sigo siendo mi propio faro, porque, al final, cuando tienes que tomar decisiones, una luz interior te indica el camino.

Martiño, ¿qué es ser actor para ti? ¿Una pasión, una forma de terapia o un trabajo como cualquier otro?

Martiño: Todo eso. Es un oficio. Una obsesión. Una responsabilidad. Un desafío. Una puerta hacia la incertidumbre, la inestabilidad y el rechazo. Una forma de vida, una manera de ver el mundo. También una comunidad que te acoge y te protege. Una historia a la luz de la hoguera. Un telón que se levanta y descubre un caos organizado.

andres velencoso y martiño rivas elle
Martiño lleva traje de chaqueta de Dustin y bufanda de Emidio Tucci para El Corte Inglés.Rafa Gallar

Nacho Vidal entra en la industria del porno, de alguna manera, por amor, para sacar de la prostitución a su novia, Sara Bernat. ¿Qué haríais vosotros por amor?

Martiño: No tengo ni idea. Ya nos preocuparemos del estado del puente cuando lleguemos al río. Para mí, el amor es afecto, respeto, empatía. Sacrificar algo por el bien común y no pensar en uno mismo, sino en términos de pareja, de equipo, en ser uno. Eso es una muestra de amor.

Andrés: El otro día, leía un 'post' que hablaba del enamoramiento y del amor confluente, que es cuando dos personas realmente quieren estar y pasar tiempo juntas, sin barreras. El amor no es rígido, no es no poder vivir sin el otro, sino hacer cosas por el otro porque te salen.

Martiño, acabas de tener una hija. ¿Qué mundo vamos a dejarle a los que vienen por detrás?

Martiño: Todavía me preocupa el que voy a tener que vivir yo, tal y como están las cosas a día de hoy... Pinta regular.

¿Cuál es tu mayor miedo?

Martiño: Tengo tanto miedo a ser feliz como a no serlo.

andres velencoso y martiño rivas elle
Andrés lleva camisa de Ooto. Martiño, con camisa de Emporio Armani. Rafa Gallar

¿Qué proyectos tenéis entre manos?

Martiño: Tengo pendiente el estreno de 'Fuerza de paz', en Televisión Española, todavía sin fecha.

Andrés: Por un lado, acabo de lanzar Ooto, mi primera línea de ropa junto con Cortefiel, inspirada en la estética mediterránea. Todas sus prendas contienen materiales reciclados o se han realizado mediante procesos de fabricación sostenible. Teníamos claro que tenía que ser así. Cuando veo el mar y veo la mierda que se le echa a veces, me da mucha pena. Además, desde hace mucho tiempo tengo un 'hobby', que es la fotografía, pero se ha visto muy poco, aunque ya he dado el salto y he publicado alguna cosa. Así que creo que es el momento de exponer, porque para mí es otra manera de comunicar. n