Andrés y Harry, muy diferenciados del resto de la familia real

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Este 12 de septiembre, el rey Carlos III junto a la reina consorte y sus hermanos viajaban hasta Escocia para participar en el cortejo fúnebre que conducía el féretro con los restos de Isabel II. Todos se han dirigido hacia la Catedral de St. Giles, en Edimburgo para oficiar una misa y tras ese servicio religioso, los Reyes ha regresado al Palacio, donde recibirán al presidente del parlamento escocés.

En el acompañamiento al féretro, hemos podido observar algún que otro detalle. Camila Parker-Bowles, la reina consorte, pudo ser captada inclinando su cabeza en señal de respeto cuando el féretro de Isabel II llegó a la catedral de St. Giles. El gesto de la actual monarca era devastador, al igual que el del resto de los familiares. Otro de las curiosidades que se han podido ver es que el príncipe Andrés no iba vestido con atuendo militar como el resto de sus hermanos. Ante los escándalos sobre el Caso Epstein, la reina Isabel II le retiraba sus honores militares y el título de alteza.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

No es el único, y es que el príncipe Harry también tiene las mismas condiciones que su tío Andrés. En los actos que están programados para homenajear a la reina Isabel II, el marido de Meghan Markle no acudirá con las vestimentas oficiales que sí llevan el resto de los miembros reales.

La muerte de la reina Isabel II ha supuesto un duro golpe para la sociedad británica y en concreto para el príncipe Harry. El ex duque de Sussex le dedicaba una carta muy emotiva a su abuela demostrando la buenísima relación que tenían, a pesar de todas las polémicas: "Yaya, a la vez que este último viaje nos trae tristeza a todos, estaré siempre agradecido a todos nuestros primeros encuentros -desde los recuerdos de mi más tierna infancia, a mi primer encuentro contigo como mi Comandante-Jefe; desde el momento en que conociste a mi amada esposa, al momento en que abrazaste a tu querido bisnieto", eran algunas de las cariñosas palabras del nieto de Isabel II.