1 / 15

La anciana japonesa que conquista el social media

Kimiko Nishimoto es una anciana japonesa de 90 años. Su avanzada edad no es un impedimento para disfrutar de su vida a tope y de las nuevas tecnologías.

Anciana de 90 años triunfa en redes sociales

Kimiko Nishimoto es una anciana japonesa de 90 años. Su avanzada edad no es un impedimento para disfrutar de su vida a tope y de las nuevas tecnologías. Así, Kimiko se ha convertido en una auténtica influencer sin ser una milenial.

Mientras las niñas de 20 años posan sacando culo y poniendo morritos, Kimiko lo pasa en grande volando, disfrazada de conejo o sobre una escoba de bruja ancestral.

Ella misma controla su cuenta de Instagram y edita las fotografías que se toma para convertirlas en pura magia. Esa magia de su especial vejez ha conquistado a miles de seguidores que la han hecho famosa mucho más allá de las fronteras de su país y, de hecho, siendo de un pequeño pueblo, el pasado año Kimiko viajó a Tokio para un homenaje.

A dicho evento acudieron muchos de sus fans y fue un auténtico éxito. Su muestra fotográfica arrasó y ahora, a los 90, repite la hazaña con fotos todavía más cuidadas y divertidas. ¿A quién no le gustaría tener una abuela como Kimiko? o, mejor aún, ¡llegar a los 90 con tanta vitalidad y creatividad!

Imágenes vía Instagram

Kimiko Nishimoto es una anciana japonesa de 90 años. Su avanzada edad no es un impedimento para disfrutar de su vida a tope y de las nuevas tecnologías.

Así, Kimiko se ha convertido en una auténtica influencer sin ser una milenial…

Mientras las niñas de 20 años posan sacando culo y poniendo morritos, Kimiko lo pasa en grande volando, disfrazada de conejo, siendo atropellada o sobre una escoba de bruja ancestral.


Ella misma controla su cuenta de Instagram y edita las fotografías que se toma para convertirlas en pura magia.



Esa magia de su especial vejez ha conquistado a miles de seguidores que la han hecho famosa mucho más allá de las fronteras de su país y, de hecho, siendo de un pequeño pueblo, el pasado año Kimiko viajó a Tokio para un homenaje.


A dicho evento acudieron muchos de sus fans y fue un auténtico éxito. Su muestra fotográfica arrasó.