'Anatomía de un escándalo temporada 2': ¿Cuándo se estrena el siguiente caso de esta antología?

·4 min de lectura
Photo credit: Ana Cristina
Photo credit: Ana Cristina

Anatomía de un escándalo va a tener temporada 2, solo que no como te esperas. Lo más lógico es que pienses que la serie continúe con el caso que implica al primer ministro británico Tom Southern (Geoffrey Streatfeild) y a James Whitehouse (Rupert Friend, a quien ya le hemos visto el colmillo antes de que aterrice como el Gran Inquisidor, villano entre los villanos, en la serie de Star Wars Obi-Wan Kenobi), pero esa historia, si te has fijado bien, ya está cerrada y no tiene mucho recorrido, básicamente porque lo único que haría sería insistir en la misma idea: el privilegio de una cierta clase social con una cierta proporción de melanina en la piel. Y seguiría con personajes a los que ya ha exprimido bastante. Bueno, estaría la excepción del jefe de prensa Chris Clarke (Joshua McGuire), claramente el MVP de la serie. El final de Anatomía de un escándalo ni es un cliffhanger, ni es un final abierto: el nuevo caso va a acabar con la carrera política del primer ministro por el mero hecho de que el caso salga a la luz y va a terminar por dilapidar a Whitehouse, que, al final, se libra de las acusaciones de violación. Anatomía de un escándalo es una antología en la que cada temporada va a contar un nuevo caso al mismo estilo que la serie de Amazon Prime Video A very British Scandal. Esta temporada de Anatomía de un escándalo, con Westminster de por medio, ha transcurrido en Gran Bretaña, pero la siguiente o siguientes temporadas en esta antología no tienen por qué quedarse en la Vieja Albión: el nexo común va a ser únicamente los juicios de valor que llevan a evaluaciones erróneas de otros seres humanos, y la relación entre poder y control. Como tampoco tienen que seguir los casos de Kate Woodcroft (Michelle Dockery). Eso sería ir en contra de la naturaleza propia de las antologías. Que no te confunda esa escena con Kate sonriendo porque no tiene nada que ver con una segunda temporada.

Photo credit: Ana Cristina Blumenkron
Photo credit: Ana Cristina Blumenkron

A Kate le ocurre lo mismo que al personaje de Olivia (Naomi Scott): es un elemento meramente circunstancial en la trama de la serie. Si hubiera sido una serie sobre violaciones o sobre un violador sometido a juicio, sí habría tenido más peso, pero aquí están al servicio de la exposición de una larga vida de privilegios. Y en la medida en que tiene su propio arco en el que llega a aceptar a la persona que fue y recupera a Holly, a quien había enterrado en su memoria, el personaje queda fuera de juego para una temporada 2. El problema de seguir con los casos de Kate, al margen de que no tiene sentido, es que daría lugar a un tipo de serie diferente: una telenovela de abogados y esto no es ni la La ley de Los Ángeles, el primer gran éxito de David E. Kelley, co-creador de Anatomía de un escándalo, ni Ally McBeal y tampoco ha tenido nunca visos de ser Boston Legal.

Tampoco va a tener que ver la temporada 2 con la última novela de Sarah Vaughan, autora del libro Anatomía de un escándalo original que Netflix ha adaptado (religiosamente, por cierto) a televisión. Aunque Reputación tiene todo lo necesario para formar parte de la antología que propone Netflix, se va a desarrollar como serie propia e independiente de la temporada 2 de Anatomía de un escándalo en la misma plataforma de streaming. Reputación cuenta la historia de una política estadounidense que se implica emocional y profesionalmente en el caso de acoso escolar a su hija y en el suicidio de una compañera de clase. Decide poner todos sus esfuerzos en trabajar en una nueva ley que proteja a los menores del abuso escolar... hasta que un hombre aparece muerto en su casa y ella está presuntamente involucrada en la muerte... Hay juicio de por medio, cosas que no son lo que parecen, personajes con una doble vida... pero no van a ir los tiros por ahí. Otra cosa es que se adaptara otra de las novelas de Vaughan, Pequeños desastres, que aunque no tiene políticos de por medio, también trata sobre los erróneos juicios de valor (y, por supuesto, hay escándalo): una pediatra se plantea con quién ha estado tratando durante su vida cuando una amiga se presenta en Urgencias con su bebé con heridas que no puede explicar y con un relato que no tiene sentido. En el fondo la serie puede tirar por cualquier sitio.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente