Analizamos a Dulceida, la influencer que lucha por la visibilidad LGTB+ en redes

·3 min de lectura
Photo credit: Edward Berthelot - Getty Images
Photo credit: Edward Berthelot - Getty Images

Si 'googleas' ‘Dulceida’, el buscador arrojará respuestas predictivas como ‘quién es’, ‘boda’, ‘edad’, ‘youtube’ o ‘novia’. Queda claro que la vida privada de esta joven importa. Otra prueba de ello son los más de tres millones de seguidores que suma solamente en Instagram, plataforma donde reina en el podio de los ‘influencers’ nacionales. Y tú, seguro que alguna vez la has tenido en tu ‘timeline’ (de lo contrario, habrás vivido en una cueva o sin Internet los últimos años). Si no es así, no te agobies, hoy hacemos un repaso por sus obras y milagros ‘online’.

Su nombre real es Aida Domènech, una mujer que nació hace 32 años en Barcelona, creció y se convirtió en una excelente creadora de contenido, título que releva a golpe de eufemismo la manida profesión de bloguera. Hoy su trabajo va más allá de escribir y posar para un blog, aunque ciertamente estos fueron sus inicios allá por 2009, cuando los ‘posteos’ y los seguidores no estaban profesionalizados en España. Fue en parte gracias a ella que esto acabara sucediendo años después en redes como Instagram.

El imperio de Dulceida, imparable incluso fuera de Instagram

Según ella misma asegura, el 80% del contenido que aparece en su cuenta de Instagram —principal fuente de ingreso actual para su gremio— no es remunerado. El 20 % restante sí es abiertamente publicitario, aunque se niega a decir cuánto gana por cada post (en Internet la cifra ronda los 6.000 euros por publicación). Más allá de la publi, su ‘business’ se expande hasta la moda, donde tiene su propia marca, DulceidaShop; las innumerables colaboraciones que lleva a cabo con firmas asequibles, e incluso un festival de música que organizó durante varias ediciones llamado Dulceweekend. Todo un éxito, por si te lo preguntas.

Aparte de sus ingresos, los cuales pueden resultar estratosféricos para cualquier hijo de vecino, una de las labores que más fomenta en las redes sociales es la de inclusión y visibilidad de la comunidad LGTB+, de la que forma abiertamente parte como persona cis bisexual. De hecho, su sonada boda con Alba Paul en el año 2016 fue precisamente uno de sus hitos de popularidad en Internet, aunque en octubre de 2021, Dulceida confirmó su ruptura con Alba. Además, hay que destacar en este punto su salida del armario a través de YouTube, donde comenzó también a despuntar en septiembre de 2015. Hoy, casi siete años después, su perfil brilla por su naturalidad y actitud cercana con sus fans que se interesan en su día a día y ven en ella un referente a seguir. No por menos fue nombrada en los COSMO Awards de 2019 como ‘Self-made woman’.

Ahora, Dulceida se ha sumergido en nuevo proyecto profesional: grabar su primer ‘reality’ para la plataforma Prime Video, donde nos mostrará a fondo quién es realmente Aida Domènech más allá de lo que publica en Instagram. Y no te la puedes perder porque, además, ¡podrás ver la redacción de COSMOPOLITAN desde dentro! Nuestra directora, Cecilia Múzquiz, interviene en la producción hablando de la ‘influencer’, que lleva varios años colaborando de forma asidua con la revista.

El estilo de Dulceida

Sin duda, la creadora de contenidos cuenta con un estilo propio y muy característico, aunque desde que lanzó su blog hace más de 13 años, la evolución es evidente. Los ‘looks’ de estilo ‘boho’ (seguro que los recuerdas: sombrero fedora, 'shorts' con botas ‘cowboy’, tops de crochet... todo muy festivalero) han dado paso a estilismos más sofisticados en los que las ‘blazers’, los ‘taconazos’ y los accesorios de lujo se convierten en los protagonistas. La ‘instagramer’ sabe combinar con maestría prendas ‘fast fashion’ (lo confesamos: nosotras también nos hicimos con su ideal vestido de crochet de Shein) con ‘lookazos’ de diseñadores nacionales, como su ya mencionado estilismo para ‘El hormiguero 3.0’, e internacionales. Sin embargo, nunca ha abandona sus señas de identidad: su pelazo, la famosa ‘dulceraya’ o esos detalles ‘boho’ que le caracterizan (lo último: unas gafas de sol de Bershka que son pura tendencia).

Después de este repaso, lo que sí tenemos claro es que queda Dulceida para rato, y nosotras felices.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente