El destape de Juego de Tronos, la serie que abrió la veda a los desnudos en series

El próximo 14 de abril Juego de Tronos se encamina hacia el final de su historia con el estreno de su octava y última temporada. Atrás queda casi una década en la que se han protagonizado las mejores escenas de sexo en la pequeña pantalla. Con su destape, la aclamada serie de HBO ha superado con creces los estándares de morbo y sensualidad a los que estábamos acostumbrados en la televisión y ha marcado una nueva tendencia que, con toda probabilidad, recogerán las producciones venideras.

(©HBO)

La violencia, la muerte y el sexo son los tres pilares en los que se ha cimentado la ficción basada en la colección de novelas de George R.R. Martin con la aprobación lógica de la cadena estadounidense que se ha convertido en una de las pioneras del destape televisivo. Basta recordar cómo a finales de los noventa, con series como Los Soprano o Sexo en Nueva York, empezaron a mostrarse los primeros pechos y torsos.

Durante sus siete temporadas emitidas, Juego de Tronos ha recreado escenas con sexo explícito, pero también ha jugado con la tensión sexual entre los personajes, como aquella intensa conversación entre Yara Greyjoy y Ellaria Sand que derivó en un beso tan cargado de lascivia que daba pie a que los espectadores dieran rienda suelta a su imaginación.

(©HBO)

Tanto el destape como las escenas de sexo en Juego de Tronos ha evolucionado a medida que han avanzado las temporadas, aunque el guion siempre ha respetado la condición de sus personajes como fue el caso de Robb Stark y Talisa, asesinados en la recordada Boda Roja, cuyo revolcón en la trama fue adecuado al de la pareja más romántica y clásica de esta historia. O Missandei con Gusano Gris y su pura relación debido a la brutal historia de su mutilación que hay detrás del segundo.

(©HBO)

En Juego de Tronos tampoco han faltado las orgías, ambientadas especialmente en los prostíbulos de Desembarco del Rey donde las rameras siempre están dispuestas a mostrar sus senos. Nos encontramos además ante una ficción abierta de mente en cuanto a la variedad de escenas de sexo se refiere ya que al menos Loras Tyrell se han declarado abiertamente homosexual protagonizando un par de secuencias muy sugerentes.

Por su parte, Theon Greyjoy y Ramsey Bolton han sido los máximos exponentes del sexo duro en la serie, quienes han llevado este aspecto a su máxima expresión. El ejemplo más fehaciente lo encontramos en Sansa Stark cuando descubre que a su nuevo marido le gusta torturarla durante los actos sexuales por el simple placer de ser testigo de su sufrimiento. Otro prueba se halla en Daenerys Targaryen que fue violada en su noche de bodas por Khal Drogo.

(©HBO)

En este sentido, determinados desnudos y escenas de sexo están justificados porque han sido utilizados como metáforas del poderío y dominación en medio de los conflictos bélicos. En otras palabras, importa más lo que significa la escena en cuestión que lo que realmente estamos apreciando, aquello que tanto revuelo ha causado. Y es que las escenas de alto contenido sexual, en muchas ocasiones, han sido objeto de críticas. De hecho, recuerdo especialmente la polémica que orbitaba en torno a los primeros desnudos cuando miles de internautas consideraban innecesarios tanto destape femenino.

CAMPAÑA #FRETHEPENIS

Aunque en la serie de David Benioff y D.B. Weiss el destape y las escenas de sexo se han sucedido desde el primer capítulo, con el paso de los años, Juego de Tronos ha abrazado una mayor castidad. Lo importante es que esta ficción medieval no ha perdido su esencia por mostrar menos cuerpos desnudos.

Emilia Clarke, al igual que Natalie Dormer y Sibel Kekilli, ha sido una de las culpables de este cambio de táctica cuando dijo basta y las cámaras acabaron recogiendo un pene en primer plano como búsqueda de igualdad. Así, la serie liberó los atributos masculinos gracias a la campaña #FreeThePenis en la que se exigía que los hombres tuvieran más desnudos frontales y mostraran tanta carne como las mujeres.

Esta campaña se traduce en que la evolución del destape en la serie ha traído consigo una mayor igualdad, es decir, se ha representado el desnudo de hombres y mujeres a partes iguales.

LA DIFICULTAD DEL DESTAPE Y LAS ESCENAS SEXUALES

Precisamente la actriz Emilia Clarke ha protagonizado numerosas escenas de desnudos a lo largo de toda la serie. Seguro que recuerdas cuando se metió en una hoguera y salió como Dios la trajo al mundo con la piel intacta y acompañada de tres dragones, convertida en una verdadera líder. O la última y gran escena de sexo de la séptima temporada que protagonizó junto a Jon Snow y que tanto ha dado que hablar. Los personajes, que todavía desconocen que son tía y sobrino, protagonizan una escena muy cuidada, a media luz, en una cama donde se lució especialmente el trasero de Kit Harington.

(©HBO)

Sin embargo, este tipo de escenas le han resultado más bien desagradables y ha tenido que soportar numerosas críticas desde el lanzamiento de Juego de Tronos en 2011. La actriz que interpreta a Daenerys Targaryen, no obstante, acabó reconociendo en la revista Elle que una de sus escenas más íntimas sí que le pareció brillante. El instante en cuestión, en el que la madre de dragones le pide a Daario que se quite toda su ropa mientras ella lo observa, forma parte del séptimo episodio de la cuarta temporada, un momento compartido con el personaje interpretado por Michiel Huisman. “Realmente fui a los creadores de la serie y les di las gracias por ello. Pensé: ¡Esa es una escena que había estado esperando! Porque he recibido muchas críticas por haber hecho escenas de desnudo y sexo. Eso, en sí mismo, es muy antifeminista. Mujeres odiando a otras mujeres es el problema. Eso es molesto, así que es maravilloso tener una escena donde podía decir: ¡Ahí tienes!”.

No es la primera vez que Emilia Clarke defendió los desnudos y el sexo en Juego de Tronos. En otra entrevista para la revista Harper’s Bazaar la actriz reconoció que “estoy empezando a molestarme mucho sobre este tema porque ahora la gente dice: Oh sí, las páginas de porno se vinieron abajo cuando Juego de Tronos volvió”. Tal y como recalca la intérprete “hay muchas series centradas en el hecho real de la reproducción. La gente tiene sexo por placer, es parte de la vida.

Otra de las actrices que se mostró en su día contraria a los continuos desnudos fue Lena Headey. Su personaje, Cersei Lannister, anduvo sin ropa entre los ciudadanos de Desembarco del Rey como símbolo de humillación en el último capítulo de la quinta temporada. Lo que no todos los fans conocen es que la actriz utilizó una doble de cuerpo, Rebecca Van Cleave. Por ello, en una entrevista con Entertainment Weekly se defendió de todos aquellos espectadores que la criticaron por no mostrar sus atributos reales en la escena conocida como Paseo de la Vergüenza. “Algunas personas pensaron que era menos actriz porque no enseñe las tetas. He hecho desnudos. Para hacer mi trabajo, me permito ser vulnerable. No conozco otra forma de hacer mi trabajo. Las cosas me afectan. Y la idea de estar desnuda durante tres días y tratar de aguantar de esa forma, creo que me hubiera hecho sentir muy mal.

(©HBO)

A su favor diré que las escenas de sexo ya no serán las mismas en las series de HBO. El gigante de entretenimiento quiere que, en plena oleada de denuncias de abusos en el universo audiovisual, las secuencias sexuales de sus producciones sean más seguras y para ello ha contratado a coordinadores de la intimidad. Es el caso de Alicia Rodis que trabaja en The Deuce para conseguir que la actriz Emily Mead se sienta cómoda rodando las escenas íntimas de esta serie creada por David Simon. Así, la intérprete ha recibido una almohadilla para sus rodillas y también un spray bucal para una escena de sexo oral.

Aunque Juego de Tronos no llega a tiempo para valorar esta iniciativa sí que hay otras producciones como Crashing, Watchmen y Euphoria que contarán con la figura de coordinador de la intimidad. Quién sabe si esta medida puede llegar a las ficciones españolas donde cada vez son más frecuentes las escenas sexuales explícitas o los desnudos de los protagonistas de la trama. Lo que es obvio es que, gracias a la nueva figura presente en los sets de rodaje, se podría mediar de antemano para que se respete la intimidad de las personas involucradas en las escenas que el público más mira con lupa.

MÁS DESTAPE EN JUEGO DE TRONOS

La popular serie de HBO se ha caracterizado por el gran número de desnudos de sus personajes desde sus inicios y considero que las escenas eróticas de Juego de Tronos siguen cautivando y deberían formar parte de la octava y última temporada que está a punto de estrenarse.

Las tramas subidas de tono han enganchado a los espectadores desde aquel primer capítulo en el que los hermanos mellizos Jaime y Cersei cometían un incesto en lo alto de una torre y Brank Stark sufre en primera persona las consecuencias de presenciar inocentemente la escena sexual. Yo creo que es hora de reivindicar todos aquellos traseros y senos que han hecho mejor la serie y que han posibilitado que las tramas avancen con naturalidad.

Para seguir leyendo:
Refresquemos la memoria: todo lo que debes recordar de la temporada 7 de Juego de Tronos
Estos son los personajes más queridos de Juego de Tronos… ¿estás de acuerdo?

Imágenes: ©HBO