Anabel Pantoja y su crítica a ‘Sálvame’ es en realidad un favor encubierto

·4 min de lectura
MADRID, ESPAÑA - 29 DE JULIO: Anabel Pantoja sale de un edificio el 29 de julio de 2022 en Madrid, España. (Foto de José Ramón Hernando/Europa Press vía Getty Images)
MADRID, ESPAÑA - 29 DE JULIO: Anabel Pantoja sale de un edificio el 29 de julio de 2022 en Madrid, España. (Foto de José Ramón Hernando/Europa Press vía Getty Images)

La relación de Anabel Pantoja y Sálvame es como la de cualquier matrimonio del cine o de la televisión de esos que están condenados a entenderse. El uno carga contra el otro cuando están juntos, y también cuando han separado sus caminos, pero en el fondo, se necesitan y se complementan. De hecho, cuando se declaran pequeñas guerras ambos resultan ganadores, porque consiguen lo que desean, que es llamar la atención y que la gente escuche su película. O al menos, esa es mi conclusión tras leer la última entrevista de Anabel para la revista Lecturas y cómo se ha tratado la misma en el programa de Jorge Javier Vázquez. Porque todo ha sido tan redondo que más que una crítica parecía que estaba haciendo un favor a Sálvame.

Mi madre ha sufrido mucho, en Sálvame, se han portado muy mal con ella”, ha sido una de las cosas que la influencer ha explicado en la publicación. Del mismo modo, afea a los que eran sus compañeros todo lo que han insinuado sobre su padre y la relación que existe actualmente entre ambos. Y por si fuera poco, asegura que se niega a volver al programa. “Me llevan los demonios, me entran ganas de aparecer allí y pegar tiros”, dice sobre el programa producido por La Fábrica de la Tele.

Anabel echó así la gasolina, y puso una cerilla en manos de Jorge Javier Vázquez para que en la tarde de este 21 de septiembre todo pudiera arder en el plató. Ella sabía que haciendo semejantes declaraciones iba a recibir palos hasta en el carnet de identidad, pero seguro que consideraba que le merecía la pena. Y así fue. Sálvame dedicó buena parte de su tiempo a hablar de la sobrina de Isabel Pantoja, para criticar su actitud en el programa.

Había quien sentía una fuerte decepción, como María Patiño, quien cree que Anabel está adoptando un papel de víctima que no le favorece. Otros, como Rafa Mora, desmentían a la que fue su compañera. Por ejemplo, en lo referido al tema de la madre, Merchi. Según el que un día fue tronista de Mujeres y hombres y viceversa, a la madre de Anabel se le ha tratado “entre algodones”. “Estamos en Sálvame. No faltamos el respeto a nadie, pero sí buscamos que se suba al palito o entre al trapo; pero no se le ha descalificado”, valoraba el estudiante de periodismo.

Rafa Mora en la 'Sálvame Fashion Week' (Mediaset)
Rafa Mora en la 'Sálvame Fashion Week' (Mediaset)

Así pues, con su entrevista, Anabel ha hecho un favor al programa, le ha cubierto la escaleta de contenidos y debates de una forma la mar de sencilla. Y seguro que son palabras que seguirán coleando en los próximos días, son demasiado jugosas como para no exprimirlas en más de una ocasión.

De momento, Anabel no va a volver a Sálvame; según su relato, nadie le ha llamado para reincorporarse al magacín de corazón, pero ella misma ni siquiera se plantea ese regreso. Por eso, ni piensa en regresar, porque “no se vé ahí”. “Tengo otros pensamientos que no tienen nada que ver con nada televisivo”, asegura.

Como espectador, tengo más dudas que la famosa canción de Los Panchos sobre que Anabel cierre la puerta de Sálvame para siempre, del mismo modo que no me creo que el programa no piense volver a llamar a la sevillana para que colabore. Porque esta historia ya la hemos vivido antes; sin ir más lejos, hace justo un año.

En octubre de 2021 Anabel Pantoja se dio el sí quiero con Omar Sánchez, su todavía marido, y entonces decidía abandonar la televisión. Y en enero de ese mismo año volvíamos a verla en su silla de Sálvame, porque en pocos meses su vida había cambiado de forma radical, se había separado y quiso volver al medio.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Poco después, en febrero, se cabreó muchísimo en directo por cómo estaban tratando algunos temas suyos personales y dijo que se iría de Sálvame por bien de su salud mental “Hasta aquí. Yo no voy a venir aquí a justificarme toda la vida. Ya no quiero trabajar aquí más”, aseguraba un día, y al siguiente aparecía pidiendo perdón por su salida de tono y actuar como una “niña pequeña, una caprichosa”.

Así pues, será cuestión de tiempo que el programa y la influencer acerquen posturas. Ni Anabel va a disparar a los que eran sus compañeros, ni el programa va a darle más quebraderos de cabeza de los necesarios. Como hemos dicho, se complementan y se necesitan, se usan mutuamente y se hacen favores retroalimentando sus contenidos y sus exclusivas. En el fondo, resulta una jugada maestra, de lo más redonda.

Más historias que podrían interesarte: