Ana Rosa Quintana hace balance de su vida personal y profesional

Por Rosa Villacastín. Fotos: Fernando Roi. Ayudante: Idoia Vitas
Photo credit: Fernando Roi

From Diez Minutos

Ana Rosa Quintana está de aniversario, ya que hace 15 años que aterrizó en la cadena de Fuencarral, donde ha batido todos los récords de audiencia de la mañana, convirtiéndose en uno de los rostros más queridos y respetados de la televisión. Un medio que no piensa abandonar porque en el plató se siente como en su casa, donde acude cada mañana con la misma ilusión de sus primeros años frente a una cámara.

Para charlar de lo divino y lo humano, especialmente de lo que ha supuesto esta experiencia para ella, tanto a nivel profesional como personal, quedamos a comer en el chino del hotel Palace madrileño.

Ana, se cumplen quince años de tu llegada a Telecinco.
Parece que fue ayer… Ocurre como con la vida, porque a partir de los 40 todo va muy rápido, al contrario de cuando eres más joven, por eso digo que no hay que tener prisa, que hay que disfrutar de todos los buenos momentos que nos ofrece la vida.

¿Cómo recuerdas aquel primer día en Mediaset?
Con nervios, estaba aterrada porque pensaba que la experiencia podía irme fatal, ya que hacía dos meses que había tenido a mis niños, se había ido Teresa Campos a Antena 3 TV, a quien sustituyó Carolina Ferre, que estaba haciendo unas audiencias extraordinarias.

No te fue nada mal.
Recuerdo que hicimos una porra y yo, que soy optimista por naturaleza, para animar al equipo aposté por un 15% de audiencia.

Sigues siendo líder.
Cuando llevas tantos años en la tele o en la radio, empezar algo nuevo es como montar en bicicleta, se trata de pedalear a buen ritmo. Te diría más: paso más tiempo en el plató que en el sofá de mi casa.

Photo credit: Fernando Roi

¿Cuál es tu secreto para mantenerte en lo más alto?
Es fundamental hacer un buen equipo, no tener miedo de estar con los mejores, no intervenir en la progresión de los compañeros y, por supuesto, que la gente esté contenta, bien pagada, valorada y que se sientan parte de una familia, porque este es un trabajo que exige estar muchas horas, con mucho estrés, aunque también nos divertimos mucho.

¿Qué es lo importante en tu día a día?
Dejar hacer a las personas que trabajan contigo porque si lo dan todo, a mí me va a ir mejor. Al final, lo importante es trabajar en lo que te gusta y sentirte valorada como persona y profesional. Y algo que para mí es importante: no estar rodeada de palmeros.

¿Y eso cómo se consigue?
Rodeándote de gente con criterio que sabe cuándo tiene que decirte: por ahí no vas bien. Influye que cuando yo llegué a Telecinco, venía de una etapa que nos había ido muy bien con 'Extra Rosa', y después en 'Sabor a ti'. Sabía lo que era tener mucho éxito y tener un fracaso, y que te vaya bien económicamente y que de repente te quedes sin trabajo. Todas esas experiencias te hacen madurar.

¿Has manejado la posibilidad de dejarlo todo?
En los momentos de agotamiento sí, pero sé que no lo haré porque entre mis planes no está jubilarme para irme a casa a no hacer nada, salvo que me vea obligada a hacerlo por causa mayor.

¿Qué te ha marcado más: los éxitos o los fracasos?
El fracaso te enseña pero es muy duro, y del éxito, si lo sabes administrar y eres consciente de que todo es temporal, también aprendes.

¿De qué exclusiva te sientes más orgullosa?
La que nos dio el primer día de programa Ramona Maneiro, sobre Ramón Sampedro, generó mucho debate. O los famosos mensajes de Puigdemont a Toni Comín, diciendo que todo había terminado. Periodísticamente fue un bombazo.

¿Alguna que te planteaste dejar en el cajón?
Un vídeo de El Chicle reconstruyendo la muerte de Diana Quer. No lo dimos porque podría haber alterado el juicio.

Photo credit: Fernando Roi

¿Cómo ha cambiado la sociedad española en estos años?
Ahora los ciudadanos reclaman más información, más actualidad, porque con la llegada de las redes sociales todo es inmediato. Aunque, curiosamente, con los medios convencionales son más exigentes que con los nuevos.

¿En qué campos hemos avanzado más?
Somos más europeos, aunque en cuanto al papel de las mujeres, la diferencia de cómo éramos hace quince años y cómo somos ahora, es abismal. Se nota mucho en las empresas de nuevas tecnologías, donde hay muchas más mujeres. Por eso es importante seguir avanzando.

¿Qué techos de cristal quedan por romper?
Tener una presidenta de Gobierno sería muy positivo, y llegar a la paridad de verdad en los consejos de administración de las grandes empresas, y en los foros donde se decide la vida de los ciudadanos.

Ninguna sociedad avanzada puede permitirse que más de mil mujeres hayan sido asesinadas.
En febrero hemos alcanzado la cifra más alta de la historia, lo que demuestra que algo no estamos haciendo bien, y que sólo con lo penal, no avanzamos. Lo preocupante es que cada vez son más jóvenes quienes matan a sus parejas, por eso creo que hay que dotar económicamente a las mujeres que sufren malos tratos para sacarlas de su entorno y para que puedan empezar una nueva vida. No se hace porque es muy costoso.

¿Estamos retrocediendo?
Me preocupa que las jóvenes piensen que cuando un chico es celoso es porque las quieren más, o que si les miran el móvil, es para protegerlas. Educarles en la igualdad deben hacerlo los profesores y los padres. En casa hay que machacarles para que no reproduzcan ese tipo de comportamientos.

Muchos hombres luchan a favor de la mujer.
Porque lo han visto en sus casas: son mayoría los que tienen un buen comportamiento. Quizá habría que ahondar más para saber por qué algunos se comportan de determinada manera, si es porque están frustrados, o faltos de expectativas, yo no sé la razón, pero creo que la educación es fundamental.

Temas cómo el de Plácido Domingo, no ayudan.
Esto ocurre porque se creen que están por encima del bien y del mal. Si se sabe ahora es porque las mujeres tenemos muy claro que somos la mitad de la población y que tenemos que apoyarnos. Debemos ser más activas para acabar con estas prácticas.

Photo credit: Fernando Roi

¿Les falta talla de estadistas?
No lo sé, pero deberían acordarse de que en la Transición todos se pusieron como objetivo principal el bien general, y para conseguirlo todos tuvieron que ceder. La diferencia es que los políticos de la Transición eran gente con profesiones brillantes, también obreros, todos con experiencia y ahora hay demasiados profesionales de la política.

¿Desvirtúa la realidad que en televisión prime el espectáculo?
No lo creo, damos información, y creo que es bueno que se hable de política y que se haga desde todas las ideologías para acercar la política a la gente. Cada uno somos responsables de cómo damos la información y es mejor que los ciudadanos se informen por los medios profesionales que por las redes.

¿Hay diferencia entre cómo educaste a Álvaro y a Juan y Jaime?
Yo creo que no, porque ahora hago la misma vida profesional y familiar que cuando Álvaro era pequeño. No he cambiado, sigo trabajando mucho, y haciendo la vida más o menos igual. A los hijos hay que respetarles mucho, hablar con ellos, hacerles sentir que la familia es muy importante y que cuando las cosas se ponen cuesta arriba al final quien siempre está ahí es tu familia.


¿Cómo has conseguido que Álvaro no aparezca en prensa por ser hijo de...?
Yo nunca he involucrado a mi familia en mi vida profesional y tampoco Álvaro lo ha querido, porque sus aficiones y su vida profesional han ido por otra parte. Yo nunca he llevado a mis hijos a un estreno ni a la tele ni han aparecido en las revistas. No estoy en contra de quienes lo hacen, me parece fenomenal, pero creo que mis hijos deben de seguir su camino y cuando tengan capacidad de pensar, los dos pequeños, que decidan lo que quieren hacer.

Pese a tu fortuna vives en la misma casa donde vivías antes de conocer a Juan.
Vivo en esa casa desde que hacíamos “Extra Rosa”. Para mí el lujo es tener una casa que te guste, donde la familia se relacione, conviva. Yo no quiero complicaciones, bastante tengo ya profesionalmente. No quiero tener una mansión con piscina, no quiero tener ni piscina. Me importan otras cosas.

¿Cómo qué?
Soy más emprendedora, más de arriesgar, hacer algún tipo de inversión o de negocio, cosas que no tienen nada que ver con el periodismo, pero que me interesan. Yo tengo una mentalidad más de empresaria, donde ganas o pierdes.

No parece que hayas perdido mucho.
A veces sí, no creas.


Photo credit: Fernando Roi

¿Qué te atrajo de Juan el día que le conociste en la Feria de Sevilla?
Estábamos juntas las dos. Yo creo que estábamos predestinados porque yo no iba a ir a Sevilla, después decidimos ir a trabajar, tampoco pensaba ir a la Feria, después fui; bueno, yo creo que esas cosas no surgen de un día para otro.

Fue un flechazo en toda regla.
Pues sí, imagínate, desde 1998 hasta ahora. Yo no estaba en esa actitud de buscar ni de encontrar a nadie, esas cosas surgen cuando menos te lo esperas, así es la vida.

¿Qué te aporta emocionalmente?
Mucha seguridad, mucha estabilidad, es un padre excepcional, una persona maravillosa, muy inteligente.


Sois muy diferentes.
Pero eso está muy bien, qué necesidad hay de que seamos iguales. Nos respetamos mucho y nos complementamos mucho también, porque ambos tenemos muy buen carácter y los mismos intereses, que son nuestra familia.

¿Hay que dejar espacio para que fluyan las buenas vibraciones?
El éxito de la pareja es que se quieran, lo demás da igual.

¿Los hijos unen?
En mi caso, la familia une mucho, la mía y la suya también. Los dos somos muy familiares, de padres, hermanos, porque son el pilar de nuestra vida.

En este tiempo falleció tu madre, a quien estabas muy unida.
Las hemos perdido las dos. Me acuerdo cada día de ella: mi padre fue fundamental en mi vida, lo recuerdo como si le estuviera viendo ahora mismo. Hemos sido una familia muy unida y muy feliz. Y como mi madre vivió muchos años viuda, hemos estado muy cerca de ella. Era muy alegre, muy lista, moderna, murió con 88, y con una idea muy clara de lo que había que hacer y lo que no. Te hacía muy fácil la vida.

¿Qué recuerdo guardas de tu padre?
Murió joven, un mes antes de cumplir los 65, y yo con treinta y tantos, y en ese tiempo yo era más de mi padre; después, al morir, se cambiaron las tornas y nos convertimos en protectores de mi madre.

Tienes a la tía Isa y a Enrique, tu hermano.
Es mi único hermano y nos adoramos. Y a la tía Isa igual, está fenomenal, para nosotros es como una madre.

Cuando haces un balance de tu vida, ¿qué piensas?
Me considero una afortunada, porque al final lo único importante es que la gente que quieres esté bien y que tengamos salud. Las otras cosas que te ocurren en la vida hay que ir superándolas y luchar por ellas.

Entrevista realizada en la Suite Real del Hotel Westin Palace. Plaza de las Cortes, 7, Madrid.

Breves respuestas a grandes preguntas

¿Qué haces para estar en forma?
Desayuno bien, como saludable: verdura, ensalada, pescado, y ceno una crema de verduras o un consomé.

¿Y con la ropa que no utilizas?
No me compro mucha, sólo lo justo, no me gusta acumular.

¿Qué no falta en tu armario?
Zapatos de tacón, deportivas, botines, vaqueros, una camisa blanca y un vestido o conjunto negro.

Mi foto favorita

Photo credit: Fernando Roi

"Esta foto fue portada de la revista AR en 2011 y es muy especial para mí, porque la hicimos cuando Antonio Banderas cumplió 50".

¿Quién es Ana Rosa Quintana?

Photo credit: Fernando Roi

Nacimiento. Madrid el 12 de enero de 1956.

Trayectoria. Estudió Periodismo. Empezó a trabajar en RNE y, posteriormente, en Radio Intercontinental. En TVE presentó junto con Alberto Delgado la edición nocturna del Informativo. Tras casarse con el periodista Alfonso Rojo, se fueron a Nueva York: ella, como corresponsal de la Cope y de la revista 'Tiempo'. Un año después de tener a su hijo Álvaro, la pareja se divorcia y Ana Rosa vuelve a España a conducir Las tardes de RCE. Pasó después por Radio 80 y Antena 3 Radio. En Antena 3 TV copresenta con Rosa Villacastín 'Extra Rosa'. Ya en solitario, presenta 'Sabor a ti', hasta que ficha por Telecinco, donde se hace cargo de las mañanas. Con su hermano Enrique montó la productora Cuarzo Producciones. Con el grupo Hachette Filipacchi saca su revista, 'AR'. Ha ganado el TP de Oro como Mejor Presentadora en cuatro ediciones; Ondas a Mejor presentadora; Micrófono de Oro y Garbanzo de plata, entre otros.

Familia. En 2004 se casa con Juan Muñoz, con el que tiene a los mellizos, Juan y Jaime.

Photo credit: Fernando Roi