Ana Obregón revela el problema de salud que marcó su adolescencia

Alegre, espontánea y optimista por naturaleza, así es Ana Obregón. Sin embargo, tras esa mujer imparable a la que nada le borra la sonrisa se encuentra alguien que ha tenido que convivir con muchas adversidades. La artista ha tenido que hacer frentes a complicadas situaciones desde pequeña, cuando su salud se debilitó tal y como revelaba por primera vez en Lazos de sangre, programa que el pasado jueves hacía un repaso por su vida.

 

ana-tve

Durante la emisión de este espacio, la madrileña se sinceraba ante todos los espectadores dando detalles del capítulo que marcó su infancia. "Siempre era la que tenía más imaginación, pero creo que empezó a los 13 años, que me puse malita y, entonces, me imaginaba cosas porque estaba muy mal. Llegó un momento que no pude ir al cole, era un tumor", decía.

Ana recuerda que aquella enfermedad le produjo, además, algunos complejos. "Empecé a adelgazar mucho, me veía horrible, era el patito feo y no me desarrollaba porque estaba mala. Un día llegué al colegio y habían puesto que estaba plana como una rana. Entonces le dije a mi madre que me comprara un sujetador y me lo rellenaba de algodón. Tenía complejos de todo, por eso soy una empollona. No hacía más que estudiar, si no soy guapa por fuera, pues, al menos, por dentro", recordaba ahora con gran sentido del humor.

 

portada-obregon1

El camino de Obregón ha tenido rosas pero también muchas espinas que, sin embargo, no han cambiado ese carácter vitalista y arrollador que la define. Como muestra de ello, el optimismo con el que hablaba el pasado mes de octubre en exclusiva para ¡HOLA! de la enfermedad de su hijo, Álex, nacido durante su relación con Alessandro Lequio. Un relato que ahora ha vuelto a recordar en la cadena pública. "Llevaba tiempo encontrándose mal, le llevé al hospital y vieron que tenía un tumor. En ese momento se te cae la vida, se te cae el cielo encima, se te para el tiempo y todo se te hace oscuro, pero mi derrumbe duró solo unas horas. No hay que hacer victimismo ni drama sobre el drama", aseguraba.