Ana Obregón da la cara por Alessandro Lequio tras las acusaciones de Rocío Carrasco

Diezminutos.es
·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Ana Obregón y Alessandro Lequio han hecho gala de seguir manteniendo una excelente relación. De hecho, se han convertido en el mejor apoyo el uno para el otro en su lucha por superar el fallecimiento de su hijo Aless. Por este motivo, la actriz no ha dudado en salir en defensa de su ex pareja tras escuchar las declaraciones que hizo Rocío Carrasco en su entrevista en directo y donde atacaba duramente al colaborador. Unas palabras a las que la presentadora no ha tardado en responder con una contundente publicación en sus redes sociales con las que envía un 'zasca' a la hija de Rocío Jurado.

Todo surgió después de que Rocío Carrasco escuchase todo lo que Alessandro Lequio había dicho sobre ella. El colaborador siempre ha reconocido en 'El Programa de Ana Rosa' que sigue sin comprender la actitud que la hija de Rocío Jurado ha tenido con sus hijos. Unas palabras a las que ella respondió de manera contundente. "Creo que Lequio no ha entendido nada de lo que he contado. Debe ser que él es bastante parecido a a Antonio David y, claro, perro no come perro", sentenció.

Photo credit: Instagram
Photo credit: Instagram

Ahora, Ana Obregón ha compartido un 'storie' donde deja claro lo buen padre que ha sido Alessandro Lequio con su hijo. "Que buen padre has sido y eres… Aless te adoraba", ha escrito junto a una fotografía de su ex pareja con su hijo. Unas palabras con las que deja claro que el colaborador siempre se ha comportado de una manera excelente con sus hijos, demostrando ser un buen padre. Unas declaraciones que podrían ir dedicadas directamente a Rocío Carrasco y el distanciamiento que mantiene con su hija, Rocío Flores.

La actriz siempre ha confesado que Alessandro Lequio ha sido un gran apoyo para ella en sus momentos más duros. De hecho, en una entrevista que ha concedido recientemente a 'Vanity Fair' ha confesado que el colaborador sigue acudiendo a su casa una vez a la semana para comer con ella. Un ritual que siguen manteniendo para poder superar y distraerse juntos tras la gran pérdida que han sufrido con el fallecimiento de su hijo.