Ana María Aldón podría separarse para entrar en un 'jardín' todavía peor

MADRID, SPAIN - SEPTEMBER 02: Ana María Aldón entering a restaurant after her meeting with Jose Ortega Cano, on September 2, 2022, in Madrid, Spain. (Photo By Jose Velasco/Europa Press via Getty Images)
Su propia hija ha dejado a Ana María Aldón a los pies de los caballos (Photo By Jose Velasco/Europa Press via Getty Images)

Gema Aldón desveló los entresijos de la relación entre su madre, Ana María Aldón y José Ortega Cano a golpe de talonario en la silla del ‘Deluxe. El titular de la noche sería que el matrimonio ya habría iniciado mediante sus abogados esos trámites para el divorcio según apuntó el polígrafo de Conchita al decir que Gema mentía cuando negó tener constancia de ello.

Gema habló alto y claro pidiendo que su madre se separara del torero porque no le gusta como se la trata en la familia y ella misma ha dicho a la prensa que está deseando que su madre se separe y se vaya a vivir con ella y con su hermano menor.

Sin embargo la guinda del pastel de la noche llegó cuando el polígrafo determinó que Gema Aldón sería conocedora de una “nueva ilusión” de Ana María Aldón y sí, hablamos de un hombre. Desde ‘La Razón’ recogen algunos detalle sobre este presunto amor que desvelaron en ‘Sálvame’.

“Un testigo cercano a este misterioso hombre asegura a José Antonio Avilés que ambos llevarían más de dos años viéndose en secreto. “Él es empresario. Se compró un piso en la playa donde veranean Aldón y Ortega Cano, son vecinos”.

Según el citado medio, el afortunado responde a las iniciales M.V (que me encanta esto de las iniciales como en ‘El Tomate’ cuando llamaban a Isabel Pantoja I.P). Pero lo peor no es que sea vecino de su marido sino que, además, sería un hombre casado.

El digital recoge: “Ana María lleva un tiempo con un hombre casado, y cuando estuvo en El Rocío, en el paso de las yeguas, estaba en casa de este hombre. Fue tan descarado todo que la mujer de este, que acaba de ser madre, tuvo una enorme bronca con él... Los vecinos lo saben”.

De ser cierta esta información el giro dramático a la historia de los Ortega-Aldón es de lo más inesperado. Hasta ahora habíamos visto a una mujer harta de ser el segundo plato, harta de sentirse desplazada y atacada por Ortega y Gloria Camila, cansada de vivir a la sombra del recuerdo de Rocío Jurado.

Ahora, en cambio, tendríamos delante a una mujer que se habría enamorado estando casada de otra persona que también lo está. Quizá este sentimiento que recogen los medios hubiera sido el detonante del divorcio a voces que todavía no acaba de confirmarse por parte de sus protagonistas.

La historia cambia, ¿no? Si esto fuese verdad se entendería algo más el tremendo cabreo de Ortega Cano con la prensa y con el mundo en general y el hecho de que cuando entra por teléfono a algún medio está más preocupado por defender su propia figura que la de su todavía esposa.

Lo irónico de todo esto es que haya salido a relucir a la luz pública gracias a Gema, la propia hija de Ana. Si ella era conocedora de este supuesto amorío de su madre, ¿por qué iba a sentarse en el polígrafo sabiendo que iba a ser desvelado?

Rizando el rizo, sería la estrategia ideal para que el matrimonio se dinamitara del todo y Ana pudiera ser libre y, de paso, el hombre casado sintiera la presión de dar ese paso al frente y formalizar una posible relación con ella dejando a su esposa atrás.

Quizá es ponerse demasiado 'conspiranoica' pero, de verdad, no comprendo qué gana (además de dinero) Gema Aldón poniendo a su madre a los pies de los caballos cuando, hasta ahora, estaba saliendo bien parada de toda esta polémica familiar que arrastran hace meses.

Desde luego, como bien dice Núria Marín “si por fin da el paso de separarse de Ortega Cano que es el hombre con quien se casó, para irse con un hombre casado que acaba de ser padre, no me parece una situación mejor, qué quieres que te diga” y es que, visto lo visto, más vale malo conocido que bueno por conocer.

Te puede interesar...