Ana María Aldón se desmorona al pensar en su hijo

Por Diezminutos.es
Photo credit: Telecinco

From Diez Minutos

  • Ana María confiesa que le cuesta recordar la cara de su hijo José María.
  • No es la primera vez que la diseñadora se derrumba al pensar en los suyos, ya le pasó con Ortega Cano.


Las semanas en Cayos Cochinos van pasando, las condiciones son cada vez más duras y esto comienza a pasar factura al ánimo de los supervivientes. Por eso, hay veces que un pequeño incidente puede desencadenar toda una tormenta emocional. Precisamente, esto es lo que le ha pasado a una de las nominadas de la semana, Ana María Aldón que, tras recibir el ataque de un cangrejo, no podía evitar derrumbarse emocionalmente al pensar en José María, el hijo que tiene con Ortega Cano. La concursante terminó llorando y confesando entre lágrimas que le costaba recordar la cara de su pequeño.

Photo credit: Telecinco

El bajón anímico de Ana María comenzaba cuando, mientras preparaba la comida, un cangrejo le atrapó con fuerza el dedo con una pinza y no lo soltaba. La superviviente gritó de dolor y sus compañeros fueron a socorrerla liberándola con esfuerzo. El ataque del crustáceo no fue grave pero sí sus consecuencias emocionales. Ana María comienza a pensar en su hijo pequeño. “Creéis que se acordará de mí , preguntó a sus compañeros.


Photo credit: Telecinco

La diseñadora, que podría tener que abandonar 'Supervivientes' a causa de una cita judicial en España, no podía parar de llorar desconsolada mientras Fani trataba de tranquilizarla y darle fuerzas argumentando que su hijo tenía que verla fuerte en Honduras. “Si te ve bien, él también lo estará, le animaba su compañera. Pero las palabras de la ex concursante de 'La Isla de las Tentaciones' no terminaban de consolar a la mujer del diestro.

Ana María Aldón se derrumba del todo pensando en cómo estaría su niño ante su ausencia. Entre lágrimas confiesa a Fani que una de las cosas que más le perturba es que trataba de recordar la cara de su pequeño José María pero le costaba mucho porque tenía “una imagen borrosa" del niño que, hacía unas semanas, cumplía los siete años.