Ana María Aldón aclara si ha hablado con su marido: "No voy a ser hipócrita"

·2 min de lectura
Photo credit: Instagram
Photo credit: Instagram

Ana María Aldón y José Ortega Cano hacen vidas separadas. Así lo ha confirmado la propia Ana María en el programa de 'Ya es verano' donde colabora estos meses y al que ha concedido una segunda entrevista para comentar las novedades en la disputa familiar. Y mientras el ex torero parece que quiere acercar posturas hablando con su familia en busca del topo, una reunión que podría haberle traído más problemas que soluciones; su mujer ha confesado que su relación está actualmente en 'stand by' que ha calificado de "cordial" puesto que apenas comparten momentos juntos aunque sí que han convivido en los últimos meses en Costa Ballena. La diseñadora tiene muy claro que esto seguirá así hasta que ambos se sienten a hablar sobre lo que les ocurre y negocien una posible solución. Una conversación para la que la diseñadora tiene un único deseo que también ha confesado al programa.

Photo credit: Instagram
Photo credit: Instagram

Hemos estado conviviendo en la casa con nuestro hijo y otra persona que está en la casa”, ha confesado Ana María en referencia a la trabajadora doméstica que lleva años en la familia. Ante las preguntas de su compañera Verónica Dulanto, la diseñadora ha matizado que, efectivamente, “apenas tenemos contacto. Él se baja a la piscina con el niño o se va con la bicicleta. Hacemos una vida cordial”. Una separación que implica también una diferencia en las habitaciones: "La casa de Costa Ballena tiene tres habitaciones. No dormimos en juntos, lo hacemos en habitaciones separadas. Lo que no voy a ser es una hipócrita y maquillar una cosa que es así", ha añadido.

Asimismo, Ana María es consciente de que están en una situación de crisis aunque ninguno de los dos haya querido poner la palabra sobre la mesa en sus últimas apariciones públicas: “Estamos atravesando esto y lo hacemos de la mejor manera. Hacemos nuestra vida como mejor podemos llevarla y hacerla por el bien de nuestro hijo”.

Para frenarla, la diseñadora sabe que tiene que haber una conversación del matrimonio que ella misma está retrasando hasta que terminen las vacaciones de su hijo en común. Eso sí, en ella, asegura, espera que solo intervengan ellos dos: "espero ser dos y no veinte", ha asegurado en una clara referencia a la familia de su marido, aunque no ha querido aclararlo.