Ana de Armas, eternamente en deuda con Lolita y su hija Elena Furiase

Anna Sanchez
·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - DECEMBER 17:  Actresses Elena Furiase, Blanca Suarez and Ana de Armas attend Private Practice special screening at Capitol Cinema on December 17, 2007 in Madrid, Spain  (Photo by Lalo Yasky/WireImage)  *** Local Caption ***
Ana de Armas empezó muy joven su amistad con la familia Flores (Photo by Lalo Yasky/WireImage)

Hoy en día la actriz Ana de Armas es mundialmente famosa y ha ‘enamorado’ a directores tanto europeos como norteamericanos desde que decidió conquistar el sueño americano.

Sin embargo, Ana es una joven agradecida y no olvida sus raíces ni su pasado. Como ella misma ha admitido, al pasar de ser alguien anónimo a acaparar la atención y halagos de muchos, es sencillo que el ego te nuble, sin embargo la exnovia de Ben Affleck ha sabido mantener los pies en el suelo: “Al principio, me hacía gracia sentirme importante, porque tu ego se acostumbra a ese tipo de atención, pero luego entendí que aquello era un espejismo.”, comentó en una entrevista.

Dicha entrevista fue concedida a ‘Vogue’ y la artista hispanocubana recuerda sus inicios. Desde luego, tiene muy claro quien la ayudó. Ana dejó su Cuba natal con 18 años para viajar a Madrid dado que, al ser sus abuelos españoles, ella tiene la nacionalidad española.

Anita llegó, como se suele decir, con el dinero justo en el bolsillo y una maleta llena de sueños pero en su caso, esto es literal dado que los pesos cubanos con los que vino a nuestro país, le dieron para almorzar unos pocos días así que le tocó vivir en el sofá de una amiga durante meses: “Cogí lo poco que tenía y me vine con ese dinero a Madrid, pero no calculé bien lo que valían aquí mis ahorros”.

Y añade: “Unos cuantos sofás caritativos fueron mi salvación”. Pero, además de sus amigos a los que siempre recuerda con cariño, la salvación económica de De Armas llego con ‘El Internado’ en 2007. Fue allí donde compartió rodaje con Elena Furiase, hija de Lolita, y su amistad se volvió inquebrantable.

Ana se sincera y comparte que: “Después de una infancia en Cuba totalmente distinta, los primeros años en Madrid fueron un impacto que no sé si supe afrontar muy bien. Yo acababa de cumplir la mayoría de edad y no conocía a nadie aquí, pero tuve suerte de que mis compañeros de trabajo se convirtieran en mi familia.”, recuerda refiriéndose a Furiase.

Ana, que nunca había sido famosa, se apoyó en su amiga del alma que ya estaba acostumbrada a ser conocida y reconocida por la calle porque nació en el seno de la familia Flores. Eso para una inexperta Ana de Armas, fue todo un alivio.

“Cuando la serie empezó a tener éxito, no podíamos ni andar por la calle. Elena, que lleva toda la vida acostumbrada a la fama, me llevaba de la mano y sabía sortear mejor que yo una pregunta incómoda o un fotógrafo siguiéndome.”

Pero, además de Elena, su madre, la cantante Lolita, acunó y cuidó a Ana como una más de su familia y eso se lo agradecerá toda su vida: “Lolita fue también una madre para mí. Los días que yo estaba mal, llorando y echando de menos a mis padres en Cuba, nos tirábamos las tres en la cama y me hacían partirme de risa. Creo que sigo en deuda con lo buenas que fueron conmigo”.

Buena muestra de ese agradecimiento es que, a día de hoy, Ana y la familia Flores siguen en constante contacto y, de hecho, al saltar la noticia de su reciente ruptura con Ben Affleck, la prensa ha ido a buscar a Elena Furiase sabiendo que ella tendría información de primera mano.

La hija de Lolita ha dicho que “Ana se encuentra estupendamente” tras el fin de su relación pero, como buena amiga que es, no ha querido entrar en más detalles de la vida personal de la actriz.

Este fuerte lazo de amistad que une a Elena Furiase y a Ana de Armas no ha podido enfriarse ni siquiera con un océano o la fama mundial de por medio y es que cuando una amistad sienta bases sólidas, la distancia es algo que pasa a un segundo plano porque, por encima de todo, prima el sentimiento y en este caso Ana siente un agradecimiento eterno.

Más historias que te pueden interesar

El póster a tamaño real de Ana de Armas termina en la basura de Ben Affleck tras la ruptura

Las consecuencias de la ruptura entre Ben Affleck y Ana de Armas: ella cambia el look... y desaparece de la familia de él en todos los sentidos

La evolución de Ana de Armas a través de sus looks