Ana de Armas cuenta todo sobre su exigente pelea física con Keanu Reeves en 'Ballerina', el spin-off de John Wick

ballerina ana de armas john wick keanu
La pelea de Ana de Armas en el spin-off John WickGetty/Lionsgate

Tras mucho tiempo sin tener ninguna noticia por fin sabemos algo del spinoff de John Wick, 'Ballerina' y las gracias se las tenemos que dar a Ana de Armas. La actriz de 34 años, protagonista de la película, ha contado cómo ha sido una gran secuencia de lucha... contra un tal Keanu Reeves.

Con la imprescindible participación de Keanu Reeves, Lance Reddick, Ian McShane y Angelica Huston con sus respectivos personajes de John Wick, así como Norman Reedus (The Walking Dead) y Gabriel Byrne (Hereditary) como grandes fichajes, la película se centra en la asesina Rooney (Ana de Armas), la conocida como "bailarina asesina" que, naturalmente, se enfrentará a Baba Yaga en persona.

"Llevamos cuatro meses rodando en Praga", reveló la actriz durante su visita al programa The Tonight Show Starring Jimmy Fallon. "Todavía nos queda un mes más. Y estoy sufriendo. Ya sabes, mi cuerpo, mi espalda, me duele todo. Me quejo, me duele, tengo moratones. Bond [película No Time to Die] fue de 15 minutos. Esto es una película entera, otro nivel.

"Pero el otro día, Keanu y yo estábamos ensayando nuestra escena de acrobacias, y este hombre no hacía más que grabar una y otra vez y lanzarme por los aires y hacer cosas muy locas. Y yo estaba como, "no puedo quejarme más". Porque lo está haciendo. Es realmente el mejor".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y es que pese a la impresionante transformación física de Ana de Armas en los últimos años, especialmente para hacer papeles como Marilyn en Blonde o Dani Miranda en The Gray Man, las escenas de acción siempre son difíciles. ¿Cómo consigue estar siempre a tope para las grabaciones? Estas son las 15 cosas que hace Ana de Armas para mantenerse en forma.

Ya en julio de 2022, la actriz reveló cómo luchó para conseguir a Emerald Fennell como guionista en Ballerina. "Era muy importante para mí contratar a una guionista, porque hasta ese momento, cuando me involucré en el proyecto, sólo estaban el director, Len Wiseman, y otro hombre [Shay Hatten]. Y me dije: 'Esto no va a funcionar'", explicaba a Elle. "Así que entrevisté a cinco o seis escritoras. Contratamos a Emerald Fennell, de lo que me sentí muy orgullosa".