Amsterdam ya es Nueva Londres: la capital holandesa se postula como la capital del dinero en la Europa post Brexit

Han sido más de tres años de incertidumbre desde que los británicos decidieran en un referéndum abandonar la Unión Europea. Este 31 de enero se iniciará por fin el Brexit, aunque todavía habrá un periodo de transición que se extenderá hasta el 31 de diciembre de 2020.

El reloj ha empezado a correr y la Unión Europea ya imagina el futuro sin el Reino Unido en ella. En todo este tiempo, distintas ciudades como París, Ámsterdam o Frankfurt han intentado atraer a todas esas empresas que estaban instaladas en Londres y que ahora han optado por trasladar su sede a otras urbes de la UE o abrir nuevas oficinas. Y de momento hay una ganadora clara: la capital de los Países Bajos.

Ámsterdam se está convirtiendo en la nueva Londres de Europa (Getty Creative).

Ante el temor de que se produjera una salida sin acuerdo, el país holandés empezó a moverse muy pronto. Sus bazas eran de sobra conocidas y muy apreciadas por las compañías: estabilidad, un entorno favorable para hacer negocios en inglés, excelentes infraestructuras y una ubicación geográfica privilegiada. El hecho de garantizar seguridad en un periodo en el que la incertidumbre se ha adueñado de todo lo que tiene que ver con el Brexit también ha jugado a favor de Ámsterdam.

Nadie duda de que la salida de los británicos de la UE va a tener consecuencias negativas tanto para el Reino Unido como para la Unión Europea, pero Países Bajos se ha movido rápidamente en esta coyuntura y se ha adelantado a todos sus competidores.

Solo en 2018 la capital holandesa fue capaz de atraer hasta a 153 empresas extranjeras, lo que se traduce en un gran aumento de los empleos (más de 7.000). Esta cifra es importante, pero podría aumentar próximamente. Y es que, tal y como le cuenta el comisionado de la Agencia para la Inversión Extranjera de Holanda a BBC Mundo hay otras 325 compañías que ya han mostrado interés en instalarse en el país.

Sin duda, un gran espaldarazo para que Ámsterdam se convirtiera en una nueva gran ciudad de negocios del continente fue su designación como sede de la Agencia Europea del Medicamento, que había estado en Londres desde su creación. La ciudad se impuso a Barcelona, que también era candidata y consiguió que sus 900 empleados se mudaran allí.

La Agencia Europea del Medicamento ha sido trasladada a Ámsterdam. (AP Photo/Peter Dejong)

Sus rivales

En esta lucha sin cuartel por atraer a las empresas extranjeras, la capital de Países Bajos se ha tenido que enfrentar con dos colosos como Frankfurt o París. La urbe alemana ha triunfado en lo que se refiere al sector bancario y ha sido capaz de seducir a las instituciones financieras. Así, unas 45 compañías se han establecido o han reforzado su presencia en el país en los últimos tiempos.

Por su parte París ha logrado acoger la Autoridad Bancaria Europea, pero no ha tenido tanto éxito a la hora de atraer a las empresas. Se estima que una decena de multinacionales han elegido la capital francesa, una cantidad muy pequeña en comparación con Ámsterdam.

Aún no se conoce el impacto que va a tener el Brexit en la economía de los países, lo que sí parece claro es que Países Bajos ha tomado la delantera. Habrá que esperar para saber qué termina pasando.

Más historias que te pueden interesar: