Amnistía denuncia la "persecución despiadada" de los seguidores de Navalny al año de su arresto

·2 min de lectura
Alexei Navalny, escoltado por un policía, tras ser detenido en el aeropuerto de Sheremetyevo, en Moscú, hace un año.  (Photo: Sergei Bobylev via Getty Images)
Alexei Navalny, escoltado por un policía, tras ser detenido en el aeropuerto de Sheremetyevo, en Moscú, hace un año. (Photo: Sergei Bobylev via Getty Images)

Amnistía Internacional (AI) ha denunciado este lunes que el Kremlin ha desatado una “persecución despiadada” contra las estructuras y seguidores de líder opositor ruso, Alexéi Navalny, que hoy hace un año fue detenido al regresar a Moscú desde Berlín y que desde entonces se encuentra en prisión.

“En los últimos 12 meses la autoridades rusas lanzaron una campaña sin precedente de represión y persecución contra el líder opositor ruso, Alexéi Navalny, encarcelado ilegalmente y sus partidarios, destruyendo lo que quedaba de derecho a la libertad de expresión y asociación”, subraya AI en un comunicado.

En el año transcurrido desde la detención de Navalny en el aeropuerto moscovita de Sheremetiévo, “el político, sus seguidores y las organizaciones rusas de la sociedad civil han sido sometidos al acoso despiadado de las autoridades”, afirmo Marie Struthers, directora de AI para Europa oriental y Asia central. Agregó que decenas de compañeros y partidarios de Navalny han sido llevados a la Justicia con acusaciones falsas y un “número mayor ya se encuentra en prisión”.

“Algunos compañeros de Alexéi Navalny consiguieron huir del país, pero ahora temen que sus familiares en Rusia sean perseguidos y puedan ir a la cárcel. En el año transcurrido desde su detención, la vida de Navalny y la de los activistas políticos vinculado a él se ha convertido en un infierno”, añadió Struthers.

Exigió poner fin de inmediato a la “persecución despiadada desatada por el Kremlin, que está obsesionado con la idea de acallar y enlodar a Alexéi Navalny y sus partidarios”.

Goteo incesante

El pasado viernes, las autoridades rusas incluyeron a los exiliados opositores rusos Leonid Vólkov e Iván Zhdánov, estrechos colaboradores de Navalni, en una lista de personas vinculadas a actividades extremistas y terroristas.

En junio del año pasado la Justicia rusa ilegalizó varias organizaciones creadas por Navalny, a las que declaró extremistas, por los que todos sus integrantes quedaron impedidos de presentarse como candidatos a cualquier tipo de elecciones.

Navalny fue detenido a su regreso de Alemania, donde se recuperó de un intento de aesinato perpetrado en Siberia con una sustancia química de uso militar, y días después fue enviado a prisión, donde cumple una pena de dos y medio por incumplir mientras convalecía las condiciones de su libertad condicional por un antiguo caso penal.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente