La amistad entre Kiko y Gianmarco estalla en mil pedazos en 'El tiempo del descuento'

Por Teleprograma

From Diez Minutos

Un simple bastoncillo tirado en el suelo ha encendido la mecha de la última bomba que ha explotado dentro de la casa de El tiempo del descuento. A pocos días de la final, Kiko y Gianmarco, 'Kimbo' para sus seguidores, han pasado de amigos a enemigos irreconciliables en cuestión de minutos.

Todo comenzó con una prueba en la que los cuatro finalistas debían recorrer la casa metidos dentro de un aro. En el paseo, primero arrasaron con uno de los carteles con los que el italiano hacía campaña pidiendo el voto, que caía al suelo para disgusto de Gianmarco. Después, encontraron en el suelo un bastoncillo de los oídos usado y Kiko acusaba en tono de broma a su amigo de haberlo tirado él. "Reconoce que es tuyo que está grabado", decía el extronista.

Y Gianmarco, poco amigo de las bromas, se hartó: "Tengo que aguantar siempre estas cosas. A vosotros os gusta hacerme enfadar y que pierda la paciencia. Vuestra intención es que la gente lo vea y ya está", decía a Anabel y Kiko. Y se armó la marimorena… "Victimismo conmigo no. Se nota que está aquí la final y hay que hacer méritos", dijo el novio de Sofía Suescun, que empezó a acusar al italiano de demagogo y de seguir una estrategia para hacerse con el maletín de ganador. "Ya que eres real hasta la muerte, demuéstralo", le dijo. Después, a solas con Anabel, dijo lo que de verdad pensaba: que Gianmarco ha sido otro 'mueble', que ha basado su concurso en su relación con Adara y que lo único que le mueve es ganar.

Y mientras él le despellejaba en el jardín, Gianmarco escuchaba la conversación dentro de la casa. Por eso, después le pidió explicaciones.

La 'traición' de su amigo le dolió en el alma al italiano que no pudo evitar romperse y estallar en un mar de lágrimas.

Y mientras todo esto pasaba dentro de la casa, en el exterior, Adara sufría por su novio viendo el drama a través del canal 24horas.

"Tengo el corazón encogido, joder. Quiero estar con él", escribía la madrileña en Twitter mientras prometía abrazarle "hasta que se te cure el corazón".

Pero la relación entre Gianmarco y Kiko dentro de la casa está rota definitivamente y, a tres días de la gran final, el único apoyo dentro de la casa para el italiano ha resultado ser Pol Badía, ya que Anabel Pantoja nada entre dos aguas. Y mientras los espectadores se dedican a buscar la razón del repentino cambio de Kiko, Adara tiene la respuesta. Al parecer, la reciente visita de Estela a la casa ha hecho ver las cosas al de Linares de otra manera.