Los aminoácidos que necesitas para que el pelo crezca rápido y fuerte

·3 min de lectura
Photo credit: Jeremy Moeller - Getty Images
Photo credit: Jeremy Moeller - Getty Images

Tener un pelo sano y fuerte es sinónimo, no solo de estética, sino también de salud. Todos los días tratamos nuestro cabello con técnicas que debilitan su fuerza. Planchas o tenacillas, secador de pelo, peinados como las trenzas que lo pueden romper o excesivos cepillados Sin embargo, también hay otros factores –que no podemos controlar– como la exposición excesiva al sol, que debilita y deteriora la calidad del cabello.

Si bien recurrimos a menudo a mascarillas y productos como los sérums y aceites de pelo que nos ayudan a paliar los efectos que se producen sobre el mismo, también hace falta que conozcamos al milímetro cada uno de los ingredientes que incluyen los mismos. Porque, dependiendo del tratamiento que escojas, puedes estar ayudando o empeorando sus propiedades.

Y si hay un tema de conversación que se repite últimamente entre los expertos en belleza sobre el cuidado de nuestro pelo, ese es el de los aminoácidos. Puede que para ti sea desconocido, pero no te preocupes, porque a partir de ahora los aminoácidos se convertirán en tu aliado indiscutible de belleza. ¿Por qué? Porque entre sus múltiples beneficios destacan que aumentan la humedad del cuero cabelludo, alivian la caspa y aportan fuerza y a tu pelo, haciendo que éste se vuelva más resistente contra los factores externos que lo perjudican.

¿Qué son los aminoácidos? Todo lo que debes saber

Puede que no lo sepas, pero en realidad tu pelo ya tiene aminoácidos y, por tanto, queratina. Como otras proteínas, son los encargados de sintetizar esta queratina y de ayudar al crecimiento del cuerpo, del cabello y de las uñas. Entonces, te preguntarás la razón por la cual estamos hablando de ellos.

¿Qué tipos de aminoácidos existen?

Existen dos tipos de aminoácidos: los esenciales (de los que tu cuerpo ya dispone) y los no esenciales (aquellos que son externos, ingeridos en suplementos o alimentos). Para encontrar el equilibro perfecto y el nivel más adecuado de aminoácidos, lo ideal sería recibir ayuda de ambas partes, es decir, construyendo una dieta completa y equilibrada ademas de una rutina alimentaria que te proporcione apoyo de aminoácidos en tu cuerpo.

Si observas cómo tienes el cabello, puedes conocer también cuál es el estado de tus aminoácidos. Cuando está débil o no crece el centímetro estipulado que debería hacerlo por mes, entonces es probable que tu nivel de aminoácidos sea bajo y que entonces necesites recurrir a la dieta o suplementos que te ayuden a incrementarlo. En lo que respecta a las melenas teñidas o con mechas o las melenas rizadas, éstas son más propensos a tener la cutícula dañada y mucho más abierta que otros, por lo que se debilita y no retiene la humedad en sus poros. Aquí tienes la primera señal de que necesitas más aminoácidos.

¿Cómo actúan sobre el cabello y cuáles son sus resultados?

Los aminoácidos agregan fuerza, como cualquier proteína, a las hebras del mismo y así consiguen reducir su tamaño permitiendo aguantar mejor la humedad ya que se unen a a cutícula y rellenan los huesos. Los resultados: un cabello más sedoso y brillante.