Amigos tras la ruptura: ¿signo de crecimiento personal o angustia añadida?

Experta da las claves para romper (minimizando el daño) y saber cómo actuar después

Si no estás en paz con el pasado no puedes construir un buen presente ni un mejor futuro, así que callarte no es una opción. Romper del modo adecuado te ayudará a superarlo antes y recordar lo bueno de la relación. (Foto: Getty)

¿Lo vuestro no va a llegar a buen puerto y te ves incapaz de cortar? ¿Crees que deberías mantener la amistad sí o sí? Sin duda, éste es uno de los tragos más amargos por los que casi todos vamos a pasar en algún momento de la vida.

Sin embargo, romper con tu pareja de la manera menos dolorosa te ahorrará muchos quebadreros de cabeza y ese sentimiento de culpa tan desagradable. El mejor método para romper con tu pareja es este:

Sé directo y sincero

En estos casos hay que decir siempre la verdad, sin ser cruel. Trata de escoger las palabras adecuadas, evita las mentiras piadosas y no des muchos rodeos. Muéstrate seguro y convincente. Es importante que lo dejes bien claro para que no haya resquicios a malas interpretaciones.

Según explica la psicoterapeuta Rachel Sussman, autora del libro ‘The Breakup Bible‘ (‘La biblia de la ruptura’), no entender lo que ha pasado hace que la ruptura se lleve peor. Para pasar página, necesitamos entender el por qué; al menos así resulta menos penoso salir adelante. Y sí, las explicaciones nunca están de más. Lo normal es que tus argumentos resulten familiares a la otra parte, por poco avispado/avispada que sea, algo se habrá olido. Todos sabemos cuándo no va bien una relación, pero en cualquier caso hay que dar los motivos concretos por los que se corta. Y por cierto, es especialmente importante no culpar a la otra persona de la ruptura, así que utiliza frases como “Esto me molestaba” o “Para mi esto era difícil de llevar”.

Mírale a los ojos y di lo que piensas pero recuerda que no es necesario hacer leña del árbol caído ni culpabilizar al otro. (Foto: Getty)

¡A la cara!

Ni por WhatsApp ni siquiera por videollamada. Al menos ten la decencia de decírselo en persona. Elige un lugar discreto en donde no haya muchas personas como testigo. Aunque sea difícil es importante estar cómodo y relajado. Al hacerlo de este modo, demuestras que esa persona de verdad te importa y merece tu tiempo y esfuerzo. Nada de hacerse el prepotente o el duro, no pasa nada por mostrar que a ti también te duele la separación, y por favor, deja que la otra persona se exprese y muestre sus reacciones.

Y no, no digas que seréis siendo amigos

Este es sin duda uno de los comentarios más desafortunados que se pueden hacer, en serio. Ni tú ni nadie es un premio de consolación. Además el hecho seguir en contacto puede empeorar y alargar el proceso de duelo por el que se pasa tras una ruptura. Así que nada de tender puentes ni forzar las cosas. Deja que sea la otra persona la que decida esta cuestión. Es así de simple, el ‘abandonado’ tiene prioridad a la hora de decidir si quiere cortar por lo sano o seguir manteniendo la relación a otro nivel.

Cortar o no los lazos es una decisión individual que hay que respetar. Pero aquellos que salieron ‘casualmente’, fueron amigos antes, o estuvieron juntos por poco tiempo son buenos candidatos para establecer una amistad. (Foto: Getty)

De todas formas, no es necesario decidirlo en el momento, lo ideal sería darse un tiempo antes de decidir si sigues siendo amigo o no de tu ex. ¿Cuánto? Hasta que ambas partes ya hayan superado la ruptura. Según Sussman es probable que en medio del proceso alguna de las partes quiera hablar o saber algo del otro, pero más allá de ese contacto, a experta considera que llas parejas deben de tomarse al menos tres meses antes de tratar de ser amigos.

Por si te ayuda: un estudio publicado en el año 2000 asegura que la amistad entre ex parejas suele tener cualidades negativas y son mucho menos positivas que aquellas que nace entre personas que nunca han sido pareja.

Además, hay otros efectos secundarios. “Seguir siendo amiga de un ex te impide ver oportunidades de entablar nuevas relaciones”, apunta Sussman. Bien mirado, no conviene empezar una nueva relación diciéndole a tu nueva conquista que tu ex es tu mejor amigo. Suena pelín presuntuoso y un poco amenazante, ¿no crees?

Por otro lado, esa supuesta amistad muchas veces no es tal e impide poner punto y final a la relación romántica, provocando una relación intermitente que puede dura años y que acaba volviéndose aún más tóxica que la relación original.

“Si te mantienes como amigo y el verdadero objetivo es recuperar el amor de esa persona, solo continuarás un drama que no necesitas”, advierte Sussman. Sin embargo, las parejas que permanecen en contacto por las mismas razones, ya sean pragmáticas o sentimentales, tienen más probabilidades de tener una buena amistad.

Si quieres intentarlo recuerda que primero debéis daros un descanso, y que hay unos límites para las ex parejas que inician una amistad:

  • No hablar todos los días.
  • No enviar mensajes de texto todos los días.
  • Cada dos meses se puede quedar a comer o ir a ver una película, pero no un contacto diario y regular.
  • Por encima de todo, se recomienda revaluar constantemente cómo te hace sentir la amistad y ser honesto contigo mismo.

¿Tus rupturas suelen ser amistosas? ¿Podrías ser amigo de tu ex a los tres meses de dejarlo?

También puede interesarte:

La ‘antipopular’ terapia para evitar la ruptura, ¿podrás aguantarlo?

La adicción que rompe parejas

Los amores reñidos (no) son los más queridos

Lo mejor que puedes hacer si te dejan este verano