Cómo hacer nuevos amigos cuando ya eres adulto

Photo credit: Silke Woweries - Getty Images
Photo credit: Silke Woweries - Getty Images

¿Te acuerdas de lo fácil que era hacerse amigo de alguien cuando eras niño? Llegabas a un parque con tus padres, te juntabas con los otros niños que estaban allí y de alguna extraña manera las cosas fluían. Comenzabais a jugar juntos y probablemente ese mismo día comenzarais una amistad que en algunos casos se ha prolongado toda la vida.

Ahora piensa una cosa: ¿cuántos amigos nuevos has hecho en los últimos años? Está claro que hay personas que tienen más facilidad que otras para intimar con desconocidos pero, en general, cuando nos hacemos adultos, el ritmo de creación de nuevas amistades, disminuye.

No es solo culpa de nuestra actitud. El ritmo de vida que llevamos tampoco lo favorece. Tampoco el tener que cambiar de ciudad debido al trabajo o separarse de una pareja con la que compartíamos muchos amigos.

Pero todos necesitamos amigos y más en una época en la que, según muchos estudios, cada vez nos sentimos más solos. Y hacerlos no es imposible. Da igual que estemos en un país del que no conocemos la lengua o en una residencia de ancianos. La doctora Marisa Franco lo sabe muy bien. Hace un tiempo publicó el libro ‘Platonic: How the Science of Attachment Can Help You Make -and Keep- Friends’ en el que cuenta las claves de cómo hacer nuevas amistades y conservarlas.

Les vas a encantar

Lo primero de lo que la doctora habla en su libro es de que tenemos que tener presente una cosa fundamental: vamos a gustarles a los demás. Si tenemos eso en mente, cuando conozcamos a alguien nuevo estaremos más abiertos y tendremos un contacto más cálido, lo que llevará a que la otra persona se sienta bien con nosotros y se abra también.

Según un estudio de la Universidad de Waterloo, las personas que tienen más miedo al rechazo suelen ser también las más rechazadas, debido a que se muestran frías y desconfiadas en sus interacciones.

Todo el mundo necesita amigos

Vivimos en una época en la que todos, o la mayoría de nosotros, nos sentimos un poco solos, y eso que nunca había sido tan fácil comunicarse. Todo el mundo quiere tener más amigos, los está buscando, así que no dudes en dar el primer paso.

Realiza actividades en grupo

Photo credit: SolStock - Getty Images
Photo credit: SolStock - Getty Images

Según la socióloga Rebecca G. Adams, las amistades se producen orgánicamente cuando se realizan interacciones repetidas no planificadas con otras personas y cuando en ellas se muestra una vulnerabilidad compartida.

En la edad adulta, es difícil que se den esas circunstancias, que pasaban continuamente cuando éramos niños. Por lo tanto, tenemos que intentar recrear esas condiciones y unirnos a un grupo de personas que hacen algo en grupo es una forma de hacerlo: un club excursionista, de lectura, unas clases, yoga… Cualquier cosa puede valer.

Supera la evitación encubierta

Existe la posibilidad de que, aunque te hayas unido a un grupo en el que puedes hacer amistades, te muestres un poco ausente o centres tu atención solo en una persona. O peor aún, ¡que te pases el rato mirando el móvil!

Si quieres hacer amigos, tienes que abrirte, hablar con los demás, preguntarles cosas. Para algunas personas puede resultar aterrador, pero todo será más fácil si tienes claro el dato que te decíamos antes: le vas a gustar a todo el mundo.

Sé constante

Según un estudio, la mera presencia, aunque no se intercambie ni una palabra, hace que las personas nos resulten familiares, lo que facilita que se cree un vínculo de amistad.

Con el tiempo, las personas nos gustan más y viceversa.

Genera exclusividad

La amistad se convierte en más probable cuando tenemos experiencias únicas y exclusivas con la otra persona. Esto no quiere decir ir a lugares o restaurantes caros, sino hacerle sentir que las cosas que hacemos con ella, no las hacemos con nadie más.

Diles cuánto te gustan

A veces subestimamos la importancia de decirle a la gente lo que nos gusta y por qué. Aunque pueda parecer demasiado directo, en realidad, es lo que la mayoría de las personas (que solemos ser inseguras) queremos escuchar.

Hay estudios que muestran que las parejas de amigos duran más si muestran afecto el uno por el otro. Este afecto puede expresarse de muchas formas: preguntándoles cómo están, felicitándolos por sus éxitos, contándoles las cosas que te interesan o reconocerles que algo de lo que dijeron te gustó mucho.