Tener amigos activos te hace menos vago por las matemáticas

dos amigos conversan en el gimnasio
Tener amigos activos te hace menos sedentarioBraunS - Getty Images

¿Qué es lo más recomendable para cambiar de estilo de vida e incluir una rutina de actividad física? Los expertos suelen incluir varios pasos clave. El primero es crear un hábito. Es decir, después de aproximadamente tres semanas se habrá convertido en algo habitual para el cuerpo. El segundo consejo suele ser acudir a un preparador adecuado y empezar de manera paulatina. No obstante, existe un tercer pilar que la ciencia ha descubierto que también será de gran ayuda: un amigo moderadamente activo.

La importancia de un compañero con el que mimetizarse, medirse o simplemente apoyarse se ha revelado después de una gran investigación del Departamento de Salud de Estados Unidos. A la hora de promover una vida más activa con ejercicios y deporte se preguntaron por los impulsos, motivaciones y posibles estímulos para lograr convencer a la población. El modelo matemático diseñado por la Universidad de Nueva Jersey que analizó los datos descubrió que entre las factores psicológicos, sociales y físicos surgió la idea de comunidad como un gran apoyo para el nuevo estilo de vida.

Según los datos recogidos especialmente en la Academia Militar de Estados Unidos, cuando las personas reducen sus interacciones sociales tienden a rebajar sus actividades físicas individuales y se hacen más sedentarios. Por el contrario, cuando se juntan con gente más activa, es esta tendencia la que se contagia a más personas.

Según los autores de la investigación, la conexión con otras personas a la hora de hacer esfuerzos es clave más allá de los argumentos racionales. "Nuestro modelo sugiere que centrarse en la población moderadamente activa para mantener su actividad y aumentar sus interacciones con personas sedentarias podría estimular niveles más altos de actividad física general en la población", explican los científicos en el informe publicado en la revista científica PLOS ONE.

dos amigos conversan en el gimnasio
BraunS - Getty Images

Elegir bien al amigo para ir al gimnasio

Según los especialistas, las dinámicas sociales ejercen una influencia positiva en estos aspectos, lo que podría animar a los más sedentarios a aumentar su nivel de actividad física o a practicar más deporte simplemente por su influencia comunitaria. Sin embargo, no vale cualquier amigo para ir al gimnasio. De hecho, a la hora de buscar acompañante sugieren que estos 'amigos' no sean aquellos que son extremadamente activos porque provocan la reacción contraria en la población.

Por último, los autores de la investigación mencionan tres posibles pasos para ayudar a quienes quieren pasar de ser sedentarios a moderadamente activos gracias a las reuniones sociales:

  • Preparar encuentros sociales moderadamente activos, como partidos de voleibol.

  • Actividades como búsquedas del tesoro o carreas de obstáculos de manera moderadamente activa.

  • Encuentros informativos mientras se pasea.