Un amigo de rey Carlos III pierde su trabajo tras la muerte de Isabel II

·2 min de lectura
David Cholmondeley con Isabel II en la inauguración del Parlamento en 2019 credit:Bang Showbiz
David Cholmondeley con Isabel II en la inauguración del Parlamento en 2019 credit:Bang Showbiz

La muerte de Isabel II ha tenido un fuerte impacto en la vida de muchas personas de su entorno. De la noche a la mañana, Carlos se ha convertido en el nuevo monarca y su esposa Camila es la nueva reina consorte, algo que muy pocos creían que pudiera llegar a suceder. Su nuera la duquesa de Cambridge ha recibido el título de princesa de Gales que llevaba décadas sin usarse, desde el fallecimiento de Lady Di, y la princesa Beatriz -hija del príncipe Andrés y nieta de la fallecida soberana- ha pasado de no tener funciones oficiales en el seno de la monarquía a convertirse en el nuevo miembro del consejo de estado, por lo que ahora puede realizar labores de representación en nombre del soberano.

Los cambios no han afectado solo a los miembros de la familia real, también se han hecho notar entre los cargos al servicio de la reina. El marqués de Cholmondeley, por ejemplo, ha perdido su trabajo como Lord Gran Chambelán, según revela el Daily Mail. Este rol está ligado al palacio de Westminster y quien lo ocupa desempeña un papel importante en las ceremonias más formales de la monarquía, como las coronaciones o la apertura y cierre del parlamento. Es fácil distinguir al Lord Gran Chambelán en estos eventos porque es el encargado de sostener el cojín con la corona imperial del Estado. También se ocupa de vestir al monarca el día de la coronación y de servirle agua antes y después del banquete.

David Cholmondeley, marqués de Cholmondeley, es buen amigo del nuevo rey Carlos III y vecino de los duques de Cambridge en el condado de Norfolk. Hace unos años se vio envuelto en un escándalo muy delicado que implicaba a su esposa Rose Hanbury, una antigua modelo y actual marquesa 24 años más joven que él, y al príncipe Guillermo. Los tabloides se hicieron eco de que la amistad entre la duquesa Catalina y Rose, con quien coincidía a menudo en eventos sociales, se había roto y en seguida encontraron el supuesto motivo: un idilio que nunca se probó entre el príncipe y la marquesa. Al final los aludidos decidieron no emprender acciones legales para no dar más visibilidad a esos rumores.

Tras la proclamación del rey Carlos, el puesto de Cholmondeley será ocupado por el séptimo Lord Carrington, cuyo difunto padre fue ministro de Asuntos Exteriores bajo el gobierno de Margaret Thatcher. El lunes Rupert Carington desempeñó por primera vez sus funciones al saludar a los reyes cuando llegaron a Westminster Hall para que Carlos III realizara su primera visita como rey de Inglaterra al parlamento británico y recibiera las condolencias de las dos cámaras por la muerte de su madre.

La transición no ha sorprendido ni molestado a Cholmondeley, que sabía que no ocuparía el cargo de por vida y se sentiría muy honrado de haber podido servir a Isabel II durante todo el tiempo que lo hizo.