¿Amante de los relojes de piloto? Ya puedes lucir un nuevo icono en tu muñeca

·2 min de lectura
Photo credit: Oris
Photo credit: Oris

Para muchos de nosotros, el día comienza cuando nos ponemos el reloj. Una pieza imprescindible sin la que sentimos la muñeca desnuda, no solo literalmente, sino también de un modo emocional.

Dentro del universo de los amantes de los relojes encontramos una categoría muy especial: los de piloto, que nacieron cuando los aviadores tenían la necesidad de tener un reloj siempre a la vista; en una época, recordemos, en la que los habituales eran de bolsillo.

Una de las firmas que se pusieron a ello con mayor éxito es Oris. Creada a comienzos del siglo XX por Paul Cattin y Georges Christian en la ciudad suiza de Hölstein, ya en los años 30 lanzan su primer reloj para pilotos, dotado de una gran corona, que permitía a los aviadores ajustar bien su reloj cuando usaban guantes de piel.

Heredero de un legado e inspirador de alegría

Photo credit: Oris
Photo credit: Oris

Ha llovido mucho desde entonces hasta ahora, cuando la firma lanza un nuevo modelo que tiene todos los visos de convertirse en un nuevo icono. El ProPilot X Calibre 400. Se trata de un reloj creado para inspirar, por encima de todo, alegría. Su diseñador, Ken Laurent, nos revela que este modelo "refleja la identidad de Oris: independiente, siempre esforzándose por labrar su propio camino y capaz de acercar la relojería mecánica más hermosa al consumidor". Además, "el ProPilot X Calibre 400 es un reloj con gran diseño, mecánica y funcionalidad, pero que también hace sonreír y proporciona alegría".

Inspirado en la tradición de relojes de pilotos de la casa y heredero de ese legado, este nuevo modelo tiene una caja de titanio de 39 mm, con líneas definidas y angulosas que le dan un aspecto muy técnico, que se complementa con el familiar bisel ProPilot y un brazalete de titanio contundente pero perfectamente esculpido.

Photo credit: Oris
Photo credit: Oris

El fondo de la caja de titanio del reloj y el cristal de zafiro abierto enmarcan el calibre 400 de Oris, un movimiento automático de cinco días de fabricación propia. Tiene una precisión de -3 a + 5 segundos al día (incluso estando expuesto a todo tipo de campos magnéticos). Además, cuenta con un segundero central de barrido y una elegante fecha en la zona inferior, a las 6 horas.

Esta "máquina de alegría mecánica" se lanza en tres colores de esfera: gris, azul y salmón y ya está a la venta (3.900 €). Será difícil, por no decir imposible, resistirse a sus encantos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente