Amanda Seyfried hace frente a sus complejos luciendo sus increíbles bíceps

·2 min de lectura
Photo credit: Frazer Harrison - Getty Images
Photo credit: Frazer Harrison - Getty Images

Apenas han pasado unas horas desde que la ciudad de Los Ángeles se alzase nuevamente como la anfitriona de los Premios Emmy y, todas sabemos lo que eso significa. Más allá de reconocer el trabajo de la pequeña gran pantalla, los premios son sinónimos de alfombras rojas. Y, en esta ocasión, entre impolutas apuestas estilísticas, los brazos de Amanda Seyfried han logrado acaparar un sinfín de flashes.

No, tal vez, no son los más tonificados de la gala. De hecho, dependiendo de la instantánea lucen más o menos esculpidos, pero que Amanda aparezca con ellos al descubierto (e, incluso, que presumiese de ellos alzando su galardón) es una auténtica declaración de intenciones que, ya os lo vamos adelantando, nos tiene encantadas.

Photo credit: Frazer Harrison - Getty Images
Photo credit: Frazer Harrison - Getty Images

Porque sí, amigas, al igual que muchas de nosotras (aunque, nos cueste reconocerlo) las celebrities también tienen complejos con su físico y, en el caso de Amanda, su mirada -según lo que ha comentado ella en distintas entrevistas- se detiene en sus brazos; no le gusta la grasa que tienen.

Y, a primera instancia, la solución parece sencilla: realizar entrenamientos para tonificar bien esta parte del cuerpo-como esta compuesta por seis sencillos ejercicios, donde las mancuernas logran potenciar los resultados-, sin embargo, no todo es siempre tan sencillo. Reconozcámoslo: todas tenemos una zona del cuerpo que necesita de un entrenamiento más específico, más intenso, para lograr quemar esa grasa, ya sea porque el vientre se resiste a lucir con un six-pack al estilo de Cristina Pedroche o unas piernas que no quieren lucir igual de tonificadas como las de Eva Longoria.

Y, en ocasiones, no significa que nos guste la rutina a realizar y, recordar, el deporte más allá de ser un buen hábito tiene que ser algo que motive y guste. Por ejemplo, por muy de moda que esté el boxeo si no te gusta… no lo practiques, suple sus resultados con otras disciplinas o, simplemente, márcate un Amanda Seyfried y presume de ellos haciendo frente a tus mayores temores o inseguridades.

Amanda Seyfried y las claves de su entrenamiento

Como la propia actriz dictaba, ella siempre intenta posar con posturas donde la supuesta flacidez de sus brazos pase completamente inadvertida. Es más, incluso consigue que las aparentes alas de murciélago desaparezcan (aunque, más allá de saber posar, estos ejercicios de brazos para acabar con ellas también ayudan, no vamos a mentirnos) entre flash y flash.

De hecho, desde hace un tiempo, la actriz intenta sobreponerse a este complejo realizando clases de Pure Barre (incluso algún que otro partido de tenis). Aunque, esta es una disciplina donde los movimientos de ballet, pilates y yoga se entremezclan sin llegar a usar pesos pesados y donde, la verdad, se tiende a ver un resultado global del cuerpo. De ahí que su silueta luzca impresionantemente tonificada y que sus brazos, poco a poco, vayan adquiriendo una mayor definición.