Amaia gusta homenajeando a Marisol pero se queda a años luz de Rosalía en los Goya

Amaia durante su actuación en los Goya. (Foto: Juan Naharro Gimenez/WireImage)


Amaia Romero aprobó en los Goya 2020 celebrados en Málaga homenajeando a Pepa Flores, nuestra ‘Marisol’, en el momento previo a que las hijas de esta última recogiesen en su nombre el Goya de honor que otorga la academia cada año a artistas de larga trayectoria y huella en nuestro país.

La exganadora de Operación Triunfo emocionó al pabellón Martín Carpena con su voz dulce interpretando ‘La Canción de Marisol’. Sí, estuvo bien, como es habitual en ella, pero tenía el listón muy alto con el recuerdo tan reciente de la actuación majestuosa de Rosalía el año pasado.

La letra de la canción que llevó a Amaia a fundirse en un abrazo con las hija de Pepa Flores una vez terminada la perfomance, dice:

Tiene los ojos azules de tanto mirar al mar

pero el barquito que espera ya nunca mas vovera.

Todas las noches la niña se acuerda del capitan

que por una ventana del cielo,entre sueños la viene buscar.

Con la luz de tu corazon,una estrella en el cielo brillo

y al mirarla creia soñar,junto a ti,Marisol.

Le canté tu cancion,la estrellita del cielo bajo

a mi lado se puso a cantar,y eras tu Marisol,Marisol

Mmmm,mmmm,mmmm

Le cante tu cancion,la estrellita del cielo bajo,

a mi lado se puso a cantar,

y eras tu Marisol, Marisol.

Y eras tu Marisol.



Amaia gustó, especialmente porque no cantó por Marisol, cantó a Marisol. Esto, junto a las imágenes de Pepa que iban sucediéndose a la espalda de la extriunfito, contribuyó a que la atmósfera de cariño envolviese al público, que aplaudió agradecido al final de la performance. Esto la salvó.

Tiene esa suerte Amaia de generar dulzura cuando canta, pero no la suficiente para llegar al soplido de tercioplelo que Rosalía posee. La artista de Pamplona está a años luz de equipararse técnicamente a la de Barcelona. Y a la hora de transmitir, más de lo mismo.

Toda esa atmósfera que genera Amaia de aceptación y ternura no basta para dejar huella en un evento de este calibre. Recordaremos el homenaje a Marisol más por factores externos a la calidad sonora. Lo cierto es que sólo se pareció a Rosalía en el outfit, luciendo un vestido rojo.

Pasará mucho tiempo hasta que podamos disfrutar de un momento como esa versión que la autora de ‘Malamente’ interpretó de la canción de Los Chunguitos, ‘Me quedo contigo’.



Ese día en Sevilla, Rosalía se llevó la canción a su terreno, incluso mejorando la versión original, con el Cor Jove de l'Orfeó Català a sus espaldas. Un resultado inigualable. Un “trapeo agitanado y elegante”, como lo definió Peio H. Riaño en El País, que estuvo muy por encima del básico acústico que ofreció Amaia en esta gala de los Goya 2020.

Gracias a las dos por hacernos disfrutar. Mención de excelencia a Rosalía, por conseguir lo primero a la vez que nos ponía la piel de gallina, cosa que Amaia no consiguió.


Más historias que te pueden interesar: