Almudena Cid hace doblete en la tele: 'Masterchef Celebrity' y 'El secreto de Puente Viejo'

Por Maribel Escalona
Photo credit: Europa Press Entertainment - Getty Images

From Diez Minutos

La ex gimnasta olímpica vive su año televisivo por excelencia: es una de las participantes de la cuarta edición de Masterchef Celebrity, que ya podemos ver en La 1, y uno de los nuevos fichajes de la serie diaria El secreto de Puente Viejo, en Antena 3. Almudena Cid no se quita el delantal para interpretar a Manuela Sánchez, el ama de llaves de los Solozábal.

¿Estás contenta por formar parte de la familia de 'Puente Viejo'?
Mucho. Es muy emocionante ver que lo que llevas soñando desde hace once años se convierte en realidad. Mis compañeros siempre me han dicho que donde más voy a aprender es en una serie diaria y más en ésta.

¿Sientes la responsabilidad de convertirte en Manuela Sánchez, el ama de llaves de los Solozábal?
Sobre todo siento mucha responsabilidad para con el equipo, más que con el resultado. Al final, esto es como un reloj suizo, con unas piezas que tienen que encajar diariamente y desde hace un mes que estamos ensayando, me siento capaz de encajar en esa rueda. En Puente Viejo me siento una más.

Ahora seguro que tienes que trabajar mucho más
Sí, sobre todo en las horas de estudio. Los horarios de rodaje son extensos, te recogen a las 6,30 de la mañana y llegas a tu casa a las 7 de la tarde y tienes que seguir estudiando. Lo mismo que los fines de semana porque no hay nada más horrible que llegue el momento de grabar una escena y no tener integrado el texto.

¿Quién es Manuela Sánchez?
Soy el ama de llaves de los Solozábal, de la Casona, y me encargo de que funcione el hogar. Las niñas ya son adolescentes y empiezan a traer a casa problemas, pero tengo que intentar que esos problemas no lleguen a Don Ignacio (Manuel Regueiro), aunque es complicado.

Vamos que eres la depositaria de todos los secretos
Tengo algunos. El primero el mío, que desconoce don Ignacio y luego los secretos de las chicas, que acaban haciéndose públicos porque ellas mismas no pueden contenerse porque son poco prudentes.

¿Qué tal te has llevado con Manuel Regueiro, el actor que da vida a Don Ignacio?
Es un amor. En todo momento me ha preguntado: "Almu, ¿estás bien? ¿necesitas algo?". Está muy pendiente de mí, igual que Ramón Ibarra, que hace el personaje de Raimundo. Estoy encantada, de verdad. Al final estoy trabajando con gente muy experimentada que sabe lo que significa una serie diaria y con jóvenes que no tienen ninguna experiencia y eso me ha hecho sentir una más.

¿Habías visto antes la serie?
Sí, pero además había oído hablar mucho de ella porque viajé a Italia y allí tiene mucho éxito, así que veía las entrevistas de actores españoles que iban allí a promocionar la serie.

En la serie pareces mucho mayor…
En realidad se planteaba que pareciese la edad que tengo, 40 años, pero en la realidad no me los da nadie. Por eso me han oscurecido el pelo y también por la época que es, 1930, en la que no existían mechas californianas, que era lo que yo llevaba en el pelo.

¿Recuerdas a tu abuela, en alguna fotografía, cómo era en aquella época?
Sí, pero ella ya tenía canas a sus 40 años y se hacía unas trenzas con el pelo recogido. Lo que más me gusta de este cambio de pelo es que hay gente que no se entera que soy yo y eso va muy bien para la credibilidad de mi personaje.

¿Estás preparada para las críticas?
Estoy tranquila porque he recibido el cariño y también la aprobación de los responsables de la serie y me lo han hecho saber. Eso es lo que me interesa saber para seguir trabajando con seguridad. Si llegan las críticas sabré digerirlo, pese al dolor que provoca una crítica, claro está.

¿Te ayuda tu chico (Christian Gálvez)?
El que más. Me ayuda en los ensayos con la réplica y está muy ilusionado de verme a mí feliz. Los dos sabemos que es muy difícil haber sido una deportista destacada y reconvertirte en otra profesión y más en una profesión como la de actriz, que estás más expuesta a las críticas.

Photo credit: LLUIS GENE - Getty Images

Pero estás haciendo una reconversión estupenda…
Sí. Pensaba que la oportunidad me llegaría más tarde, bastante más tarde. Siempre me consolaba pensando que en el deporte no puedes competir con arrugas, mientras que en la interpretación sí. Y de verdad pensaba que la oportunidad me iba a llegar de mucho más mayor.

Es tu año. La serie de televisión y 'Masterchef Celebrity'
Pero yo me tomé Masterchef como un medio para que me llegaran papeles, pero el papel me llegó antes y justo cuando terminé el reality empecé con los ensayos de El secreto de Puente Viejo. Se solaparon las dos cosas.

¿Por qué otros motivos te has presentado a 'Masterchef'?
Porque soy buena anfitriona. Me gusta que venga gente a mi casa el fin de semana y después de pasar por este programa, poder ofrecerles una comida muy rica. Hasta ahora era servicial con la gente que quiero, pero la parte de la cocina era una asignatura pendiente.

¿Ha sido duro?
Mucho. Antes de entrar no me imaginaba que fuera así. No es que subestimara el programa, pero lo único que pensé era que iba a aprender mucho de cocina, pero hay que hacer un esfuerzo propio tan grande, que no tengo horas suficientes que dedicarle entre programa y programa. Y me he agobiado bastante. Las primeras semanas el plan de acción era soviético: cocinar, cocinar y cocinar. Y también me ha descolocado bastante la manera en cómo te critican un plato. Estoy acostumbrada a la crítica de mi entrenadora, pero siempre es de una forma constructiva y en el programa, te corta mucho saber que todo el mundo está viendo el rapapolvo que te estás echando por algo que tú crees que has hecho bien y donde te has dejado el alma; es difícil de digerir. Yo soy una persona muy alegre, pero cuando me tocan la fibra, enseguida me pongo a llorar; soy muy sensible.

Photo credit: Javier Herraez

¿Te han caído muchos rapapolvos?
Siempre caen. Me han sorprendido más los de Pepe, porque de Jordi ya sabía que era más duro, pero creo que en esta edición han cambiado un poco los papeles.

¿Con quién te has preparado para el programa?
Con el chef Paco Roncero. Él hizo el menú de mi boda y cuando se enteró de que entraba en el programa me invitó a ir a la terraza de El Casino de Madrid. Allí he visto cómo elaboran, como emplatan…pero de ahí a interiorizar ese tipo de cocina….

¿Qué plato bordas?
Hasta ahora creía que los pimientos rellenos y cuando hice la prueba me tiraron para atrás sin contemplaciones.

¿Ahora vas a un restaurante de forma distinta a antes de concursar?
Nada que ver. Ahora hago radiografías a la comida (risas). Estoy con mis amigos y les explico que el plato tiene tres o cuatro elaboraciones, que si el producto principal, que si la salsa…

¿Con quién has congeniado más y con quién menos?
Con Elena Furiase nos llevábamos muy bien. Y con Yolanda Ramos me parto de risa; es una mujer que me encanta. Con Ana Milán tengo conversaciones muy interesantes fuera del programa… Con Félix (Gómez) y con Álex (Adrover) también me llevo muy bien. El primero es muy deportista y Álex tiene una personalidad con la que me entiendo bien.

¿Qué te ha dicho tu marido?
Él me anima todos los días y eso que llego a casa agotada y fundida. También te digo que cuando elaboro un plato lo tengo un poco cabreado porque acabamos de comer y a las cuatro o las cinco de la tarde le doy a probar un solomillo en salsa y claro, lo prueba porque me quiere porque en realidad no tiene nada de hambre. Me dice que al final le voy a poner gordo.

Photo credit: NurPhoto - Getty Images

¿Ahora te toca cocinar a ti todos los días en casa?
Sí, sí. En mi casa nadie puede entrar en la cocina estos días más que yo.

Dos deportistas son los ganadores de las dos últimas ediciones del programa. ¿El sufrimiento de una competición hace que estés más preparada que otros concursantes para conseguir el triunfo?
Nunca me he visto ganadora. Tengo tantas cosas que superar en la cocina, que he ido paso a paso. Llevo once años retirada del alto rendimiento, pero es verdad que sigo manteniendo ese espíritu de sacrificio, soy comprometida y me gusta hacer las cosas bien. Yo compito más conmigo misma que con los demás.

¿Repetirías tu paso por el programa?
Creo que no. Ya he vivido la experiencia y ya está.

¿A qué ONG donarías el premio si lo consigues?
Tengo en mi corazón varias: Federación Española de Enfermedades Raras (Feder), Fundación Pequeño Deseo también; da la casualidad de que me han llamado para dar una sorpresa a niñas que han sido gimnastas de rítmica y han pasado por una leucemia u otro tipo de cáncer y las he ido a ver al hospital.

¿Cómo has podido compaginar 'Masterchef' con tu trabajo en el teatro y con la escritura, antes de saber que participarías en 'El secreto de Puente Viejo'?
Afortunadamente, he terminado la última obra de teatro hace unos meses y tenía que entregar en julio el número 17 del manuscrito para la serie de libros infantiles Olimpia, justo el que habla de los Juegos Olímpicos en Atenas, pero lo dejé para septiembre. Sólo de esa forma he podido tranquilizarme y disfrutar de la experiencia.

Se aproxima el año olímpico. ¿Te gustaría ser comentarista de televisión?
Sí. De hecho ya he mantenido alguna conversación al respecto de Eurosport Discovery.