Ser mujer y desconocida casi le cuesta a Sigourney Weaver el papel de la teniente Ripley en 'Alien'

Teresa Aranguez
·8 min de lectura

Imaginarse la película Alien sin Sigourney Weaver es prácticamente un pecado. Ella, por decirlo de alguna manera, es la musa de esta historia de terror y el icono femenino que abrió puertas a las mujeres en el género y la ciencia ficción. Por difícil que parezca imaginarlo, estuvimos a un tris de no tenerla en El octavo pasajero y, por tanto, en ninguna de sus entregas posteriores. Lo de tener a una mujer como personaje principal en esta historia cargadita de hombres y testosterona no entraba en los planes iniciales del equipo, y mucho menos tratándose de una desconocida como era ella por aquel entonces.

Sí, como lo leen, Sigourney estuvo apuntito de no ser Ellen Ripley. Una propuesta de sus guionistas en el último momento y un grupo de mujeres obró el milagro, dando lugar a una nueva estrella en el complicado firmamento de Hollywood.

Sigourney Weaver (Chris Pizzello; Gtres), fotograma de 'Alien' (©Twentieth Century Fox. All Rights Reserved.)
Sigourney Weaver (Chris Pizzello; Gtres), fotograma de 'Alien' (©Twentieth Century Fox. All Rights Reserved.)

Cuatro décadas después la actriz de 70 años reconoció que estuvo en la película de chiripa. Fue de esos giros del destino que nadie, ni siquiera el equipo de la cinta, se esperaba. “En la historia original eran todos hombres. Pero los escritores pensaron que sería muy interesante tener a una mujer como la única superviviente. Nadie lo vio venir”, reconoció en una entrevista a la revista Parade en 2019. Pero de elegir a alguien, ¿por qué a una desconocida y mujer? No tenía experiencia, su cara era nueva y suponía un riesgo apostar por ella. “¡Era Doña Nadie de no sé dónde!”, bromeó la hoy primera actriz de aquella etapa. Dicen por ahí que quien arriesga gana y Ridley Scott, director de la cinta, apostó por ella y venció.

Desde entonces suma a su currículum, además de cuatro de las ocho cintas de la saga Alien (El octavo pasajero, El regreso, Alien 3 y Alien: Resurrección), alrededor de 80 títulos entre los que cabe destacar Cazafantasmas, Gorilas en la niebla, Avatar o la española, Un monstruo viene a verme, de Juan Antonio Bayona. Y aunque todas son especiales en su carrera, su niña mimada siempre fue Alien. Hay personajes que te llegan más que otros y el de la teniente Ellen Ripley tiene un lugar privilegiado en su corazoncito. “Estoy muy orgullosa de ella porque no podría ser menos yo. Cuando algo ocurre, Ripley dice, ‘Ok, esto es lo que tengo que hacer’. Ella hace su trabajo y nunca se rinde. Yo sería la típica persona que soltaría bromas para evadir el terror”, reconoció a Parade.

Sí, sí, mucho cariño pero se las hizo pasar canutas, todo sea dicho. Para ella, Ripley siempre fue “su compañera”, esa que lleva muy adentro suyo, pero el rodaje no fue precisamente un paseo por las nubes. Mucho esfuerzo físico pero también mucho trabajo en equipo que hizo que todo fuera rodado. “Recuerdo estar colgada en el aire y ellos dándome té mezclado con ron para poder seguir ¡sin yo siquiera pedirlo! Era parte del equipo y eso me encantaba. No iba vestida con trajecitos de muñeca que no me podía manchar, llevaba trajes que me hacían parecer un mono mientras estaba en las trincheras con mis compañeros”, recordó feliz hace muy poco para la publicación Empire Online.

Todo muy divertido pero por poco nos quedamos sin Ellen Ripley. Y no solo porque lo de tener a una mujer como protagonista no convencía, si no porque ella no lo veía tampoco muy claro. “Yo no quería hacer la película”, reconoció en su charla con Parade. Todavía recuerda el día de su reunión con el director Ridley Scott a la que acudió con “los tacones más altos del mundo”. Ese primer encuentro no fue precisamente de lo más fluido y es que Weaver, entonces una joven de 28 años con mucho carácter, tuvo la valentía de soltar a los allí presentes que no le gustaba el guión porque le parecía demasiado “lúgubre”.

Mi director de casting me estaba haciendo caras desde la esquina y diciendo: ‘¡cállate!’”, rememora cuatro décadas después entre risas. Pero no tardaron mucho en convencerla. Al ver todo el entramado de la producción, los preparativos del rodaje, los monstruos siderales y los huevos que harían historia en Alien, supo que tenía que decir que sí. Pero hubo algo más que le empujó al proyecto de su vida, la apuesta absoluta de Scott por ella. El cineasta británico tuvo claro que ella era la protagonista de su historia. “Luchó mucho por mí porque el estudio no quería a una desconocida”, explica Weaver.

Así es, The Century 20th Fox no lo tenía tan claro como su director. Y aquí es que viene la mejor parte. La decisión final no dependió de ninguno de ellos sino de un grupo de mujeres secretarias que, casualidades de la vida, se encontraban viendo la prueba de cámaras de Weaver. Bueno, ¿qué piensan? ¿les gusta?” le preguntó el jefe de Fox a sus asistentes tras ver el vídeo con el casting de la actriz. “Sí nos gusta, es fabulosa”, le contestaron y así, en cuestión de segundos, aquella jovencita desconocida regresó a Estados Unidos con uno de los libretos más importantes de la historia del cine bajo el brazo. “¡Gracias chicas!”, dice en la actualidad agradecida.

En cuestión de segundos, esas mujeres le dieron la oportunidad de su vida, y ella, aceptando este papel, abrió las puertas de otras en el mundo del terror y la ciencia ficción. Mucho tienen que agradecerle a ella actrices como Gillian Anderson, Halle Berry, Natalie Portman y Scarlett Johansson, entre otras. Weaver, con su pelo rapado casi al cero y esa escena (entre otras muchas) que corta la respiración con ese feo extraterrestre a milímetros de su cara babeando, demostró que lo del género no está reñido con el talento. Hasta ella reconoce sentir repelús cuando ve Alien. “Me dio miedo cuando vi la película. ¿Sabes lo que me aterró? El sonido, el no poder escuchar a la gente todo el tiempo”, reconoció. Esos silencios eran matadores a la vez que responsables de los sustos de infarto que hicieron de la cinta, El octavo pasajero, el principio de una de las sagas más emblemáticas del séptimo arte.

Mucho ha llovido desde entonces. Para empezar Disney se comió a la gran Fox hace dos años y ambas están viendo la manera de cómo y cuándo resucitar la saga. Después de las dos últimas entregas, Prometheus (2012) y Covenant (2017), ninguna para tirar cohetes, el regreso tiene que ser como Dios manda por eso Walter Hill, productor de la emblemática saga, puso hace poco en manos de Weaver 50 páginas de un nuevo proyecto que se centraría en Ripley, el personaje estrella de la misma. Ya hace unos años se habló de la posibilidad de hacer una precuela basada en la historia de la protagonista femenina dirigida por Neill Bloomkamp. El proyecto existió, fue mandado a Fox e incluso fue aceptado por la actriz. Iba a ser la quinta entrega de Alien, pero todo quedó en agua de borrajas. Parece que su director, Ridley Scott, prefirió seguir con sus precuelas y el asunto quedó aparcado.

¿Volverá la teniente Ripleay a las filas de Alien? La primera actriz ha leído cuidadosamente el borrador presentado hace poco más de un año pero no parece muy convencida. “No lo sé. Creo que necesita un descanso, comentó a Empire sobre su personaje y la historia en general. O Disney (y Scott) se ponen las pilas y le ofrecen algo realmente atractivo o no volveremos a ver a Weaver en próximas entregas, lo que sería una pena. Tener de regreso a su personaje frente a otro de estos extraterrestres repugnantes sería un regalo para los amantes de la saga y para las nuevas generaciones. Ella no se cierra a la idea solo que tiene que ser algo muy, muy especial.

Mientras los guionistas, directores y demás se estrujan los sesos para salir con algo verdaderamente original, la actriz no ha perdido el tiempo. La ciencia ficción ha resultado ser su talismán de la suerte así que volveremos a verla en el mágico mundo de Pandora en la segunda entrega de Avatar, prevista para navidades de 2021. Todavía no está del todo claro qué papel ejercerá Weaver, si volverá siendo la fallecida doctora Grace o tendrá un nuevo papel como apuntan los rumores. Eso nos da un poco lo mismo, lo importante es saber que está en el equipo y que volveremos a disfrutar de esta actriz de raza que tanto nos ha dado desde aquel octavo pasajero.

Más historias que te puedan interesar: