Algo huele a podrido en el Festival de Benidorm

·5 min de lectura

Por Mike Medianoche.- Este año España está dispuesta a hacer un buen papel en el Festival de Eurovisión. Se van a hacer los deberes en serio, no solo con la canción elegida para representar a Televisión Española, sino también con el proceso de selección. Al menos eso es lo que el ente público prometió en julio, cuando informó de que se iba a rescatar el mítico Festival de Benidorm como proceso de preselección. Hablaron un evento a la altura de Sanremo, con mucha excelencia y calidad. Pero el tiempo pasa y algo empieza a oler a podrido en todas estas buenas intenciones.

¿La prueba más evidente? Que el plazo para presentar candidaturas era del 29 de septiembre al 29 de octubre; tiempo más que suficiente para trabajar, y más teniendo en cuenta que se sabía cómo sería el proceso de preselección desde julio. Sin embargo, a última hora, Televisión Española ha decidido cambiar las reglas y ampliar el plazo casi dos semanas, hasta el día 10 de noviembre.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La razón oficial es que, según RTVE, se están recibiendo “muchas propuestas de artistas relevantes” y entonces dan más días “para que tengan más margen de enviar propuestas con la máxima calidad posible”. Entre líneas, sin embargo, no leemos eso. Sino que más bien se interpreta como que han llegado pocas candidaturas, que no son suficientes, que las recibidas tienen poca calidad o no son del agrado de la selección. Porque con la cantidad de meses que han tenido para preparar la selección -con los artistas interesados sabiendo de la posibilidad desde julio y, probablemente, preparando sus canciones desde entonces- y con un plazo tan amplio de presentación como un mes completo, huele a llamamiento desesperado a algún artista en concreto para que se anime a concursar y le dé calidad a la competición.

Porque no hay más que hacer un repaso por Twitter para comprobar que son muchos los artistas que ya dieron el paso publicando tuits y fotografías de sus candidaturas. Incluso, y de momento, hay artistas (y sucedáneos) que han hablado de su interés en concursar. Jorge González, el último ganador de Tu cara me suena, por ejemplo, junto con Rayden, Ladilla Rusa, Varry Brava, la triunfita Marta Sango o la banda Rigoberta Bandini. Artistas que tienen su público, pero que no encajan en la citada etiqueta de relevantes a la que se hacía mención desde Televisión Española. Incluso Amor Romeira se ha apuntado a la aventura y ha presentado una canción, dispuesta a dar el do de pecho en Italia el próximo mes de mayo.

En teoría, el BenidormFest tendrá lugar a finales del mes de enero (en una fecha que aún no se ha especificado) durante tres días, en los que habrá dos semifinales y una final. Sin embargo ya cuesta hasta creer esto. Porque si han ido improvisando el plazo de recepción, quién dice que no se pueda cambiar la fecha, o que directamente se opte por una única final, o vaya usted a saber qué.

Lo lógico habría sido que cuando se anunció todo este show el mes de julio hubiesen dado ya las fechas. Qué plazos de recepción habría, en qué fechas serán las galas, cuáles son las normas. Si no se hizo eso entonces es porque algo comenzaba a fallar, y esta reescritura de bases no es más que la confirmación.

Conociendo cómo se las ha gastado Televisión Española en años anteriores con Eurovisión, y sobre todo la falta de promoción a Blas Cantó este mismo año, es fácil pensar que pocos artistas consagrados quieran jugarse el tipo, primero en Benidorm, y luego en Eurovisión. 

Para empezar, porque nunca se ha hecho una gala de preselección de auténtica calidad que emule a Sanremo como se decía antes, o al Melodifestivalen sueco. Durante la última década hemos visto múltiples problemas de sonido en los programas de preselección, por no recordar episodios como el de John Cobra provocando al público o Manel Navarro haciendo el corte de mangas una vez que se alzó ganador. Por no decir el nombre de algunos candidatos de dudosa afinación y presencia escénica, o la falta de ilusión de los concursantes de Operación Triunfo cuando se les propuso ir a Eurovisión.

Todavía falta tiempo hasta que lleguen las tres galas del BenidormFest, así que es el momento de hacer las cosas con cariño y transparencia. Hay que recuperar la ilusión de la primera rueda de prensa para que los artistas más importantes de nuestro país vean que este año todo es diferente, y que si se animan a ir a Eurovisión pueden ganar y tener el mismo éxito que Måneskin, la última banda en conseguir el micrófono de cristal, quienes acaban de actuar en el famoso programa de Estados Unidos El show de Jimmy Fallon, y que ya están confirmados este año para actuar en los MTV EMAs.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente