Alex Ferreira presume de su proximidad con las palabras en su disco "Tanda"

Agencia EFE
·2 min de lectura

México, 19 feb (EFE).- El músico dominicano de nacimiento y "chilango" (capitalino) por elección, Alex Ferreira, se confiesa en entrevista con Efe como un "obsesionado de las palabras", de su significado, su sonoridad, y es precisamente la fonética de la palabra "tanda" lo que lo llevó a darle el nombre a su última producción discográfica.

"Todo el rato estoy escribiendo cosas que escucho, tengo bancos de palabras, siempre estoy apuntando. No leo tanto como la gente cree que leo, pero me informo mucho por los textos de las canciones", afirma el autor de "Un cariñito".

La palabra "tanda", que da nombre a su tercer disco de estudio, vivía en el inconsciente de Ferreira. Esta tuvo su primera aparición en la canción "Paripé" que es la segunda del disco y que tomó prestada por la fuerza que emana por sí sola.

"Cuando me puse el disco de inicio a fin estaba buscando una palabra o frase que lo representara. Me atrajo mucho la fonética de 'tanda', más no el significado. Suena como un golpe de percusión o una palabra africana y simplemente le puse ese nombre al disco sin que tuviese un sentido literal", apunta.

Son 13 las canciones que conforman esta producción en la que Ferreira presenta un universo latino lleno de influencias musicales como el jazz, la bachata, la salsa, el bolero y la balada, luego de que en su disco anterior "Canapé" (2017), el músico explorara sonidos pop y rock, de los que ahora se aleja para no repetirse.

"Agarré las canciones que eran más anglosajonas, más pop, incluso rock y las puse a un lado. Me centré en las que solas iban en la dirección latina-caribeña, hay mucha influencia afroantillana", menciona.El disco fue grabado en febrero del 2020 y casi todo fue realizado en vivo con los músicos reunidos tocando en el estudio. Entre los nombres que figuran como parte de esta producción están Gustavo Guerrero, Silvana Estrada, César Pacheco y Laura Itandehui.

Ferreira se siente mexicano: "ya me he visto en otros países pidiendo picante", confiesa, pero la verdad es que su corazón pertenece a muchos lugares.

"Es un poco raro, viví diez años en Madrid, llevo ocho en México, nací en República Dominicana y viví con mi madre en Estados Unidos un tiempo. He estado condenado a moverme de un lugar a otro", explica.

Por ahora, el acreedor a Mejor Nuevo Artista en los Latin Grammy 2018, llama "casa" a México y aprecia del país a su gente, su comida y sus paisajes.

Aunque Ferreira recién estrena "Tanda" este viernes, el músico ya se encuentra preparando un nuevo disco en el que volverá a darle la vuelta a su música para salir de su zona de confort.

(c) Agencia EFE