Alessandro Lecquio pierde la fuerza por la boca con 'Supervivientes'

·4 min de lectura

Kiko Matamoros se caracteriza por no tener pelos en la lengua, siendo uno de los colaboradores de Telecinco que más leña ha echado al fuego sobre los concursantes de Supervivientes. Sin embargo, el tertuliano de Sálvame se ha dado un baño de realidad ahora que concursa en la nueva edición del programa de supervivencia por excelencia. Aunque se antojaba como uno de los fichajes estrella de la temporada, lo cierto es que su estancia en Honduras no está resultando precisamente fácil para él dado que ha caído enfermo, ha tenido roces con compañeros, y las pruebas le han venido grande.

Seguramente si Kiko Matamoros hubiera digerido previamente la crudeza de esta aventura televisiva, en más de una ocasión, se hubiera puesto un punto en la boca durante sus críticas y valoraciones. Algo similar le ocurre a Alessandro Lecquio quien, en las últimas horas, ha escenificado el problema detrás de hablar sin conocimiento de causa sobre el programa de Telecinco porque, al final, él no ha experimentado esta experiencia en sus propias carnes y solo puede profundizar en el debate desde la comodidad del sillón de un plató.

Alessandro Lecquio es uno de los colaboradores más vivaces de El programa de Ana Rosa y acostumbra a decir todo aquello que le pasa por la cabeza sin importar las consecuencias. Sin embargo, el tertuliano no ha aprendido nada de la agridulce experiencia de Kiko Matamoros en Supervivientes 2022 ya que se mantiene muy crítico con concursantes como Anabel Pantoja. Cuando Joaquín Prat comentaba en pleno directo que Anuar había salvado prácticamente a sus compañeros al hacer fuego, el conde se mofó de la actitud de la sobrina de Isabel Pantoja quien había entrado en bucle y comentaba ante las cámaras de Supervivientes que no tenía más fuerzas.

©Mediaset
©Mediaset

De primeras, el colaborador reprochó algo que no entendía: No sé cómo no se centran en las dos cosas fundamentales que tienen que aprender que es hacer fuego y saber utilizar una letrina. Y, por lo visto, tienen problemas en los dos frentes".

Pero Alessandro Lecquio no se quedó ahí en su crítica y, en tono jocoso, añadió que "Anabel tiene mono de colesterol, tiene el intestino muy desorientado. Con la dieta que tiene, así está". Pese a las risas del conde, Cristina Tárrega no dudó en defender a la concursante recordando que es alguien que sufre mucho cuando no tiene chocolate o dulces cerca. De hecho, en una de las entregas de Sálvame de este curso televisivo, la sevillana aprovechó para pedir unos manolitos a la organización con tal de que se le pasase el disgusto tras una bronca en pleno directo.

Lo más curioso es que Anabel Pantoja no ha sido el único objetivo de las críticas descarnadas del colaborador de El Club Social. Y es que en la misma tertulia también se habló del problema que sufren varios concursantes con el estreñimiento desde que comen muy poco y, encima, mal. Después de que el programa matutino recogiera unas declaraciones de Desi asegurando que había hecho de vientres, algo que le trae también por el camino de la amargura a Marta Peñate, el conde comentó que le daba cierta repugnancia que se produjeran estas conversaciones escatológicas en la isla.

Alessandro Lecquio resaltó que este tipo de aportaciones debería quedar en la mayor de las intimidades, pero no fue capaz de ponerse en los zapatos de los concursantes ni asimilar la angustia que les produce a algunos determinados problemas derivados de su estancia en la isla. Es por eso por lo que, sin darse cuenta, el conde se ha postulado como concursante de Supervivientes 2023. Porque ahora mismo quizás no es el más indicado para cargar contra los concursantes.

Obviamente la labor de Alessandro Lecquio en El programa de Ana Rosa es esa y, de hecho, no solo valora a los concursantes de Supervivientes 2022 sino que también ahonda sobre otros personajes de actualidad del mundo del corazón como Marta Riesco o Rocío Flores, a quienes tiene entre ceja y ceja, sin embargo, el conde no se ha dado cuenta que juega en otra liga distinta a otros colaboradores del universo Mediaset. Algo que, sin ir lejos, reflejó el otro día Iván González cuando acudió a Ya son las ocho y habló largo y tendido de su experiencia en Honduras.

A diferencia de Alessandro Lecquio, este influencer sí que habló con conocimiento de causa pues él permaneció en la isla 91 días, es decir, llegó a la final junto al ganador José Luis Losa, Alba Carrillo y Laura Matamoros. Y por eso el joven entendía mejor que nadie los problemas de los actuales concursantes, reconociendo que la vuelta a España y a la antigua normalidad le resultó muy complicada pues se pasan muchas semanas sin dormir en un colchón y comiendo poco.

En definitiva, con sus últimos juicios de valor que se le han ido un poco de las manos, Alessandro Lecquio dejó claro que le vendría bien participar en Supervivientes porque su poco tacto y empatía parecen responder básicamente a que no conoce la realidad de esta competición en primera persona.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente