Aless Lequio: un niño travieso y muy feliz

Por Diezminutos.es
Photo credit: Agencias

From Diez Minutos

Tras dos años luchando contra el cáncer, Alessandro Lequio Jr. ha fallecido en Barcelona, donde se encontraba ingresado en un hospital de la ciudad. La noticia de su muerte ha conmocionado a España y es que era un personaje muy querido.

Todos los medios de comunicación se han hecho eco de la noticia y es que aunque Aless, como le llamaban sus seres queridos, siempre quiso vivir al margen del foco mediático en el que vivía desde su nacimiento, se había ganado ese cariño por su carácter alegre y su gran solidaridad.

Sus padres formaron una de las grandes parejas mediáticas en España y durante mucho tiempo protagonizaron titulares cada semana y más cuando anunciaron que iban a ser padres.

Aless nació el 23 de junio de 1992 y desde bien pequeño, ya daba síntomas de no gustarle mucho esa atención mediática y es que quién no recuerda aquellas imágenes del niño mordiendo los micrófonos de los periodistas que se acercaban a hacer preguntas a su madre por la calle.

Photo credit: Agencias

Sin embargo, aquel niño, lejos de ser una personita malcriada como muchos pensaron tras aquella anécdota, Aless ha demostrado con el tiempo ser una persona con un corazón de oro y una personalidad con la que se ha ganado el cariño de todos los que le conocían.

Photo credit: Agencias

De pequeño era un niño con mucha vitalidad y según cuentan, algo travieso. De hecho, tanta vitalidad le llevó a romperse un brazo dando un tremendo susto a su madre. Ana siempre salía en su defensa.

Photo credit: Agencias

Era ella el que mejor le conocía y ya debía intuir que al niño no le hacía gracia tener a la prensa encima todo el día, aunque con el paso del tiempo, demostró que había interiorizado esa parte de su vida y desde jovencito demostró tener mucho desparpajo cuando tenía que tratar con la prensa.

Photo credit: Agencias

Creció dentro de una gran familia junto a sus primos maternos, lo que le convirtió en un joven muy familiar. Sus rizos rubios eran su seña de identidad y a sus padres se les 'caía la baba' con él. Tanto con Ana como con Alessandro, Aless siempre tuvo una relación especial y los adoraba por encima de todo.

Pese a su separación, los dos intentaron que el niño no sufriera por ella y trataron de llevar una relación lo mejor posible por el bien de su hijo. De hecho, Ana siempre dijo de Alex que como amigo era magnífico pero como pareja no tanto.

Photo credit: Agencias

Alegre, simpático, emprendedor, con muchas ganas de hacer cosas, solidario... Aless se convirtió en un adulto muy querido y muestra de ello son las numerosas muestras de afecto que está recibiendo su familia.