Alerta: atención con los daños de los rayos UVA ultralargos

·4 min de lectura
Photo credit: Courtesy of Press Office
Photo credit: Courtesy of Press Office

Los datos vertidos por la última encuesta ‘Heliocare: Buenos hábitos al sol’ arroja cada vez mejores costumbres fotoprotectoras entre la población española. Por ejemplo, un 97 por ciento de los encuestados afirma utilizar un SPF superior a 30; un 66 por ciento emplea esta fotoprotección durante todo el año; y un 89 por ciento se aplica el fotoprotector antes de salir de casa. Y cada vez somos más conscientes de que nuestro protector solar debe cubrirnos frente a los rayos UVA, UVB, la Luz Visible (incluida la luz azul) y la luz Infrarroja. Es más, hasta un 57 por ciento sabe el daño que produce la luz azul en nuestra piel.

Hasta aquí, los deberes bien hechos. ¿El problema? Los expertos de La Roche-Posay aseguran que hay un tipo de rayos UVA, denominados ultralargos, que serían los más dañinos de todo el espectro solar. “El 95 por ciento de los rayos UV que llegan a la Tierra son UVA2. Este tipo de rayos son constantes a lo largo del año y el día, independientemente del tiempo que haga. Y no son detenidos por las ventanas ni las nubes, además de que penetran en mayor profundidad en la piel”, afirman desde este laboratorio. Pero no solo eso, y hay datos sólidos que demostrarían que los rayos UVA ultralargos estarían implicados en el desarrollo del cáncer de piel (melamona, entre otros), las fotodermatosis, la pigmentación (manchas en la cara) y el fotoenvejecimiento cutáneos.

¿Qué son los rayos UVA ultralargos y cómo nos perjudican?

“Los rayos UVA ultralargos se identifican como los más largos (por su longitud de onda) de la gama de rayos UVA (alcanzan de 380 a 400 nanómetros). Y causan efectos biológicos y clínicos en la piel y el sistema inmunitario”, según comentan desde La Roche Posay. La química Déborah García corrobora estos datos e indica que estos rayos serían los más dañinos actualmente para la piel: “A nivel biológico, la exposición prolongada a los rayos UVA ultralargos provoca estrés oxidativo, lesiones en el ADN y mutogénesis. A nivel clínico, promueve la inmediata y persistente pigmentación (manchas en la piel). Además, este tipo de rayos induce inmunosupresión, lo que puede causar una reactivación viral y desencadenar brotes de fotodermatosis. Y con el paso del tiempo, estos rayos provocan signos de fotoenvejecimiento (manchas de la edad y arrugas) y cáncer de piel”.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

“Existe un tipo de protección pasiva y otra activa. La pasiva es la que realizamos utilizando sombreros, gafas de sol, sombrillas o evitando las horas de máxima exposición (entre las 12 y las 15 horas). Y la activa es la que podemos realizar para evitar que los rayos UVA ultralargos dañen el ADN celular y se produzca fotoenvejecimiento (manchas, arrugas y flacidez)”, explica el médico estético Jaime Tufet.

Fotoprotección específica

Según los expertos de La Roche Posay este inconveniente se solventaría utilizando a diario un fotoprotector solar que incluyera un buen equilibrio entre filtros UVA y UVB. Además de emplear fotoprotectores que cuenten con filtros eficaces frente a los rayos UVA que alcanzan 400 nanómetros. “Nos tienen que proteger contra los rayos UVA que se encuentran entre los 380 y los 400 nm. Y es que, los últimos 20 nanómetros son los más dañinos y representan el 30 por ciento de la radiación ultravioleta”, según Déborah.

Unos protectores solares pioneros en cumplir esta premisa son los nuevos de la casa Avène. Su complejo TriAsorB, integrado en el sistema filtrante patentado Eau Thermale Avène, ofrece protección muy amplia: frente a los rayos UVA, UVA cortos, UVA largos (hasta 450 nm) y contra la luz azul y violeta, que acelera el envejecimiento de la piel. Supone un alto nivel de protección contra los daños cutáneos profundos y visibles.

El otro laboratorio pionero en dar con filtros que cubran un espectro tan amplio es, precisamente, La Roche Pose con su nuevo filtro UVMUNE 400 de Anthelios. Que supone toda una revolución en protección contra los rayos UV, siendo capaz de filtrar hasta los 400 nanómetros.

Algo importante: no vale con utilizar estos filtros únicamente en verano hay que hacerlo todo el año, ya que los rayos UVA ultralargos son los más penetrantes, imperceptibles a corto plazo y abundantes durante todos los días del año. De hecho, la dermatóloga Paloma Borregón hace hincapié en la importancia de usar un fotoprotector de amplio espectro (UVA, UVA ultralargos, UVB, Luz Visible, IR) durante todos los días “para prevenir el fotoenvejecimiento y el fotodaño en la piel.”

Photo credit: Avène
Photo credit: Avène

Fluido 50+ Pieles Normales a Mixtas (20,90 €), de Avène. Su complejo TriAsorB ofrece protección frente a los rayos UVA, UVA cortos, UVA largos (hasta 450 nm) y contra la luz azul y violeta.

Photo credit: La Roche Posay
Photo credit: La Roche Posay

UVMune 400 de Anthelios (28,70 €), de La Roche Posay. Incorpora Mexoryl 400 que protege frente a los rayos UVA ultralargos (hasta 400 nm), el estrés oxidativo, la pigmentación, las lesiones en el ADN, los daños por contaminación y los signos de fotoenvejecimiento, como las arrugas, la pérdida de elasticidad y manchas.

Photo credit: Virtud Estética
Photo credit: Virtud Estética

Photoaging Protection AXT Care (25 €), de Virtud Estética. Combina filtros solares físicos y químicos anti rayos UVA, UVB, rayos Infrarrojos y Luz Visible, además de incorporar ingredientes que evitan la pérdida de agua por la piel.

Photo credit: Clarins
Photo credit: Clarins

Crème Solaire Toucher Sec SPF50 (30,50 €), de Clarins. Su ‘Sun Filter Complex’, elaborado con los mejores filtros orgánicos, absorbe los rayos antes de que penetren en nuestra piel y la protegen de los rayos UVA (causantes del envejecimiento y de las alergias) y de los rayos UVB (causantes del enrojecimiento de la piel).

Photo credit: Biomimetic
Photo credit: Biomimetic

Protect & Repair 365 (23,96 €), de Biomimetic. Con FPS 50 y una elevada protección frente a los rayos UVA, UVB y la luz azul los 365 días del año. Es apto para todo tipo de pieles, incluso las más sensible.

Photo credit: Eucerin
Photo credit: Eucerin

Photoaging Control Tinted FPS 50 (18,65 €), de Eucerin. Gracias a su Advanced Spectral Technology combina filtros fotoestables y de amplio espectro frente a rayos UVA y UVB1. Además de unificar con un tono medio la piel.

Photo credit: Anne Möller
Photo credit: Anne Möller

Body Milk Express Sun Defense 50 (26,90 €), de Anne Möller. Su Global Defense TechnologyTM reduce un 32% el daño causado por los rayos UVB, un 15% el de los rayos HEVL y un 39% el de los rayos infrarrojos. Y acelera el bronceado un 60%.

Photo credit: Sensilis
Photo credit: Sensilis

Water Fluid 50+ Antiaging & Light Texture (27 €), de Sensilis. Contiene activos antiedad y calmantes como el ácido hialurónico, la hierba santa, la schisandra chinensis, la vitamina E y pantenol.

Photo credit: Uriage
Photo credit: Uriage

Bariésun Aceite Seco SPF50+ (20,50 €), de Uriage. Este aceite seco deja la piel satinada e ilumina el bronceado gracias a su textura fundente y no grasa. También puede utilizarse en el cabello, ya que lo protege contra la sequedad y preserva su belleza natural.

Photo credit: Caudalíe
Photo credit: Caudalíe

El Fluido de Muy Alta Protección SPF50+ Vinosun (23,50 €), de Caudalie. Su fórmula asocia cuatro filtros solares de amplio espectro y protege la piel a la vez que respeta el medio ambiente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente