Alejandro Tovar: "Poner un punto final a Los Simpson es difícil, porque seguirá mientras le demos motivos para hacer sátira sobre la sociedad"

Por Paula Olvera.- El pasado 30 de septiembre Los Simpson estrenó su trigésima temporada. Alejandro Tovar, fanático de esta comedia de animación creada por Matt Groening, ha estudiado a los personajes en su tesis doctoral, la primera en España que aborda la temática de la serie desde la perspectiva de género y el emprendimiento. Hablamos en exclusiva con el autor de este interesante trabajo que se ha fijado especialmente en los diálogos y los guiones que cuentan la vida de esta particular familia amarilla.

Alejandro Tovar (©Inés Oria)

-Eres el artífice de la primera tesis doctoral que se ha llevado a cabo en España sobre el discurso y los guiones de Los Simpson. ¿Qué fue lo que te motivó a sacar adelante este estudio?
Lo cierto es que veo Los Simpson desde que tengo uso de razón. Cuando llegaron a España, yo apenas tenía tres años. No podía verlos porque los emitían por la noche, pero me cuentan en casa que, ya con los anuncios, me quedaba embobado. He crecido con ellos y, después, en la Universidad, una profesora que ha acabado siendo mi tutora de la tesis me propuso ampliarla y doctorarme con un trabajo sobre ellos. ¡Y este es el resultado, 437 páginas amarillas!

-Una de las conclusiones principales de tu tesis es que Marge es una mujer “sumisa”. ¿Por qué consideras realmente que está sometida a los deseos de su marido y de su familia en general?
Creo que Marge es el estereotipo exagerado de una mujer de su tiempo: educada en los años 70, en la clase media norteamericana, con unos patrones y unos valores muy determinados. Ella ha asumido cuál es su rol en la sociedad: es un ángel del hogar, cuidadora de sus hijos y de su marido. Pero creo también que representa la lucha callada de millones de mujeres en el mundo: no se ha rendido y trabaja para que su hija no repita sus errores. Marge educa a Lisa para que se libere de los lastres que ella arrastra y la educa para que recoja su testigo y se desarrolle como una joven libre, autónoma e independiente, una mujer del siglo XXI.

-2018 es recordado como el año del tsunami feminista. ¿Dirías entonces que Marge podría ser una de las abanderadas del movimiento?
Sin duda. En su juventud fue una mujer comprometida, y lo sigue siendo. No está dispuesta a que su papel se perpetúe a través de su hija. Estoy seguro de que ambas, Marge y Lisa, irían de la mano a la manifestación del 8 de marzo… en Springfield.

-En la tesis explicas además que Homer es un gurú del emprendimiento pero no por ello le quitas las etiquetas de “machista” y “vago”. ¿Consideras que los diálogos de este personaje han propiciado una serie machista?
Los Simpson, como toda comedia, juega con la exageración para divertir. Desde luego, en su faceta familiar, Homer representa todo lo que no hay que ser pero, por el contrario, por su faceta de emprendedor, es también un ejemplo a seguir. No digo que sea exitoso, porque todo lo que inicia termina fracasando, pero Homer aplica inconscientemente todas las pautas que el buen emprendedor debe conocer e implementar si quiere que su idea de negocio triunfe. Estudia el mercado (¿recuerdas el quitanieves? ¡Se lo compra nada más caen los primeros copos!), innova (¿te acuerdas del Tomaco, el híbrido entre el tomate y el tabaco? ¿Y el flameado de Homer?), invierte en marketing (seguro que puedes cantar aquello de “Aquí está, noticias breves, para servirles, mr. Quitanieves”) y, sobre todo, no se deja vencer por el desánimo. Su afán por tener más pasta que su vecino Flanders es muy poderosa…

-Comentas también en la tesis que esta serie “es el espejo más satírico, irónico y certero no solo de la sociedad estadounidense, sino de la occidental”. ¿Crees por tanto que, de algún modo, somos un reflejo de la producción y que nuestra realidad no dista tanto de la ficción?
¡Claro! Todos hemos ido a clase con una niña tan empollona como Lisa, o hemos sido tan gamberros como Bart, o nos hemos sorprendido actuando como Homer… Los Simpson somos nosotros y por eso son tan divertidos: porque todos nos vemos, en algún momento, reflejados en ellos.

-Me imagino que numerosos seguidores de la serie te habrán dado réplica a este estudio. ¿Qué comentarios te han llegado a través de las redes sociales?
Todos los fans disfrutan descubriendo más secretos sobre Los Simpson. Muchos me han preguntado por las redes si pueden ya leer la tesis al completo aunque, por el momento, todavía no es pública. Ahora estoy trabajando para sacarla en libro, así que aprovecho para dirigirme también a los que me han criticado diciendo que mi tesis no sirve para nada. Han sido pocos pero, para ellos: ¡comprad el libro y, luego, contadme!

-Hace unas semanas la polémica estuvo servida tras el comentario del productor Adi Shankar comentando que iban a eliminar el personaje de Apu porque suponía un retrato incorrecto de los inmigrantes. ¿Cuál es tu punto de vista sobre esta controversia?
Realmente los productores de Los Simpson nunca se pronunciaron oficialmente. Creo que esta controversia puede resumirse a través de dos lecturas: la primera es la que apunta a que Apu, ciertamente, representa al perfil que perpetúa un pensamiento racista; la segunda, y con la que yo estoy de acuerdo, nos invita a leer más allá. Dice Matt Groening que Los Simpson es una serie que te premia cuando le prestas atención. ¿No estará la serie intentando, precisamente, visibilizar el modo de vida de personas como Apu en Estados Unidos? ¿No nos estarán queriendo hacer pensar y que seamos conscientes de la explotación que soportan algunos hindúes en el país?

Los Simpson han predicho numerosos acontecimientos, ¿cuál es el que más te ha llamado la atención?
Sin duda, el del Gobierno de Donald Trump. En un episodio que sitúa la trama en el futuro, Lisa es la presidenta de Estados Unidos y hace referencia a su antecesor. Habla, precisamente, de Trump. ¿Quién iba a imaginar a finales de los 90 que semejante tipo iba a acabar donde ha acabado? Los Simpson dibujan escenarios imposibles pero, muchas veces, la realidad termina superando la ficción…

-El pasado mes de septiembre, la comedia estadounidense estrenó su trigésima temporada. Ya que eres seguidor de la serie, ¿dónde crees que reside la clave de su éxito?
En el hecho de que gustan a espectadores de cualquier edad. Los niños ven unos dibujos animados divertidos, con formas redondeadas y colores chillones. Después, conforme van creciendo, van captando más alusiones, chistes, bromas… y van entendiendo más y más cuanto más mayores son. Por eso las reposiciones no terminan de cansar, porque siempre que revisas un capítulo encuentras detalles en los que igual nunca habías reparado.

-A tu juicio, ¿cuántas temporadas consideras que debería alargarse la serie de FOX, una de las más longevas de la parrilla televisiva?
Dice otro productor de la serie que, para muchos, imaginar un mundo sin Los Simpson es equiparable a pensar en un mundo sin electricidad. Poner un punto final a la serie es difícil, porque esta seguirá mientras nosotros le demos motivos para hacer sátira sobre la sociedad. Además, ¡no puedes pedirle a un fan tan fan como yo que hable del final de Los Simpson!

-A estas alturas, la importancia cultural de Los Simpson es innegable. ¿Qué dirías que ha aportado esta serie a la sociedad y qué te ha transmitido a nivel personal?
A mí miles de horas de diversión. Infinitas más una, como dice Flanders. Y lo mismo a todos los que se han sentado a disfrutar con ellos, la “Mejor serie de televisión del siglo XX”, según la revista TIME. ¿Qué más se puede pedir?

Para seguir leyendo:
Primera tesis española de Los Simpson: Marge es una mujer “sumisa” y Homer “un vago” (y no vale ofenderse)
¿Apu se queda o se va? Tenemos nuevas (y buenas) noticias

Imagen: ©Inés Oria