Alejandro Reyes desvela una conversación con Pepe Navarro

Por Diezminutos.es
Photo credit: Telecinco

From Diez Minutos

  • Alejandro reconoce que ha hablado con Pepe Navarro por WhatsApp.
  • Desvela que su padre le propuso verse en persona.

Alejandro Reyes se ha sincerado con José Antonio Avilés en Cayos Cochinos. Las largas horas en Honduras dan para mucho y las confesiones van surgiendo. El hijo de Yvonne Reyes ya había hablado en la isla sobre Pepe Navarro, pero ahora ha desvelado nuevos secretos de su historia personal. El colaborador de 'Viva la vida' no puede evitar ejercer su profesión de periodista del mundo del corazón y directamente le preguntó a su compañero si había hablado por teléfono con Pepe Navarro. Alejandro no dudó en confesar que sí ha tenido una conversación con su padre “por WhatsApp, claro”.

Photo credit: Telecinco

Pero lo más llamativo llegó cuando Alejandro Reyes hizo una sorprendente confesión al desvelar que Pepe Navarro le propuso verse en persona. “Me dijo 'vamos a quedar y tal'. Y mi madre quedó con él. Mi madre nunca me ha dicho no puedes verlo”, le contó a Avilés.

Photo credit: Telecinco

Yvonne Reyes escuchaba desde el plató de 'Tierra de Nadie' el relato de su hijo y no podía evitar mostrarse muy nerviosa ante un tema tan delicado para ella. Especialmente cuando Alejandro relató cómo había vivido el enfrentamiento judicial entre sus padres. “Desde que tengo 10 años mi madre me ha puesto terapias. Lo he pasado de culo. Cuando te vas haciendo mayor asimilas que no estaba en los momentos que más lo necesitabas”,

Photo credit: Telecinco

La venezolona pasó un mal trago al escuchar a su hijo contar esas confidencias, “me choca escuchar todo delante de todo el mundo”, le reconocía Ivonne a Carlos Sobera. Alejandro también le explicó a Aviles cómo fue su encuentro con Marlo, otro de los cuatro hijos de Pepe Navarro. Estaba en una cena y de repente se me acercó y me dijo, soy tu hermano y me abrazó. Mi madre me dijo 'perfecto. Mejor, que te lleves bien'. Yo estaba literalmente en una cena y querían cogerme las pruebas de ADN”.