Alejandro Palomas: "Mi sueño ahora es sacar a Susi del zoo de Barcelona"

·4 min de lectura

Barcelona, 28 sep (EFE).- Tres años después de ganar el Premio Nadal con "Un amor", todavía en pandemia, y huérfano desde el pasado mes de marzo, el barcelonés Alejandro Palomas regresa a las librerías con "Un país con tu nombre", una historia de segundas oportunidades en la que tiene su peso una elefanta llamada Susi.

En una rueda de prensa telemática, antes de partir hacia Palma de Mallorca, Palomas ha explicado este martes que ha creado un universo nuevo con respecto al que dominaba la matriarca Amalia en anteriores títulos suyos, porque "no podía seguir escribiendo de un planeta que ya no está".

El escritor ha recordado que en apenas una semana murieron de cáncer sus progenitores y, por tanto, "la novela tenía que ser distinta, porque estaba preparándome para la orfandad".

Empezó a trabajar en "Un país con tu nombre" (Destino/Columna) cuando su madre, a la que estaba muy unido, enfermó y, en plena pandemia, "cuando en mi entorno todo estaba mal, lo que nunca había pasado antes", buscó "un alivio en la escritura".

Amante de los animales desde siempre, Palomas ha creado en esta ocasión un universo en el que sus máximos protagonistas son Jon, un hombre de 59 años, cuidador de elefantes en un zoológico, y Edith, una viuda de 76, con once gatos, los únicos vecinos de una aldea perdida, dos personas invisibles a los ojos del mundo por sus edades.

Sin embargo, el novelista ha defendido que "la invisibilidad permite no tener que responder ante nadie, puedes hacer lo que te da la gana, puede pasar de ser un castigo a una bendición, porque te da la libertad y lo que más desea el ser humano es la libertad".

Mientras que estos dos personajes son dos creaciones literarias, Susi, el otro vértice del triángulo de la novela, está basada en un paquidermo que se encuentra en el zoo de Barcelona, para quien desde hace más de diez años diferentes grupos animalistas piden su traslado a un santuario para animales en el sur de Francia.

En la novela, justo el día en el que Jon cumple años, el 21 de marzo, pierde su trabajo porque en el zoológico han decidido trasladar a Susi, lo que provoca que Edith le plantee que quiere cumplir su sueño de infancia, que es marcharse a un bosque para crear allí un santuario de animales.

Alejandro Palomas, que detesta los zoológicos, ha rememorado una tarde con su madre, ya muy enferma, en silla de ruedas, y como hablando del artefacto literario que estaba escribiendo y de Susi, ella le dijo que tenía que conseguir sacarla del zoo de Barcelona para que pudiera pasar sus últimos años lejos de los barrotes de una jaula.

En aquel momento, los dos, apoyando su espalda en un sofá, porque su madre había caído al suelo, hablaron sobre el asunto, diciéndole ella que si "un virus, que es tan pequeñito, ha sido capaz de matar a millones de personas, ¿cómo no va a ser posible que un hombre saque a un elefante de un zoo?".

"Y pensé -ha proseguido- qué razón tienes. Mi sueño ahora es sacar a Susi de allí. Yo a mi madre no le puedo prometer una cosa y luego no hacerla".

Ha destacado que hay un "grupúsculo" trabajando para conseguirlo y "algún día celebraremos que Susi y sus compañeras están ya en un santuario en el sur de Francia".

Preguntado sobre si piensa continuar con estos personajes, Alejandro Palomas ha reconocido que ha dejado el final abierto, como acostumbra a pasar en sus obras, y, por tanto, si los lectores lo apoyan "existe una puerta que lleva a este otro mundo".

Contundente, ha afirmado que no siente ninguna presión tras haber ganado un premio como el Nadal en 2018, porque después de "perder a mis padres, lo demás es muy pequeño", y que ya vuelve a estar con ganas de mantener el contacto con libreros y lectores porque necesita "notar" sus vibraciones.

Acabada la Feria del Libro de Madrid, ahora podrá contactar con sus seguidores en Palma de Mallorca, Barcelona, Zaragoza, La Coruña, Santiago de Compostela, Pontevedra, Valencia o Málaga.

En su opinión, aunque sea agotador, "cuando hablo de escribir y publicar, también hablo del contacto directo. Me aterrorizaba que tuviera que hacerlo todo virtual, pero menos mal que la novela sale ahora".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente