A Alejandro Nieto le ha venido muy grande ‘La isla de las tentaciones’

Por Mike Medianoche. - Desde que arrancó sus emisiones, La isla de las tentaciones de Telecinco mezcló personajes (más o menos) conocidos con otros totalmente anónimos. Así, para este dating show pescó en programas como Mujeres y hombres y viceversa, Gran Hermano y GH VIP, para traer de vuelta a rostros que pudieran interesar a su público objetivo. De la versión de famosos de la casa donde todo se ve y se oye salió uno de los protagonistas de la actual cuarta temporada, el modelo Alejandro Nieto. Un gaditano al que su paso por La isla de las tentaciones le ha venido bastante grande, pues no hay día en el que no sea cuestionado.

A Alejandro Nieto le conocimos televisivamente en el año 2016, cuando entró como concursante en Gran Hermano VIP. Su tarjeta de presentación, su aval de fama, era el trabajar de modelo y haber logrado el título de Míster España en 2015. Su paso por Guadalix de la Sierra llevó a que muchos lo tildaran de machista, mientras hacía algunas entrevistas en las que comentaba que, por ejemplo, para él lo ideal es que la mujer se quedase en casa cuidando de los niños y que el marido fuese el que trajese el dinero. Hay que destacar que en aquel entonces Alejandro ya tenía un hijo de dos años, el cual sufría un cáncer y cuando llevaba 82 días de concurso decidió abandonar de forma voluntaria para estar a su lado en el momento de hacerse una prueba muy importante. La madre del pequeño era su novia de toda la vida, con la que rompió cuando decidió dedicarse al mundo de la moda, pues a ella ese mundo no le interesaba.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Desde que Nieto salió de Gran Hermano VIP hasta que entró como participante de La isla de las tentaciones pasaron cinco años, tiempo suficiente para ver la vida con otros ojos más contemporáneos, con más madurez y seriedad. En 60 meses o más uno puede deconstruirse, entender los micromachismos propios de la cultura en la que se ha criado, aprender que los celos no deben dominar la relación, muchas cosas.

Para Alejandro, entonces, Tentaciones era una prueba de fuego. Ahora tenía una pareja, Tania, que sí entendía su profesión, pues también es modelo, y de hecho se conocieron en un certamen de belleza. En su mano estaban todos los ingredientes para ser una de las parejas favoritas del reality. Pero no, ha sido todo un espejismo. Porque Alejandro, otra vez, se ganó un buen puñado de detractores.

Durante su paso por el reality Alejandro demostró inseguridad constante, sintiéndose amenazado por cualquiera que esté cerca de su chica. Sea hombre o incluso mujer, porque hasta tenía miedo de que Tania sientiera atracción por su compañera Zoe, que es bisexual. “¿Eres homosexual, lesbiana o algo de eso? Porque todas las imágenes de Zoe, sales tú con el tonteo de no sé el qué”, llega a decirle a su pareja en el avance del último episodio. Ella, con mucha entereza, le responde que no a todo, pero que si en algún momento se siente atraída por una chica hará lo que estime oportuno.

El momento más criticado de Alejandro de la gala del martes fue el relacionado con la cita de 24 horas que Tania tuvo con Stiven. Dijo que como hubiese accedido al encuentro ni la saludaría porque es una falta de respeto. Con estas palabas da a entender que parece olvidarse que ha entrado a un programa de televisión que consiste únicamente en tener citas, en divertirse, en conocer a gente diferente a tu propia pareja. En ponerse a prueba, algo que él no hizo en ningún momento y criticó que su novia sí lo hiciera.

Y no solo eso: Alejandro mintió de forma descarada a Tania al asegurarle que él había tenido también una cita de 24 horas y que el juego “se le había ido de las manos”. Un embuste como una catedral: no solo no la lio, es que ni siquiera tuvo esa mencionada cita. Prefirió quedarse con Josué en Villa Playa, aunque a su chica le dijo otra cosa únicamente para ver cómo reaccionaba. Por desestabilizarla, por crearle miedos innecesarios.

A todo esto sumamos todos los feos comentarios que ha hecho a su pareja a lo largo del concurso, criticando su “cara de viciosay mil lindeza más. Como cuando dijo “Es una puta cría y le ha venido esto grande. ¿Cómo te pones a hacer ese tipo de juego, tío? ¡Con cara pornográfica! Pone cara de morbosa como cuando está conmigo en la cama” al verla simplemente recibiendo un masaje en la cabeza en un jacuzi. En lugar de aprovechar la oportunidad para mostrar su mejor cara, desnudar sus inseguridades e inquietudes de manera abierta y sana, volcó sus miedos soltando frases sin pensar, cuestionando la sexualidad de su novia y criticando cada uno de sus pasos sin reflexionar sobre sus actos.

Como dice Sandra Barneda, la presentadora del reality, Alejandro es de mecha corta e incluso entra en un estado de enajenación que no será capaz ni de recordar lo que ha dicho”. Sin embargo, es evidente que Alejandro habrá ingresado un buen dinero por ir a La isla de las tentaciones, pero viendo su paso uno llega a la conclusión de que no ha sabido entrar en el espectáculo televisivo.

Siempre ha estado enfadado, despechado, celoso y nervioso, demostrando rencor e incluso venganza. El público no ha empatizado con él, y eso le puede cerrar las puertas para otros posibles espacios de la cadena, como pueda ser Supervivientes. Por no hablar de cómo podría afectarle en su trabajo como modelo, pues es probable que no todas las empresas quieran tener a un profesional de su perfil como imagen de marca que no conecta con la audeincia. Sin duda, su paso por el dating le ha venido enorme.

Más historias que podrían interesarte: