Luis Miguel, Alejandro Fernández y la pasión que murió antes de nacer

·6 min de lectura
Alejandro Fernández y Luis Miguel/Getty Images
Alejandro Fernández y Luis Miguel/Getty Images

Si hay dos artistas que pudieron marcar un antes y un después en la historia de la música mexicana, esos son Alejandro Fernández y Luis Miguel, dos privilegiados del canto marcados por la necesidad de hacer sus propios caminos bajo las miradas de unos padres dominantes y complicados.

No es que no lo hayan hecho por separado, porque no hay duda de que la marca que han dejado los dos es profunda e indeleble. Sin embargo, un desencuentro muy mal contado nos dejó sin el apoteósico espectáculo que habría sido el propuesto Pasión Tour, una oportunidad de oro para ellos y para el público de la música latina.

Ellos mismos sabían lo que traían entre manos cuando en 2015 anunciaron que estaban cocinando la gira. La locura que se armó, nada más de la noticia, les dejó clarísimo que estaban ante un futuro lleno de muchísimos dólares que Luis Miguel sin dudas necesitaba.

Alejandro Fernández y Luis Miguel tuvieron trayectorias paralelas por años REUTERS
Alejandro Fernández y Luis Miguel tuvieron trayectorias paralelas por años REUTERS

LUISITO Y CHENTE

Los papás suelen marcar la vida de sus hijos, pero pocos lo han hecho tan públicamente como Luisito Rey con Luis Miguel y Vicente Fernández con Alejandro Fernández. Micky y El Potrillo parecían haber nacido para seguir los pasos de sus predecesores.

La historia entre Luis Miguel y su papá quedaron inmortalizadas en 'Luis Miguel, la Serie'. Fernández no ha sido tímido a la hora de contar los desencuentros con El Chente. Claro, hay diferencias claras entre ambas situaciones.

Mientras Luis Miguel tenía la misión de lograr el éxito que Luisito nunca pudo alcanzar, Chente quería que Alejandro le imitara. El primero fue obligado a desarrollar una carrera artística por encima de su educación, su salud, su infancia y su vida familiar, entre otras cosas. El Potrillo tuvo más suerte. Después de una fallida presentación durante su infancia, en la que un ataque de ansiedad casi no lo deja cantar, su papá le permitió alejarse de los escenarios hasta que regresó por decisión propia cuando cumplió los 20 años.

Alejandro Fernández en los primeros Latin Grammys de 2000 (Frank Micelotta/Getty Images)
Alejandro Fernández en los primeros Latin Grammys de 2000 (Frank Micelotta/Getty Images)

Aun así, los dos se conocieron desde pequeños, en las actividades artísticas en las coincidían Luis Miguel y Vicente Fernández. Convivieron tanto que El Charro de Huentitán declaró más de una vez que veía al Sol de México “como un hijo”.

DOS ARIANOS

Alejandro y Micky también son muy cercanos en edad. Luis Miguel es mayor por 370 días, sí un año y cinco días. Los dos son arianos de abril. El Sol nació el día 19 y El Potrillo el 24.

Esto significa que compartieron fans y por años llevaron una rivalidad amistosa, nada que ver con la amarga competencia de Luis Miguel con Cristian Castro, que también pertenece a la misma generación. Aún así, nunca hubo siquiera rumores de que tuvieran los mismos gustos en lo que se refiere a mujeres. Eso sí, ambos son famosos por ser amantes de las fiestas y el alcohol.

Eso no impidió que la prensa trataran de enfrentarlos o que las fans los vieran como rivales, incluso cuando todos, artistas y admiradoras, estaban bien grandes. En 2018 la presencia de la actriz Aracely Arámbula, la madre de los dos hijos menores de Luis Miguel, en un concierto de Alejandro Fernández, desató todo tipo de especulaciones.

Un año antes también se aseguró que el fracaso de la relación entre Luis Miguel y la periodista venezolana Desiree Ortiz fue porque ella no solo fue al show de Fernández en Miami, sino que salió de fiesta con él “en plan de amigos”, según dijo ella.

LOS 5 MILLONES DE LA DISCORDIA

Los conciertos a los que asistieron Arámbula y Ortíz fueron parte de la gira 'Rompiendo fronteras'. Ya para ese entonces había quedado claro que el Pasión Tour nunca vería la luz, a pesar de que la reputación de Luis Miguel estaba por los suelos, después de suspender conciertos o dejarlos incompletos y aparecer en un dudoso estado de sobriedad sobre el escenario. Tal había sido el desastre que por primera vez su equipo reveló que el artista tenía problemas de salud, que después se supo que era la dolencia neurológica que afecta los oídos conocida como tinitus.

Como si eso fuera poco, El Sol tenía encima la demanda de su exmanager, Bill Brockhaus, quien lo acusó de incumplimiento de contrato.

Una gira con Fernández parecía la respuesta perfecta. Aunque nunca trascendieron los detalles del acuerdo al que habían llegado, luego se supo que En Vivo Enterprise, una de las empresas de El Potrillo, le había adelantado cinco millones de dólares. Para todos es sabido que Luis Miguel ni cumplió ni devolvió el dinero en su momento.

La explicación que se dio para justificar la decisión de El Sol de no seguir adelante es tan absurda que cuesta pensar que es verdadera.

Luis Miguel estaba en problemas legales cuando consideró hacer el tour con Alejandro Fernández (REUTERS)
Luis Miguel estaba en problemas legales cuando consideró hacer el tour con Alejandro Fernández (REUTERS)

¿PIEL DE BEBÉ?

Según Polo Martínez, un exmanager de Luis Miguel, los planes de la gira con El Potrillo se vinieron abajo después de que Vicente Fernández declaró que Luis Miguel no sabía cantar rancheras. La excusa es ridícula porque implicaría que el Sol tiene piel de bebé, algo imposible para alguien que tiene décadas escuchando críticas e historias inventadas.

Claro, es posible que hayan tenido un peso especial por venir de Vicente Fernández, pero aún así, no se justifica el incumplimiento del acuerdo al que había llegado con Fernández. La amenaza de problemas legales graves era real. Tanto, que en mayo de 2017 Luis Miguel fue arrestado. Haber hecho la gira con El Potrillo le habría ahorrado muchos malos ratos e incluso le habría permitido mantener su vida íntima como le gustaba, bien guardada, y no habría tenido la necesidad de contarla en la serie de Netflix.

Ahora se sabe que en esa época las crisis de tinitus eran severas y habían dejado a Luis Miguel en una especie de minusvalía a la hora de ejercer la única cosa que sabía hacer en la vida y el principal elemento de su identidad: cantar.

LAS SERIES QUE REVUELVEN TODO

A finales de 2017 Alejandro Fernández anunció que había llegado a un “arreglo” con Luis Miguel y había retirado la demanda. Incluso, hizo algunas declaraciones al respecto, afirmando que “nunca le quise hacer daño” a El Sol y expresó que "ojalá las cosas hubieran funcionado". Todo el mundo sigue pensando lo mismo.

Lamentablemente, el enfrentamiento entre estos dos titanes de la música mexicana sigue siendo usado para generar rating y reproducciones. En 'Luis Miguel la serie' se menciona más de una vez "el problema con Fernández”" en los episodios en los que se exploran los problemas financieros y legales del artista. En 'El último rey', la serie que hizo Televisa en base a una biografía no autorizada de Vicente Fernández, también se explora la situación.

Ninguno de los dos ha dado detalles de qué pasó exactamente. De hecho, Luis Miguel tiene muchos años sin hablar con la prensa. Sin embargo, El Potrillo no cerró la puerta totalmente. ¿Valdrá la pena soñar?

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Gloria Trevi desata la locura en la cocina de un restaurante

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente