Alejandro Agag demuestra que vive 'a todo tren'

·7 min de lectura

Cuando en el año 2002 la hija de José María Aznar y Ana Botella contrajo matrimonio en El Escorial, pocos conocían entonces al que se convertiría en su marido. Ana Aznar siempre ha querido llevar una vida discreta y alejada de los focos y lo ha conseguido junto a Alejandro Agag, con el que vive en Londres de forma anónima y sin dejarse ver en eventos o fiestas. Pero su marido sí que recorre el mundo asistiendo a algunos de los eventos más top debido a su trabajo y así lo enseña en su perfil de Instagram. ¿Cómo es la vida del yerno del ex presidente del Gobierno hoy?

Ana Aznar Botella y Alejandro Agag se casaron el 5 de septiembre de 2002 en una gran boda en El Escorial. (Photo by David M. Benett/Dave Benett/Getty Images for Formula E)
Ana Aznar Botella y Alejandro Agag se casaron el 5 de septiembre de 2002 en una gran boda en El Escorial. (Photo by David M. Benett/Dave Benett/Getty Images for Formula E)

Alejandro Agag es un gran desconocido para muchos y, sobre todo, para aquellos que no están metidos de lleno o no son fanánticos de la Fórmula E, de la que Aga es presidente. Hijo de Youssef Agag, un banquero belga de origen argelino y que fue director del Banco Nacional de Argelia, y de madre española, Alejandro vivió siempre en Madrid, donde estudió en el famoso Colegio Retamar, centro privado regentado por el Opus Dei, solo para chicos y por el que también pasó el hoy alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida. Agag se graduó después en CUNEF (donde también han estudiado su cuñado, Alonso Aznar, y otros hijos de como los hermanos Cortina) y que está considerada cuna de empresarios de éxito.

Aunque en un principio el joven Alejandro militó en las Nuevas Generaciones del Partido Popular, partido político que presidió su hoy suegro desde 1990 y hasta 2004, y llegó a ser uno de los ayudantes de José María Aznar y eurodiputado en Bruselas además de Secretario General del Partido Popular Europeo, su gran pasión siempre fue el mundo de los negocios. Dicen que abandonó la política para que nadie pusiera en duda que su relación con Ana Aznar, hija del entonces presidente del Gobierno, le había hecho crecer en el sector.

Alejandro Agag preside la Fórmula E, un circuito solo con vehículos eléctricos. En la foto junto a Jaden Smith. (Photo by David M. Benett/Dave Benett/Getty Images for Formula E)
Alejandro Agag preside la Fórmula E, un circuito solo con vehículos eléctricos. En la foto junto a Jaden Smith. (Photo by David M. Benett/Dave Benett/Getty Images for Formula E)

Innovador y visionario

Fue en 2001 cuando anunció que abandonaba el mundo de la política para emprender un nuevo rumbo empresarial. Comenzó ocupando puestos en algunas entidades como la portuguesa Sociedade Lusa de Negócios y junto a Flavio Briatore -al que conoció una noche en el cumpleaños de una novia del italiano- y Bernie Ecclestone compró a finales del año 2007 el club de fútbol inglés Queens Park Rangers. Pero su afición por los coches y sus amistades con grandes nombres del sector como Briatore le llevaron a crear en 2012 Fórmula E Holdings, que hoy preside, y firmó un acuerdo con la Federación Internacional del Automóvil (FIA) para promocionar de forma exclusiva el nuevo campeonato mundial de Fórmula E en el que únicamente participan vehículos eléctricos, toda una revolución en el mundo de las carreras que ha llevado a Agag a lo más alto.

Aunque los inicios no fueron fáciles y pocos creían que sacaría adelante esa 'locura'. Incluso Briatore le dijo que ni lo intentara, pero él, en lugar de venirse abajo, se motivó aún más para demostrar a todos que se equivocaban. Cuentan que cuando tuvo la idea la apuntó en una servilleta y esa servilleta está hoy enmarcada en su despacho. "Después de tres o cuatro carreras casi nos vamos a la quiebra; vamos, estábamos en quiebra total, pero conseguimos en el último minuto del último día unos inversores que metieron capital y lo salvamos, y desde ahí ya empezó a subir y a subir y hasta hoy, que va fantásticamente bien. Pero vamos, fue muy duro”, explicaba el propio Agag en una entrevista en GQ. Hoy cuentan con carreras en diez ciudades como Mónaco, Miami o Los Ángeles.

Además, el empresario se ha 'inventado' un campeonado de SUV eléctricos llamado Extreme E que ya ha tenido carreras en Groenlandia, en el Mar Rojo, en Senegal o en Arabia Saudí, con el objetivo de mostrar lo que está sucediendo con el cambio climático, y una competición de power boats eléctricos, una idea que surgió mientras daba un paseo por un río cercano a su casa de Londres durante el confinamiento.

De viaje en viaje y rodeado de celebrities

La vida de Alejandro Agag es un no parar, como muestra en su perfil de Instagram. Viajes de lujo, eventos llenos de famosos y una vida social envidiable. Viaja con frecuencia a los lugares más increíbles y lujosos del planeta. En las últimas semanas ha estado en Seúl, en Nueva York y en Venecia, entre otras ciudades y en las carreras de su campeonato coincide con celebrities de todo tipo, desde Jaden Smith a Pau Gasol pasando por Cara Delevingne, Irina Shayk, Guillermo de Inglaterra o Alberto de Mónaco.

Frecuenta locales como el glamuroso Cipriani en Mónaco y en su pandilla de amigos hay miembros de la jet set internacional e incluso de la realeza europea a celebridades como el propio Flavio Briatore u Orlando Bloom y Leonardo DiCaprio, con los que posaba sonriente hace tres años en el Festival de Cine de Cannes.

Vida anónima en Londres

Su vida laboral contrasta con la discreción que mantiene en su vida privada. Desde 2013 vive en Londres junto a su mujer, Ana Aznar, y sus cuatro hijos. Ahí llegaron huyendo de la presión mediática que sentían en España y ahí se reinventó Agag. Llegaron cuando ella aún estaba estudiando en la universidad y él no tenía trabajo y poco a poco fue haciendo contactos y, gracias a sus ideas atrevidas y en las que pocos creían entonces, se ha convertido en lo que es hoy. Viven felices en una mansión en Richmond upon Thames, al sur de la capital británica después de mudarse de otra casa que tuvieron en Chelsea. La que siempre creyó en él fue su mujer, con la que dice formar un equipo perfecto. Ana es su gran apoyo aunque prefiere seguir manteniéndose discreta y no le acompaña más que a algunos escasos eventos.

Con su cuñado Alonso Aznar comparte la pasión por la velocidad y al hijo de Aznar le hemos visto en varias de las carreras organizadas por el marido de su hermana, con el que se lleva genial. Hace unos días, Agag compartía en sus stories un foto de él junto a Renata Collado, novia de Alonso, en la que aparecían divertidos en una fiesta de sombreros, aunque esta imagen no es algo habitual en su Instagram, ya que evita subir fotos personales o familiares.

Ana Aznar y Alejandro Agag protagonizaron una boda de 'estado' en 2002 a la que asistieron invitados del mundo de la política o el espectáculo. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)
Ana Aznar y Alejandro Agag protagonizaron una boda de 'estado' en 2002 a la que asistieron invitados del mundo de la política o el espectáculo. (Photo by Carlos Alvarez/Getty Images)

Una boda (casi) de Estado

Durante unas vacaciones en Menorca junto a la familia Aznar surgió el amor entre Ana y Alejandro. La chispa fue tal entre ellos que tan solo tres meses después anunciaban su compromiso matrimonial. La boda se celebró el 5 de septiembre de 2002 en en el altar mayor de la Basílica de El Escorial y pese a que no era una boda de estado, prácticamente lo fue por el gran número de invitados (más de 1.000) que asistieron al enlace.

Allí estuvieron en un lugar de honor los entonces Reyes de España, don Juan Carlos y doña Sofía, pero también numerosos rostros de la política nacional (fueron invitados Francisco Correa, cabecilla de la red Gürtel o Luis Bárcenas, también en la cárcel por corrupción) e internacional como Tony Blair o Silvio Berlusconi. También pasearon por la explanada de entrada a la Basílica rostros del mundo de la empresa como Fernando Fernández Tapias y del show business como Julio Iglesias con Miranda, Nieves Álvarez, Inés Sastre, Raphael o Isabel Preysler junto a Miguel Boyer.

Más historias que te pueden interesar:

VIDEO: Tocayas, influencers y millonarias: la amistad inseparable entre María Pombo y María F. Rubies